Castro estudia adelantar el Coso Blanco y que sea el colofón a la Semana Grande

La última edición del Coso Blanco estuvo marcada por los problemas de organización y las malas condiciones meteorológicas. /Antonio 'Sane'
La última edición del Coso Blanco estuvo marcada por los problemas de organización y las malas condiciones meteorológicas. / Antonio 'Sane'
Castro Urdiales

El Ayuntamiento ha mantenido ya un primer encuentro con los carrocistas en el que ha planteado una serie de cambios que permitan «reflotar» esta fiesta

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El equipo de gobierno de Castro Urdiales (CastroVerde) sigue trabajando para reflotar su fiesta por excelencia, el Coso Blanco (Fiesta de Interés Turístico Regional), después de que el concurso-desfile de carrozas «tocara fondo» en la última edición celebrada hace ya tres meses.

Tras diversas reuniones con organizadores de otros tipo de eventos de este calibre, como es el caso de la Batalla de Flores de Laredo o la Gala Floral de Torrelavega, entre otros, el concejal de Festejos, Humberto Bilbao y el propio alcalde de Castro, Ángel Díaz Munío, mantuvieron un encuentro hace unos días con los carrocistas castreños al objeto de plantearles una serie de cuestiones que suponen cambios significativos respecto a lo que era la fiesta hasta la fecha.

Y es que lo que pretenden los dirigentes municipales es «establecer las bases de una fiesta que perdure en el tiempo». «Queremos darle la vuelta al 'calcetín' y no pensamos en la edición del año que viene, sino en consensuar con el resto de grupos políticos, carrocistas y demás colectivos implicados un evento que marque un antes y un después y suponga una mejora sustancial».

El Ayuntamiento propone establecer dos categorías en función del tamaño que tengan las carrozas

Para conseguir ese objetivo, uno de los cambios propuestos, y en el que «parece que todo el mundo está de acuerdo» es adelantar la fecha del Coso Blanco (históricamente se ha celebrado el primer viernes de julio) para que dé continuidad a la Semana Grande, que se celebra a finales de junio, y «sea la culminación a unas grandes fiestas».

Junto a esta propuesta de cambio, el equipo de gobierno también ha planteado a los carrocistas la posibilidad de modificar la hora de inicio del desfile: o bien a la tarde, o bien media o una hora antes del horario actual (22.30), para que finalice antes y haya más público. Tampoco se ha descartado mantener el horario actual.

Se baraja la posibilidad de celebrar el certamen por la tarde o adelantarlo media o una hora.

En este punto «hay más debate», según manifiesta el concejal de Festejos, que asegura que lo que han hecho en esta primera reunión es plantear una serie de cuestiones a los carrocistas para, en un posterior encuentro, recibir las respuestas o los pareceres de los autores de las carrozas.

Otro de los cambios o mejoras de la fiesta tienen que ver con el establecimiento de dos categorías por tamaños de las carrozas, tal y como ocurre con la Batalla de Flores, pero esta propuesta, como es lógico, está condicionada a la disposición de los carrocistas.

Junto a estas propuestas, el concejal de Festejos entregó un amplio listado a los carrocistas asistentes al encuentro sobre otra serie de aspectos que pueden ser susceptibles de cambio como, dar más valor a los premios por vestuario y mantener los de Miss y Mister, agilizar el desfile, controlar las conductas impropias y la originalidad de las carrozas, evitando las repeticiones, y la posibilidad de ampliar la gama de colores en las obras de los carrocistas (se podrían modificar los porcentajes del color del papel, pero siempre en función de la hora de arranque del desfile, ya que si es de día se aumentaría la presencia de otros colores distintos al blanco).

También se plantea que las carrozas se expongan una vez finalizado el concurso en lugar de hacerlo previamente

El Ayuntamiento castreño también plantea controlar la subcontratación de elementos decorativos de las carrozas, incluir unos criterios mínimos de calidad, establecer un número mínimo de carrozas, un reglamento de descalificaciones y penalizaciones, alternativas ante contingencias meteorológicas, fomentar la participación popular en la construcción y presentación de carrozas, ampliar los graderíos, cubriendo los oficiales y buscar mayor cobertura mediática a la fiesta, no retransmitiéndola por TV si con ello se ralentiza. La publicidad se reduciría a la mención de los patrocinadores.

Otra propuesta es modificar los porcentajes del color del papel, que en Castro es blanco en su mayoría

Finalmente, el equipo de gobierno plantea otros aspectos como incorporar seguridad privada en el circuito y exposición de carrozas, regular la tracción de las carrozas y la utilización de los locales municipales y añadir a los fuegos artificiales proyecciones de luz y sonido.

Previsiones

El concejal de Festejos espera tener respuesta para todas estas cuestiones planteadas en la próximo reunión que mantendrá con los carrocistas, en principio, el próximo 16 de octubre, a la espera de la creación de una Comisión del Coso Blanco. Y es que desde el equipo de gobierno de CastroVerde tienen muy claro que para poder reflotar esta fiesta y darle un giro de 180 grados es necesaria la «implicación de todos». Es por eso, por lo que, quieren obtener el máximo consenso posible. «Nos gustaría que todos los cambios que se hagan se vean reflejados en el próximo Coso Blanco».

En busca del título de Fiesta de Interés Turístico Nacional

Como ya avanzó el pasado mes de julio este periódico, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital confirmó que el Coso Blanco, así como otras cinco fiestas de Cantabria, no está declarado como Fiesta de Interés Turístico Nacional, tal y como creían hasta el momento tanto el Ayuntamiento de Castro como el Gobierno de Cantabria, que difunde este tipo de eventos y los apoya a través de una subvención anual.

Tras achacar a un «error burocrático» este percance, la Consejería de Turismo informó de que tanto Castro como el resto de municipios afectados, cuyas fiestas si cuentan con el Interés Turístico Regional, debían iniciar los trámites para obtener ese reconocimiento que oficialmente no tienen.

Entre los requisitos que se piden para obtener dicho título destaca la realización de acciones promocionales suficientes para la atracción de corrientes turísticas. Como documentación justificativa de esa promoción será necesario presentar un mínimo de veinte actuaciones promocionales en medios de prensa escrita, radios y televisiones nacionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos