La Folía congrega a miles de personas para honrar a la Virgen de la Barquera

La Folía congrega a miles de personas para honrar a la Virgen de la Barquera
Javier Rosendo

La flota rindió un sentido homenaje al veterano marinero Antonio Lecue, fallecido el día anterior

vicente cortabitarte .
VICENTE CORTABITARTE .San Vicente de la Barquera

Poco después de las 17. 30 horas de este domingo los barquereños cumplieron con su ancestral rito de devolver a su patrona, la Virgen de la Barquera, a las aguas por las que, según la leyenda, llegó en un lejano «martes de Pascua florido». Bajo los acordes musicales de la Banda de Cornetas y Tambores de San Vicente, la imagen de la Virgen fue embarcada en el pesquero 'Hermanos Cortabitarte', un momento estelar de esta fiesta que fue recibido con muestras de alegría y haciendo sonar las sirenas de las embarcaciones, al tiempo que se lanzaban cientos de cohetes al aire.

De esta manera, se iniciaba la procesión marítima en la que el pesquero 'Hermanos Cortabitarte' encabezó y marcó el rumbo, seguido por el resto de la flota barquereña repleta del número de romeros que las normas de seguridad permitieron.

Las buenas condiciones climatológicas hicieron que, este año, la procesión pudiese adentrarse en mar abierta y realizar un largo recorrido, de casi una hora, que tuvo un emotivo recuerdo de la familia marinera a su compañero Antonio Lecue Santovenia, fallecido el día anterior, miembro de una de las sagas marineras más tradicionales de San Vicente y patrón durante muchos años del pesquero Justo Lecue, en el que también tuvo el honor de llevar en días tan especiales como el de ayer a su patrona.

Para rendir este pequeño homenaje en honor al compañero fallecido, todos los barcos se pararon y agruparon unos minutos, antes de concluir la procesión. El promotor de ese sencillo y emocionado homenaje fue del joven Esteban Cortabitarte, patrón del pesquero que ayer tuvo el honor de llevar a la patrona. «Para mí llevar a la patrona es algo que he vivido con mucha ilusión y responsabilidad y también lágrimas, son momentos muy especiales y emotivos para mí» confesaba.

Pero antes de la procesión marítima se desarrolló la procesión terrestre en la que la imagen de la Virgen fue llevada desde la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles hasta el atraque del actual puerto deportivo. En este acto participaron el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos. Las campanas del templo barquereño anunciaban, a las 16.00 horas, la salida de patrona que era llevada por 48 picayos, repartidos en cuatro grupos de 12 para soportar los 300 kilos de peso.

Acompañada por numerosos fieles, el séquito que acompañaba la imagen realizó el tradicional recorrido con el protagonismo musical de la Banda de Cornetas y Tambores que con sus trajes refuerza la imagen marinera de esta centenaria fiesta.

Jornada también muy especial para su director, José Francisco Arroyo Bustamante, que lleva 30 años tocando a su patrona, de manera ininterrumpida, y que en esta ocasión, a las pocas horas de haber enterrado a su padre, tampoco se lo quería perder. «Mi padre tenía una enorme amor por la Virgen de la Barquera, así que hoy no podía faltar, se lo dedicó de manera muy especial a él», manifestaba emocionado.

El recorrido de la procesión realizó su tradicional parada en la avenida de Los Soportales, en donde las picayas realizaron los cánticos acompañados por el sonido de la panderetas y los pasos reverenciales de las antiguas melodías que constituyen también uno de los momentos más especiales de la fiesta. Las 16 jóvenes elegidas en esta ocasión han dedicado numerosas horas de ensayos, a lo largo de los últimos meses, ganándose el aplauso de las numerosas personas que allí se congregaron.

Tras el desembarco de la Virgen en el muelle pesquero fue llevada nuevamente en procesión terrestre hasta su santuario del que salió el pasado Sábado Santo y que se encontraba totalmente abarrotado de fieles. Allí, nuevamente actuaron las picayas para finalizar los actos religiosos, tras más de tres horas de procesión marítima y terrestre, con el cántico de la emotiva salve marinera.

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria veló por la seguridad de La Folía y compartió su experiencia en Twitter:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos