ARCA opina que Santander se ha "liberado de su mayor enemigo" con la anulación del PGOU

Vísta aérea Valdenoja, la S-20 y Cueto.
Vísta aérea Valdenoja, la S-20 y Cueto. / Andrés Fernández
  • La asociación ecologista advierte de que estará "vigilante" por si el Gobierno modifica la Ley del Suelo para "solucionar el problema al Ayuntamiento"

La Asociación en Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA) se ha congratulado de que el Tribunal Supremo haya anulado el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Santander, que permite a la ciudad "liberarse de su mayor enemigo: ese planeamiento especulativo aprobado en 2012, que estaba diseñado para beneficio de un pequeño grupo de promotores".

El portavoz de ARCA, Carlos García, acompañado del presidente de la asociación, Adán Musi, ha considerado este miércoles que la nulidad del Plan General abre una "oportunidad" para cambiar el modelo urbanístico de la capital cántabra, que no ha variado en 70 años y que este planeamiento consolidaba convirtiéndose en un "retroceso decimonónico". "La anulación del PGOU, independientemente del motivo (ha sido la anulación del bitrasvase del Ebro y no el modelo urbanístico), supone acabar con la mayor amenaza que tenía esta ciudad y la calidad de vida de sus ciudadanos, porque preveía construir en todo el suelo hasta agotarlo. Estaba hecho por y para un pequeño número de promotores. Era un plan de promotores, para promotores, contra la ciudad y la ciudadanía", ha afirmado.

Por ello, ha dicho que se abre la posibilidad de "compensar los errores de los últimos 70 años" y que "Santander tenga margen para un diseño distinto" al que se ha venido promoviendo no sólo desde los diferentes equipos de gobierno que ha tenido el Ayuntamiento en democracia sino desde el incendio de 1941.

García ha cuestionado que la nulidad sea solo por una "causa externa" y es que, ha dicho, el bitrasvase "ya" fue anulado por la Audiencia Nacional en 2011 aunque la nulidad definitiva la diese el Supremo en diciembre de 2013, pero "el Ayuntamiento se atrevió a continuar" con este plan que "preveía construir desde la S-20 a la costa norte y en espacios libres como La Remonta o las vías ferroviarias, mientras se maciza el centro apilando viviendas e incluso expulsando a vecinos de sus casas para especular más y mejor".

Además, ARCA ha indicado que, aunque sí se puede ahondar más en el motivo de la nulidad, "lo cierto es que el Plan ha sido anulado y eso en sí es un motivo para estar orgullosos de haber defendido a la ciudad de su mayor agresor que era ese plan de los promotores y su ambición económica". "Era un plan que va en contra de directivas europeas que hablan de restauración y no renovación y de no expansión hacia los suelos libres sino de aprovechar la ciudad consolidada", ha asegurado, al tiempo que ha indicado que también era "contrario" a las "tendencias" que marcan las legislaciones estatal y autonómica.

"El paraíso de los promotores"

Para ARCA, este plan era un "auténtico paraíso de los promotores" por lo que su anulación abre un "oportunidad muy positiva" para "Santander enmiende sus errores", que vienen desde la posguerra porque en todo este tiempo "se ha confundido urbanismo con construcción" haciendo proyectos "sin una visión global". "El plan era el cúlmen de esa errónea filosofía que nosotros calificamos como Valencia en el Cantábrico, era el modelo de la burbuja y nació muerto porque no se ha podido desarrollar la enorme previsión porque no había dinero", ha apostillado.

Desde ARCA creen que ahora sería "importante" crear un urbanismo en torno a "corredores verdes estratégicos" como forman La Remonta, el parque del Doctor Morales y las futuras vías libres de Renfe hasta empalmar con el Frente Marítimo, continuar con la Vaguada de Las Llamas hasta Cazoña y dejar "margen de suelo rústico" en las zonas de Monte, Cueto y San Román.

Pero García ha lamentado que los grupos políticos tradicionales, PP, PSOE y PRC -los nuevos dicen "cosas interesantes" pero habrá que esperar "a ver si son coherentes"-, "no dan ejemplo de tener ni visión urbanística ni conocimiento de los intereses y la calidad de vida de los ciudadanos". "Incluso uno de ellos ha propuesto construir 1.300 viviendas en La Remonta, un espacio con vocación de gran parque público y es como ir a construir a La Magdalena", ha opinado.

Al acecho

En cuanto a la petición que ha hecho el Ayuntamiento al Gobierno de modificar la Ley del Suelo de forma que se puedan suspender las normas para suelo urbano que contiene el plan de 1997 para poder poner como transitorias las del 2012, los representantes de ARCA han advertido que estarán "vigilantes" sobre lo que haga el Ejecutivo.

Para la asociación, no puede repetirse lo que se ha visto con los derribos de "cambia la ley a mi medida a ver si me solucionas el problema" porque eso "ni es serio ni democrático". "Las leyes hay que hacerlas de manera que gusten a la gran mayoría y no estar cambiándolas a petición de uno u otro alcalde porque esto ya lo hemos visto y ¿cómo ha acabado?", ha dicho García, que ha recordado que el propio Supremo suele anular esos cambios.

Ante la decisión que pueda tomar el Ejecutivo, ha avisado que desde ARCA estarán "atentos y vigilantes" porque la ley "no está para jugar con ella". "Si el plan está mal, reconócelo y haz uno nuevo", ha apostillado, al tiempo que ha avanzado que sus "expectativas" en este sentido son "muy pocas" porque "vemos que el Gobierno respeta lo que hace el Ayuntamiento".