Una fuerte marea viva interrumpe tres horas las lanchas entre Santander y Somo

Una fuerte marea viva interrumpe tres horas las lanchas entre Santander y Somo

La subida de la presión atmosférica ha acentuado la bajada del nivel del mar, que impidió ayer cruzar la bahía entre las nueve de la mañana y las doce del medidodía

Rafa Torre Poo
RAFA TORRE POOSantander Santander

La historia, no por repetida, es menos curiosa. Los viajeros que a diario toman la ‘pedreñera’ entre Santander y Somo no pudieron hacerlo este lunes durante tres horas. Una marea viva ha vuelto a ser, como en los últimos meses, la responsable. La fuerte bajamar que se registró en la bahía impidió a ‘Los Reginas’ cubrir el trayecto en siete servicios entre las nueve de la mañana y las doce del mediodía. Y volverá a repetirse los próximos días, al menos hasta el jueves.

Esta situación no es nueva ni para los usuarios ni para la empresa que opera el servicio. Desde agosto no ha habido ningún mes en el que no se haya colgado un cartel en las taquillas alertando de la incidencia. «Sucedió a finales de agosto, en septiembre y ahora», relata Rafael Bedia, gerente de 'Los Reginas'. A los caprichos de las mareas y de la luna, se ha sumado en esta ocasión un fenómeno que ha acentuado aún más la bajada del nivel del mar. El anticiclón que lleva tiempo instalado en las capas altas del norte peninsular ha elevado la presión atmosférica. Si lo normal es que en estas fechas ronde los 1.012 milibares, la de este lunes ha sido de 1.032 milibares. El resultado, trasladado a números, según explica Bedia, es que «por cada milibar que sube la presión, desciende un centímetro la altura de agua». La tabla de mareas fijaba la bajamar a las 10.33 horas, con una altura de 0,82 metros. Si se restan esos 20 centímetros de diferencia, el nivel durante la bajamar ha sido de solo 0,62 metros. Insuficiente para las 'pedreñeras' que necesitan al menos un metro de calado para poder navegar.

«Por cada milibar que baja la presión, desciende un centímetro el nivel del mar», explica Rafael Bedia, gerente de 'Los Reginas'

Llegar hasta Pedreña no fue problema porque existe un embarcadero al final del muelle, en la zona de la escollera, al que la lancha se ha aproximado para dejar a los pasajeros. No es la zona habitual de atraque junto a la taquilla de ‘Los Reginas’, pero permite que el servicio no sea interrumpido. En cambio, arribar en Somo ha sido imposible porque no había profundidad suficiente. «Las interrupciones temporales se sucederán hasta el próximo miércoles, aunque el jueves si no baja la presión atmosférica podríamos tener también problemas», se lamenta Bedia. Será el jueves cuando desaparezca el problema. Al menos, hasta el mes que viene.

La solución: el dragado

La conexión marítima entre Santander y Somo es utilizada a diario por muchas personas que evitan así rodear en automóvil la bahía. «En invierno tenemos entre cien y doscientos usuarios cada jornada, muchos de ellos peregrinos del Camino de Santiago. Pero en los meses de verano son varios cientos», explica el gerente de la empresa. Para evitar las molestias, 'Los Reginas' cuelgan carteles de aviso.

La solución al problema pasa por dragar el canal entre Santander y Pedreña. Una reivindicación histórica de los usuarios y la empresa concesionaria del servicio. «La última vez que se hizo fue hace más de diez años. Llevamos mucho tiempo hablando con todos y solo hemos recibido buenas palabras», explica resignado Bedia. «Es muy difícil saber a quién le compete hacerlo. Lo único que sí sé es que nos cobran todos los meses por usar el servicio de balizamiento que hay en la bahía. Da igual si hemos podido navegar o no», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos