Matías Montero se queda sin plaza

La plaza de Puertochico recupera su nombre popular y pierde el de Matías Montero, impuesto en 1937.
La plaza de Puertochico recupera su nombre popular y pierde el de Matías Montero, impuesto en 1937. / Roberto Ruiz
Santander

El Ayuntamiento da otro paso para eliminar los nombres franquistas en aplicación de la Ley y democratiza este espacio además de tres calles

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

La Comisión de Acción Cultural y Promoción Educativa del Ayuntamiento de Santander debatirá este viernes el cambio de nombres franquistas para tres calles y una plaza, además de la denominación de Emilio Botín para la plaza debajo del centro educativo y expositivo situado en los Jardines de Pereda. Esta propuesta, lo mismo que el cambio de nombres franquistas, serán llevados al próximo Pleno de la Corporación para su votación definitiva.

En cuanto al cambio de denominación de calles franquistas y una vez escuchados los informes de la comisión de expertos creada al respecto, el equipo de Gobierno plantea la desaparición del nombre de la plaza Matías Montero y que pase a denominarse plaza de Puertochico, «al tratarse de un fuerte topónimo muy arraigado entre los santanderinos que no existe aún en forma de denominación oficial en la ciudad», en palabras de la concejal de Cultura, Miriam Díaz.

De Puertochico desapareció el monumento a este falangista (una columna rota en la cima) en el año 2000, con motivo de la construcción del aparcamiento subterráneo en el paseo de Castelar que conllevó la remodelación de este paseo y la 'plazuela de Puertochico', como los vecinos conocen a esta zona.

El espacio situado bajo el Centro Botín será dedicado a la memoria del banquero fallecido

Por otro lado, la comisión municipal debatirá el cambio de tres calles siguiendo los pasos dados hasta el momento en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. «Y como propusieron los expertos y han solicitado los vecinos, dos de ellas recuperaran sus anteriores denominaciones», explica la edil de Cultura. Así, la calle División Azul pasa a llamarse La Secada, y Alcázar de Toledo se denominará Cuesta del Reenganche. En el número 5 de la calle División Azul, recordaron este martes vecinos de este barrio, vivió durante años con su familia Íñigo de la Serna, exalcalde de Santander y actual ministro de Fomento desde el pasado 4 de noviembre. El nombre antiguo era La Secada. Fue cambiado a División Azul en 1964.

Los cambios de nombres

Plaza deMatías Montero.
Se cambia el nombre en honor al falangista por el tradicional de plaza de Puertochico.
Calle del Alcázar de Toledo.
Pasa a denominarse del Reenganche, como se conoció la cercana plaza, hoy de Juan Carlos I.
Calle de la División Azul.
Recupera el antiguo de La Secada.
Calle de la Columna Sagardía.
Pasa a llamarse de Las Rederas.

El cambio de nombre de la calle Columna Sagardía por Las Rederas se basa en su proximidad y homenaje al Barrio Pesquero; fue una propuesta realizada por la Comisión 8 de marzo. En cuanto a la calle Alcázar de Toledo se ha optado por Reenganche por ser el nombre coloquial que aún se usa para la plaza anexa a Numancia, hoy denominada del Rey Juan Carlos I. Recibía ese nombre porque en ella estuvo en la segunda mitad del siglo XIX una oficina del reenganche militar relacionada con la Guerra de Cuba. Esta calle también fue conocida como 'de las ánimas' porque por ella se subía al Hospital de San Rafael y al cementerio de San Fernando.

También fue denominada de manera oficial como Primero de Mayo, a petición socialista, como dejó escrito el cronista oficial de Santander, José Simón Cabarga, en su libro 'Historia de las calles de Santander'. En 1937, la calle se dedicó al Alcázar de Toledo.

Fotos

Vídeos