El Pleno, con la abstención del PP, insta a Rajoy a pagar la deuda de Valdecilla

Roberto Ruiz

La oposición saca adelante la propuesta del PRC, aunque varios concejales critican a Revilla

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

El Ayuntamiento de Santander reclamará al Gobierno de Rajoy que pague los 44 millones de euros (cantidades correspondientes a las anualidades de 2016 y 2017) que había comprometido para hacer frente a la construcción del Hospital Valdecilla. La Corporación se suma, así, a la petición ya realizada por el Parlamento y a la reivindicación constante en la que se ha instalado el presidente, Miguel Ángel Revilla. El PP se abstuvo a la hora de la votación (también lo hizo en la Cámara regional) que salió adelante al unirse todos los grupos de oposición (PSOE, PRC, Ciudadanos, Ganemos Santander Sí Puede, IU y el concejal no adscrito Antonio Mantecón) tras un crudo debate en el cual el equipo de Gobierno, a su vez, instó al Gobierno regional a dejar de «vocear» y a «cumplir con sus obligaciones administrativas».

Fue el portavoz regionalista (José María Fuentes-Pila) quien llevó al Pleno una iniciativa que subraya «la traición» del PP a sus compromisos económicos con el hospital en repetidas ocasiones. Los populares, indicó el concejal del PRC, «han mentido descaradamente a los cántabros y han traicionado los intereses que se comprometieron a defender». En la discusión, el edil llamó la atención sobre el hecho de que el exalcalde de Santander «haya salido en defensa pública de una colección de arte privada pero no lo haya hecho» por el complejo sanitario.

La Corporación no quiere modificar la Ordenanza Reguladora del Aparcamiento Limitado

El Ayuntamiento no redactará una nueva normativa para regular las competencias

De igual forma, la Corporación aprobó pedir a Madrid que se respeten todos los compromisos adquiridos con Cantabria. Esto es, que se asuman los convenios firmados y se abonen las cantidades que se deriven de ellos, «en especial la implantación de la Lomce –ley educativa–, el desarrollo del Campus Comillas, la Dependencia y la inclusión de la comarca del Besaya en el programa de reindustrialización».

César Díaz, portavoz del equipo de Gobierno local, presentó una enmienda transaccional con el objetivo de centrar el tiro en Valdecilla «y no mezclar las cosas» que no le fue aceptada. Díaz apuntó que el PP se hubiera sumado a reclamar los 44 millones del hospital, pero que no lo haría a todo lo demás porque, por ejemplo, el Campus Comillas «es un capricho de Revilla, un pozo sin fondo económicamente inviable». Sobre la financiación, remarcó que «hay obligaciones por los dos lados» y el Gobierno regional no ha satisfecho todo lo que se le exigía. «Nosotros hemos pagado 285 millones de Valdecilla» dijo antes de preguntar por qué el presidente de Cantabria se escandaliza tanto ahora y no lo hacía cuando el gobierno de Zapatero «no ponía ni un euro para la obra».

Aprobadas obras e inversiones por 11 millones de euros

El Pleno del Ayuntamiento aprobó cuatro modificaciones presupuestarias y el suplemento de crédito al Instituto Municipal de Deportes (IMD) para el desarrollo de varios proyectos y obras, con una inversión total de 11 millones de euros. Ana González Pescador, concejala de Economía y Hacienda, justificó que se pueden realizar por la buena gestión presupuestaria del pasado ejercicio, cerrado con un superávit de 47,3 millones. Los representantes del PSOE, PRC, IU y el edil no adscrito, Antonio Mantecón, denunciaron, sin embargo, que esta cantidad es dinero no invertido por la «nefasta gestión» del PP y «significa que no cumple ni su presupuesto, lo que convierte a las cuentas en papel mojado».

El portavoz del PSOE (Pedro Casares) declaró compartir de principio a fin la moción diciendo que los incumplimientos de Rajoy son «un agravio y un insulto» ante los que el PP «ni pestañea ni se avergüenza. Transitan sin ruborizarse por la mentira». Pero fue el único que respaldó sin reserva alguna la reclamación del PRC. El resto de partidos la apoyó aunque al tiempo puso en evidencia lo «vergonzoso» de que este debate esté teniendo lugar en Santander, como hizo el portavoz de Ciudadanos, David González, quien criticó la falta de compromiso de la Administración central con Valdecilla a pesar de que no quiso entrar «en quién es el bueno y quién el malo» porque «durante años Cantabria y Madrid se han estado lanzando la pelota», lo mismo que los partidos entre sí, pese a que «la sanidad debe ser algo ineludible e inapelable».

Santander no tendrá de momento nuevo Plan de Juventud pese a que se anunció en 2015

El Pleno votó en contra, por quinto mes consecutivo, de la reprobación al ministro

Tatiana Yáñez-Barnuevo, de Ganemos Santander, denunció que los «juegos políticos estén afectando a la salud de los cántabros» en tanto que Miguel Saro (IU) y Antonio Mantecón lamentaron la utilización que Revilla está haciendo del caso. «El presidente justifica ahora su falta de dirección del Gobierno de Cantabria haciendo reproches al de Madrid», afirmó Saro.

Calendario escolar

El calendario escolar para el curso que viene fue otra discusión que ya había pasado por el Parlamento y, que también generó un denso encontronazo político. El PP propuso instar al Gobierno a volver a un calendario que respete la Semana Santa y su moción tuvo luz verde gracias a la abstención de Ciudadanos entre las críticas del resto de la oposición. «El PP sólo buscan fomentar el ruido y radicalizar a su electorado más conservador», opinó Pedro Casares, que recordó que el nuevo formato de calendario se aplica en 21 países europeos con éxito y que los «beneficios para los alumnos» están acreditados.

El Barrio Pesquero no tendrá un plan y el PRC dice que el PP va «a cachucos»

El Ayuntamiento no promoverá un plan de actuación integral en el Barrio Pesquero, tal como propuso ayer en el pleno el PRC. El equipo de Gobierno del PP no lo ve necesario porque tiene en marcha el arreglo de tres microespacios y sus calles intermedias (costará dos millones de euros) y un plan de instalaciones deportivas temporales para Varadero en el que se gastará una cifra similar.

César Díaz defendió que el PP se preocupa de los barrios «todos los días, y no para hacer política». Los regionalistas habían demandado una «apuesta decidida» por esta área, que se encuentra «degradada» pese a ser memoria palpable de una forma de vida en Santander. Toda la oposición apoyó la iniciativa, salvo el PP y Ciudadanos.

A la vista de que su propuesta no salía, José María Fuentes-Pila animó al equipo de Gobierno a formar una peña con Ciudadanos de nombre ‘Los Cachucos’ y cantar la murga «a cachucos» porque todos los planes que pone en marcha Santander (La Albericia, Bajada de Polio, los carriles bici, el Metro-TUS, el Frente Marítimo) son así, «a cachucos». Díaz le auguró que, «como cantautor, no venderá ni un disco».

Fotos

Vídeos