Santillana cede la gestión de los aparcamientos a una empresa privada

El aparcamiento de la Plaza del Rey, en un día de verano.
El aparcamiento de la Plaza del Rey, en un día de verano. / Javier Rosendo
  • El revuelo formado en la villa por el desfalco de 28.000 euros en el servicio coincide con su adjudicación a la empresa Iperpark

El revuelo en la villa de Santillana del Mar después de que seis trabajadores municipales reconociesen haber sustraído dinero de la venta de los tiques del aparcamiento sigue siendo máximo, aunque el asunto no se ha esclarecido por completo. El Ayuntamiento les ha dado de plazo hasta el martes para devolver lo que falta, que en un principio eran 28.000 euros, ya que hasta ahora se ha reintegrado la mitad. De forma paralela, el Pleno aprobó este viernes conceder la gestión de los aparcamientos a una empresa privada, Iberpark, tras haber aprobado en el mes de marzo el pliego de condiciones con este fin y haber concurrido un total de cuatro interesadas.

Por tanto, el año que viene desde el Ayuntamiento no tendrán que preocuparse por vigilar de cerca las transacciones con los tiques, algo que se hace actualmente, como explicó ayer el alcalde, Isidoro Rábago, durante la sesión plenaria. El regidor mostró su profundo malestar con todo lo sucedido: "No te creas que el disgusto es pequeño". Y calificó el hecho de "puñalada trapera a la institución".

No obstante, Rábago defendió la "presunción de inocencia" y recalcó que "ni son todos los que están ni están todos los que son". Además señaló que "lo primero que tienen que hacer es devolver el dinero y después, lo que tenga que caer, caerá". "Lo que marque la ley", añadió.

El regidor, preguntado por del portavoz del PRC, Javier González, explicó qué se ha hecho y qué se va a hacer al respecto del caso, considerando además que aunque hace quince días se reunió a los portavoces municipales y se les pidió máxima discreción, "ya ha pasado un tiempo prudencial y además ha aparecido en los medios de comunicación".

El regionalista también se interesó por la demolición de El Solar, cuya primera fase ya ha comenzado y afecta al museo y a una vivienda, y está pendiente la segunda, que atañe a otras nueve viviendas y dos bajos comerciales. El alcalde justificó que en su día "se dieron todos los permisos y visto bueno" y expuso que "si alguien hubiera denunciado el Hotel Los Infantes o el anexo del Parador o la oficina de turismo, también se habría tenido que tirar". "He tratado por todos los medios de salvar El Solar, pero el vecino me decía que defendía Santillana", señaló. Sobre las posibles indemnizaciones, lamentó que "hay gente que no va a cobrar un duro porque compró después de la sentencia".

Portavoz Popular

Por su parte, el portavoz del Partido Popular, Agustín García, señaló que todos los permisos relativos a El Solar estaban firmados por el alcalde y destacó que "se trata de un exceso de edificación de 1.200 metros cuadrados en pleno centro de Santillana, que no es un gallinero". También consideró importante el coste del derribo, 65.000 euros, que "tendrá que ser asumido por los vecinos de Santillana".

Al respecto de la cesión de los aparcamientos, el popular indicó que "va a influir negativamente en la afluencia de visitantes a Santillana del Mar, no de turistas porque entre julio y septiembre la gente va a venir, va a seguir pagando, va a ver Santillana y se va a marchar", sino de quien pueda barajar ir a tomar un café en los meses de invierno, ya que hasta ahora no se ha cobrado en ese tiempo por aparcar en ninguno de los estacionamientos, "pero además se va a poner zona azul y desaparecerá cualquier tipo de aparcamiento disuasorio".

El alcalde explicó que quienes tengan su coche empadronado en Santillana no tendrán que pagar y los que trabajen en la villa tendrán derecho a bonificaciones que variarán en función de para cuántos meses estén interesados en aparcar en estos estacionamientos.