El parque Manuel Barquín contará con una zona infantil cubierta de más de 600 metros cuadrados

El parque Manuel Barquín contará con una zona infantil cubierta de más de 600 metros cuadrados
infografías: ayuntamiento de torrelavega

Las obras de construcción de la nueva estructura de madera comenzarán mañana y se espera que estén concluidas para el verano

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

La ciudad estrenará este verano un nuevo parque infantil pero esta vez con la novedad de que se trata de un espacio a cubierto que protegerá a los niños del frío y sobre todo de la lluvia. Una nueva zona de ocio y esparcimiento en el parque Manuel Barquín para los más pequeños con nuevos juegos y un diseño innovador a la altura de los parques infantiles más modernos del país. Las obras del nuevo espacio infantil cubierto comenzarán mañana lunes y está previsto que concluyan a finales del mes de mayo de modo que en el mes de junio pueda ser inaugurado para su disfrute durante el verano, aunque lo ideal si se hubieran cumplido los plazos iniciales es que el parque estuviera acabado en estas fechas, precisamente de época de más lluvias.

El concejal de Parques y Jardines, José Luis Urraca, resalta la importancia de esta obra porque supondrá una dotación novedosa y singular en la ciudad, que permitirá que los niños y sus familias puedan disfrutar de un parque los 365 días del año con independencia de la climatología. «Permitirá aumentar las horas y los días de juego en el parque más céntrico de Torrelavega, estando diseñado sus juegos para edades que van entre los menores de 3 años hasta los 14 años de edad, pensados para ganar en jugabilidad, e incluirá también juegos de integración», explica.

El proyecto del parque cubierto cuenta con un diseño similar a los que se está construyendo en otras ciudades del norte de España, como sucede en el País Vasco, en concreto en Barakaldo, y enlaza con el objetivo de «acercar más a los ciudadanos al conjunto del parque, que lo disfruten más, haciéndolo más habitable, va a convertirse en un polo de atracción para el resto del parque Manuel Barquín».

EN CIFRAS

426.283
euros es el presupuesto de las obras para la construcción del parque cubierto.
10
son los metros de altura de la estructura que cubrirá la zona de juegos del parque.

En la planificación de la ejecución de la obra se ha tenido en cuenta el poder ejecutar de forma seguida las diferentes fases de la misma, sin tiempos muertos, reduciendo así el tiempo que esta zona de juegos estará fuera de uso. Mañana, lunes se procederá al vallado y el acondicionamiento de la zona para llevar a cabo la obra, así como la retirada de los juegos actuales. Seguidamente se realizarán los trabajos de cimentación y en marzo, acabada la cimentación, se llevará a cabo la instalación de la estructura de madera. En abril se instalará la estructura de la cubierta, y en mayo se colocarán los juegos y se pondrá el nuevo pavimento, que incluirá el suelo de goma continuo. También se llevará a cabo una reordenación de la zona, con un replanteo del arbolado perimetral del parque infantil, retirando algunos ejemplares por motivos fitosanitarios o por que se encuentran dañados, y en función de criterios técnicos por motivos de seguridad para la cubierta y el área de juegos donde están los niños. Una parte de los mismos árboles retirados se sustituirá por ejemplares nuevos y jóvenes.

La cubierta de madera protegerá tanto de la lluvia como de la radiación solar en verano

Origen del proyecto

En cuanto a la origen del proyecto, en la aprobación de los presupuestos de 2016, ACPT y PP solicitaron como contrapartida para aprobar las cuentas, cubrir este parque como idea para disponer de lugares de ocio al aire libre. El equipo de gobierno -PSOE-PRC- recogió la propuesta y aprovechó para renovar toda la zona de juegos desgastados por su uso, dado que es el más utilizado de la ciudad, presentando un proyecto conjunto de nuevo parque. En 2016 se consignó una partida presupuestaria que se complementó en los presupuestos generales de este pasado 2017, siendo finalmente adjudicada la obra en 426.283 euros a la empresa SIEC tras presentarse doce empresas a su licitación.

El proyecto de obra plantea la instalación de una cubierta curvilínea de policarbonato adecuada al entorno, que abarcará casi los 600 metros cuadrados de la zona de juegos. La estructura será traslúcida para dejar que pase la luz natural, con una altura de 9 metros, y de fácil mantenimiento. La cubierta es de madera laminada encolada, formada por tres estructuras solapadas entre sí, con nueve pórticos curvos de 20 metros de luz y altura variable de 9 a 10 metros. Una cubierta que protegerá tanto de la lluvia como de la radiación solar en verano. Además, contará con una instalación lumínica con proyectores led protegidos para actos vandálicos.

Urraca define la cubierta como «sostenible y funcional, además de tener un carácter emblemático» por el lugar donde se ubica, encajando con el lugar y el entorno del parque natural. El concejal agrega que su diseño ha tenido en cuenta el hecho de estar junto a una zona muy arbolada, por lo que «no es plana, sino que tendrá una curvatura para eliminar mejor la acumulación de hojarasca sobre la misma». Su diseño también prevé la necesidad de que pase la luz a través de la cubierta, para evitar que el lugar quede sombrío, por lo que ésta será de policarbonato compacto traslucido.

La superficie del área de juegos será de unos 600 metros cuadrados con juegos para diferentes edades, desde los menores de 3 años hasta los 14 años de edad, habiéndose elegido un diseño del contenido lúdico que armonice con el espacio verde que le rodea, adaptado a las distintas edades, que resulte accesible, y atractivo para la población infantil y juvenil.

Colores, formas y un río

El diseño lúdico comienza con el propio diseño de colores y formas del pavimento el cual consiste en un río que delimita las zonas, a un lado del río deja el juego del montículo con el tobogán y el túnel, y al otro lado del río deja los diferentes columpios y la tirolina. El juego principal del castillo queda en una isla rodeada del río indicado. Mediante el empleo de diversos elementos relacionados con la naturaleza, como copas de árboles, o rocas para cruzar los ríos se estimulan los sentidos para la mejor percepción del mundo exterior y el conjunto busca favorecer la imaginación de los niños.

Tirolina de 20 metros

El concejal José Luis Urraca explica que la ilusión por la aventura y la existencia de retos comienza ya en el dibujo del propio pavimento sobre el que los niños podrán jugar imaginándose que atraviesan ríos saltando rocas, cruzando túneles y pasando el río mediante una tirolina, de forma que el propio suelo del espacio se convierte en un lugar interactivo. El principal elemento es el multijuego, una estructura que asemeja un castillo, con torres (cada una con diferentes juegos de habilidad), diferentes plataformas, tres toboganes, puentes colgantes, rocódromo, túneles gateadores, redes y muros de escalada, barra de bomberos para deslizarse, así como peldaños colgantes que incrementan la capacidad de desarrollo físico y la capacidad psicomotriz de los niños.

Reunión para abordar la remodelación del parque

En noviembre se constituyó una mesa de trabajo para remodelar el parque Manuel Barquín con la participación de diferentes agentes sociales y técnicos municipales que esta semana volverá a reunirse para informar de la actuación que se va a desarrollar ahora y seguir avanzando en la aportación y debate de ideas. La idea que baraja el equipo de gobierno es convocar a partir de las propuestas que terminen siendo consensuadas un concurso de proyectos y que sea finalmente la ciudadanía quien participe en la elección del proyecto. Previamente a estas iniciativas el Ayuntamiento realizó un estudio sobre el estado del parque, todos sus árboles y su distribución en los diferentes parterres.

Los pequeños también dispondrán de un juego de montículo de dos metros con tobogán, túnel y varias presas de escalada. Otra zona estará habilitada con columpios para bebés, para adulto y bebé, planos, y columpio cesta para varios niños con discapacidad. Otro de los elementos que destacan es una tirolina de 20 metros que ocupa todo el largo del parque para niños de entre 6 y 14 años de edad. También se incluyen juegos de balancín, uno de ellos adaptado para niños con discapacidad, alguno de ellos con capacidad para ser utilizado por cuatro niños todos ellos pensados para pequeños de corta edad.

Sobre el futuro del parque Manuel Barquín, el concejal responsable del área dice que «estamos ante el reto de definir el parque del siglo XXI que responda a lo que demanda el conjunto de la sociedad y aprovechar la expropiación del inmueble que hay junto al auditorio para ver el uso que se le da al edificio o la construcción que se realice en su lugar y nuevas dotaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos