«La gaita pertenece a la identidad musical de Cantabria»

El ex componente de Luétiga publica un estudio etnomusicológico sobre la identidad autóctona de este instrumento en el occidente de la región

MAXI DE LA PEÑA
Roberto Diego, durante la presentación del libro. / DM/
Roberto Diego, durante la presentación del libro. / DM

Roberto Diego, músico y ex componente de Luétiga, ha publicado un trabajo de investigación etnomusicológica en el occidente de de la región, bajo el título 'La gaita cántabra', editado por Cantabria tradicional y con el patrocinio de la Consejería de Cultura.

Diego, que es además director de la Escuela de Música Popular de Santander y monitor de gaita cántabra, ha eliminado los «viejos clichés» sobre este instrumento en Cantabria, y tras un exhaustivo trabajo de campo, blibliográfico y de hemeroteca, la conclusión a la que llega es que la gaita tiene entidad propia en Cantabria, en concreto en la zona limítrofe con Asturias, «ya que era el instrumento rey con el tambor en las verbenas y romerías».

La gaita, con sus distintas morfologías, es un instrumento autóctono en Irlanda, Escocia, Bretaña francesa, Suecia, Bulgaria, Eslovaquia, Portugal (zona de Miranda do Douro), Galicia, Asturias y también Cantabria.

-Hace dos décadas se le consideraba un instrumento ajeno.

-Es cierto. Mucha gente pensaba que se intentaba emular al folk gallego o incluso al asturiano, pero hoy en día es uno de los 'buques insignias' de las escuelas de folclore, de las bandas de gaitas y de los grupos de folk.

-Explíqueme que diferencias existe entre la gaita asturiana y la cántabria?

-Desde el punto de vista de la construcción del instrumento, ninguna. Lo que varía es la digitación del puntero que tiene una técnica diferente, más arcaica, y que en los valles del Nansa y Liébana los maestros gaiteros tocaban un repertorio autóctono, como canción montañesa y jotas.

-En los primeros discos de Luétiga, utilizaban la denominación asturcántabra. ¿Qué ha cambiado?

-Eso es verdad, tal vez porque no se había profundizado en su estudio, por un cierto complejo, no sé. Es la nueva generación de gaiteros la que ha empleado el término gaita cántabra y me parece un acierto, porque de Oviedo para allá es tipológicamente diferente y la llaman gaita gallega. En cambio lo que varía entre el oriente asturiano y el occidente cántabro es el repertorio y la técnica interpretativa.

-Para el libro, ha contactado con un total de veinte gaiteros de corte tradicional. ¿Qué enseñanzas le han trasladado?

-Han sido unos auténticos maestros que conocí en Ribadedeba (Asturias), Lamasón, Herrerías, Tudanca, Liébana, Val de San Vicente, etc. Eran los reyes en las romerías. Siempre se acompañaban de un tambor y su repertorio estaba integrado por música montañesa como ya he dicho antes. Entre 1900 y 1970 se contabilizaron hasta 70 gaiteros que desarrollaron su oficio. Todos estos datos están convenientemente documentados. He buscado en medios escritos de la zona como 'La luz de Liébana' y 'El Eco de los Valles de Panes'.

-Ha conseguido en este libro rechazar la idea de que la gaita es un instrumento asimilado a la cultura cántabra.

-Lo que he pretendido es un reconocimiento social de la gaita, partiendo de que en el occidente de nuestra tierra era un instrumento indispensable, y acabar con una serie de complejos que se tenían en el folk de que los grupos cántabros copiábamos a gaiteros como Carlos Núñez o Hevia. La gaita se está extendiendo al oriente de Cantabria. Es un fenómeno imparable.

Sobre la marcha de Luétiga

-Con relación a su vida como músico, me gustaría conocer su versión sobre su marcha de Luétiga.

-Luétiga se había convertido en un grupo familiar, y los hermanos Diego éramos como los Gallagher, de Oasis. Musicalmente, Fernando y yo íbamos en dos direcciones y teníamos diferentes puntos de vista sobre la filosofía del grupo. Yo defiendo un sonido puro, más étnico, y en el que se escuchen a pandereteras y no a un cajón flamenco. Las esencias musicales de Cantabria son celtas, eso es innegable, pero no podemos estar copiando al folk irlandés. He preferido dejar Luétiga y montar otro proyecto. Le deseo suerte a mi hermano.

Fotos

Vídeos