Los descubridores del virus del sida y del papiloma obtienen el Nobel de Medicina

El premio reconoce los estudios sobre el VIH de los franceses Barré-Sinoussi y Luis Montagnier y sobre el cáncer de útero del alemán Harald Zur Hausen

COLPISAAFP

El Premio Nobel de Medicina 2008 recayó en esta edición en los franceses Francoise Barré-Sinoussi y Luc Montagnier, por una parte, y en el alemán Harald Zur Hausen, por otra, por sus descubrimientos respectivos del virus del sida y del papilomavirus humano. Barré-Sinoussi y Montagnier, que comparten la mitad del premio, descubrieron el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el sida, uno de los males más devastadores de esta época. «El descubrimiento fue fundamental para la comprensión actual de la biología de esta enfermedad y su tratamiento retroviral», indicó el Comité Nobel en su comunicado. El sida fue detectado por primera vez en 1981, cuando médicos norteamericanos observaron una cantidad inusitada de muertes entre los jóvenes homosexuales de California y Nueva York. Desde entonces, este azote ha matado a por lo menos 25 millones de personas, mientras otros 33 millones viven con el VIH, virus que destruye el sistema inmunitario. El trabajo de los dos científicos franceses «condujo al desarrollo de métodos para diagnosticar a pacientes infectados y examinar productos sanguíneos, que limitaron la difusión de la pandemia», agregó el comunicado del Comité Nobel. Zur Hausen, de 72 años, descubrió que el virus del papiloma humano (VPH) es el causante del cáncer del cuello del útero, o cáncer cervical, el segundo más común en las mujeres. Este mal es llamado también 'el asesino silencioso' de las mujeres, porque a menudo es detectado demasiado tarde. «Su descubrimiento condujo a la caracterización de la historia natural de la infección provocada por el VPH, y de la comprensión de los mecanismos de la carcinogénesis y el desarrollo de vacunas profilácticas contra la adquisición del PVH», afirmó el jurado. Zur Hausen es profesor emérito y ex presidente y director científico del Centro Alemán de Investigación sobre el Cáncer de Heidelberg. Zur Hausen asumió que si las células tumorales contenían un virus cancerígeno debían esconder ADN viral en sus genomas y dedicó una década a investigar el centenar de tipos distintos de HPV conocidos. A partir del hallazgo de ADN de HPV en biopsias de cáncer cervical identificó finalmente en 1983 el HPV16 y luego el HPV18, que clonó al año siguiente. El año pasado, los estadounidenses Mario Capecchi y Oliver Smithies y el británico Martin Evan fueron garlardonados con el Premio Nobel de Medicina por su trabajo en la creación de ratones transgénicos. Los ratones genéticamente modificados representan para los científicos modelos de laboratorio excepcionales que permiten estudiar las bases de enfermedades que van desde el Alzheimer al cáncer, así como la respuesta a nuevos medicamentos. Los Premios Nobel se entregaron por primera vez en 1901, después de que el rico industrial sueco Alfred Nobel legase toda su fortuna para la creación del galardón. Los premios serán entregados oficialmente durante una ceremonia celebrada en Estocolmo y Oslo el próximo 10 diciembre. Los ganadores recibirán una medalla de oro, un diploma y un cheque de 10 millones de coronas suecas (1,08 millones de euros, 1,52 millones de dólares), que puede ser dividido entre tres ganadores en cada categoría.