Cuenta atrás para las bolsas del 'super'

Cada español usa una media de 133 bolsas al año./
Cada español usa una media de 133 bolsas al año.

La UE obliga a tomar medidas para limitar su uso, antes de su prohibición definitiva en 2018. Sólo se mantendrán las más finas para envolver carne o pescado

MARÍA JOSÉ TOMÉ

Sólo en el tiempo que tarda en leer este reportaje, en Europa se utilizan aproximadamente 400.000 bolsas ligeras de plástico. La Eurocámara quiere acabar con este despilfarro, de graves consecuencias medioambientales, y ha exigido a los países miembros que tomen medidas para erradicar su uso de supermercados y comercios a través de una directiva aprobada hace unos días. El Parlamento Europeo que surja de las elecciones del próximo 25 de mayo tendrá el mandato de cerrar un acuerdo con los diferentes Estados con un ambicioso objetivo: eliminar en cinco años, al menos, ocho de cada diez bolsas que se utilizan en la actualidad.

En España, de hecho, la normativa vigente es aún más ambiciosa. En julio de 2011 se aprobó la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, como resultado de la trasposición de la directiva europea anterior. En ese texto normativo se incluye un estricto calendario que recoge la prohibición de distribuir estas bolsas en 2018, con la excepción de las que más finas que se utilizan para guardar carne y pescado. A partir de 2015, los supermercados y otros establecimientos deberán incluir en ellas un mensaje advirtiendo los efectos nocivos que provocan en el medio ambiente. Serán parecidos a los de las cajetillas de tabaco, como lemas del tipo "las bolsas matan mamíferos marinos".

Según los cálculos del organismo comunitario, cada ciudadano de la UE consume un promedio de 200 bolsas de plástico al año, unos 100.000 millones en total. Cerca del 90% son bolsas ligeras, de las también llamadas 'camiseta', las menos reutilizables y dañinas para el ecosistema. Y su vida no es tan efímera como su uso: se cree que no se desintegran hasta pasados unos 150 años y apenas un 6% se recicla, ya que es más costoso que producir una bolsa nueva

Cada año, 8.000 millones de unidades acaban en la basura, incluido el mar, donde llegan a formar grandes islotes. "Estos plásticos derivados del petróleo son muy resistentes y dañinos para el medio ambiente. De hecho, si pudieramos marcar la bolsa que acabamos de traer del supermercado con saludables frutas y verduras veríamos con sorpresa cómo años después se encuentran fragmentos de ella en el estómago de algún pez o pájaro (el 94% de las aves del mar del Norte tienen restos de plástico en su organismo) o que alguna cigüeña negra de Doñana ha muerto asfixiada por tragarse media bolsa con la que pretendía agrandar su nido", sostienen fuentes de la representación española en la UE. Al degradarse, se convierten en pequeños petropolímeros sumamente tóxicos que entran en la cadena trófica. Las tortugas marinas, por ejemplo, suelen confundirlas con apetitosas medusas.

Menos uso desde que se cobran

Europa quiere acabar con este desastre. La revisión de la directiva de 1994 sobre envases y residuos de envases tiene por objetivo reducir el uso de bolsas de plástico ligeras (con un espesor inferior a 50 micrómetros ó 0,05 milímetros), al menos un 50% hasta 2017 y un 80% hasta 2019. El pleno celebrado el pasado 16 de abril se pronunció a favor de esta propuesta por 539 votos a favor, 51 en contra y 72 abstenciones. Los eurodiputados exigen a los Estados miembros que prohíban la distribución gratuita de bolsas de plástico (excepto las muy finas) y adopten medidas como su cobro, la imposición de impuestos y tasas por uso u otro tipo de restricciones. A partir de 2019, deberán ser sustituidas por bolsas de papel reciclado o biodegradable.

Según la Comisión Europea, cada español utiliza en la actualidad una media anual de 133 bolsas de plástico, una reducción evidente si se tiene en cuenta que en 2009 el consumo era de unas 300 bolsas por persona y año. Este descenso se debe no tanto a razones de conciencia ecológica como a que las principales superficies comerciales (Carrefour, Eroski, Mercadona) empezaron a cobrar las bolsas, lo que ha servido de efecto disuasorio a su utilización. Según el instituto tecnológico del plástico, Aimplas, si antes de estas medidas se consumía una bolsa por cada cinco euros de compra (lo que suponía 13.500 millones de unidades anuales), un año después los consumidores reclamaban una por cada 15 ó 20 euros, con una reducción del consumo del 80% de media. Hasta entonces, España era el mayor productor de bolsas de un solo uso de la Unión Europea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos