Antonio Resines ayuda a tender un puente solidario entre Santander y Zambia

El cántabro Antonio Resines ha visitado este viernes el Hospital Santa Clotilde, donde ha charlado de forma distendida con el personal y los pacientes./Roberto Ruiz
El cántabro Antonio Resines ha visitado este viernes el Hospital Santa Clotilde, donde ha charlado de forma distendida con el personal y los pacientes. / Roberto Ruiz

El actor de Torrelavega ha visitado hoy el Hospital Santa Clotilde, donde ha ejercido de padrino del mercado navideño y se ha reunido con varios pacientes haciendo gala de su sentido del humor | La recaudación se destinará a la construcción de un pozo eléctrico en Monze

EFE

El actor Antonio Resines, padrino de honor del mercadillo solidario navideño que organiza el Hospital Santa Clotilde (HSC), ha colaborado a «tender un puente de solidaridad» hacia Zambia, tal y como ha señalado el director de la Fundación Juan Ciudad ONGD, el hermano José María Viadero.

El religioso cántabro ha agradecido su implicación como padrino a Resines, a quien ha considerado «un cántabro de pro», y también al director gerente del HSC, Vicente Fernández, y al superior de la OH Hermanos de San Juan de Dios, José Luis Martín.

Resines ha destacado el valor de esta la iniciativa y ha vuelto a dar muestras de su sentido del humor y cercanía con los pacientes, con los que ha mantenido diferentes encuentros. Con el fin de poder realizar las últimas ventas, el mercadillo prolongará su actividad hasta este sábado, en horario de 11.00 a 14.00 horas.

Este año la causa solidaria a la que se destinará la recaudación obtenida será la perforación y construcción de un nuevo pozo eléctrico y la reconstrucción del ya existente en el Centro de Rehabilitación de la Sagrada Familia de Monze Community-Zambia, para suministrar agua potable al centro y sus pacientes de esta localidad ubicada entre Lusaka y Livingstone.

Tres años solidarios

Antonio Resines ha sido el tercer padrino de honor del mercadillo solidario navideño del Hospital Santa Clotilde, tras la campeona olímpica de salto de altura Ruth Beitia y el artista santanderino Roberto Orallo.

En las dos ocasiones anteriores se destinó a la atención social y sanitaria de personas sin recursos en el Albergue San Juan de Dios de Madrid y al proyecto para la mejora de la promoción y atención de la salud en las comunidades rurales del Departamento Chuquisaca, en el sur de Bolivia.

Durante esta semana se han vendido diferentes objetos donados por particulares, profesionales del centro y voluntarios o elaborados artesanalmente por usuarios de los centros de atención a personas con discapacidad de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Gijón, Valladolid y Vigo, a través de los talleres ocupacionales.