¿Cómo realizar una reanimación cardiopulmonar a nuestra mascota?

Practicando una RCP a un perro./DM
Practicando una RCP a un perro. / DM

La maniobra de RCP en perros es muy parecida a la que se realiza en humanos

Raquel Tenorio
RAQUEL TENORIO

Tanto si nuestro perro tiene problemas de corazón o no, es muy recomendable que tengamos conocimientos acerca de cómo practicar una reanimación cardiopulmonar a nuestra mascota en caso de necesidad. El saber no ocupa lugar y además puede salvar vidas.

La maniobra de RCP en perros es muy parecida a la que se realiza en humanos. Lo primero que hay que tener en cuenta es que no siempre un animal que se encuentra inconsciente está en parada cardiorespiratoria. Entonces, ¿cómo saber cuándo está en parada cardiorespiratoria? Se deben hacer dos comprobaciones:

-Determinar si el animal posee latidos: Para ello se debe colocar la cabeza sobre el pecho e intentar escuchar los latidos. Otra opción es buscar el pulso en las patas, pero la primera es mucho más sencilla.

-Determinar si el animal posee respiración: Para ello también hay dos opciones, por un lado observar si existen movimientos de la caja torácica y por otro lado sentir el aliento del animal acercando nuestra cara a la suya.

Cuadro informativo de la RCP en perros.
Cuadro informativo de la RCP en perros. / DM

Si el animal no tiene latidos y no respira, se encuentra en parada, es entonces cuando tenemos que comenzar de inmediato la RCP.

1. Lo ideal es colocar al animal en decúbito lateral, es decir, acostado sobre el lado derecho, de modo que quede el lado izquierdo hacia arriba. Es importante que sea el lado izquierdo el que quede hacia arriba, pues de este modo aplicaremos el masaje directamente sobre el corazón.

2. Antes de comenzar con el masaje, debemos asegurarnos de que las vías respiratorias no están obstruidas, para ello inspeccionaremos visualmente la boca del animal. En caso de que haya alguna obstrucción la quitaremos, siempre que esta sea accesible sin dificultad. Si la obstrucción es inaccesible es mejor no tratar de quitarlo con las manos pues podemos hacer que descienda aún más y empeorar el cuadro. Para esos casos habría que practicar la maniobra de Heimlich para perros.

3. Una vez comprobado que no hay ninguna obstrucción se comienza con las respiraciones artificiales. Para ello debemos extender la cabeza del animal hacia atrás hasta que quede bien alineada y el aire pueda entrar sin problema. Las respiraciones deben ser cortas pero fuertes, es decir, se debe tratar de coger la máxima capacidad de aire que se pueda en los pulmones y a continuación exhalarlo de forma continuada y lo suficientemente fuerte como para que llegue hasta los pulmones de nuestro animal.

¿Cómo se realizan las respiraciones artificiales?

Las respiraciones artificiales pueden resultar vitales.
Las respiraciones artificiales pueden resultar vitales. / DM

-Para perros grandes: Se debe cerrar firmemente la mandíbula del perro y con nuestra boca cubrir la nariz, una vez en esta posición exhalar fuertemente todo el aire.

-Para perros pequeños y gatos: Se debe cerrar firmemente la mandíbula y con nuestra boca cubrir completamente el hocico del animal, al ser pequeño nos entrará sin problemas en la boca y nos aseguraremos de que el aíre le entra.

Para saber si a nuestro perro o gato le está llegando el aire debemos mirar el pecho, si cuando exhalamos el pecho se eleva lo estamos haciendo correctamente, si por el contrario no se eleva habría que comprobar que la práctica es correcta e intentarlo de nuevo.

Después de las respiraciones, se comienza con las compresiones en el pecho. Para realizar el masaje colocaremos las palmas de la mano una sobre la otra y estas sobre las costillas del animal, justo detrás de la articulación de la pata delantera(escápulo-humeral). Las compresiones deben ser fuertes y firmes, pero no hay que hacer demasiada fuerza.

¿Cuántas compresiones y a qué velocidad se realizan?

Simpático perro con botiquín de primeros auxilios.
Simpático perro con botiquín de primeros auxilios. / DM

-En perros medianos y grandes: Se deben intercalar 5 respiraciones por cada 15 compresiones. Se realiza una compresión cada segundo, segundo y medio aproximadamente.

-En perros pequeños y gatos: Se deben intercalar 3 respiraciones por cada 10 compresiones. Se realiza una compresión cada segundo, segundo y medio aproximadamente.

Esperamos que esta información os pueda servir de ayuda a vosotros y a vuestros perretes en algún momento. Y tú, ¿tienes alguna historia que contarnos?, recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros a través de la dirección de correo electrónico dmascotas@cantabriadmoda.com.

Nos leemos el próximo sábado con más información sobre nuestros amigos de cuatro patas.

Hasta entonces, ¡feliz fin de semana!

Síguenos en: