Recordando la llegada a la luna

Recordando la llegada a la luna

El recordado Jesús Hermida fue el responsable de narrar tan histórico momento en TVE

Javier Rodríguez
JAVIER RODRÍGUEZSantander

Cierta noche de cierto día un ser humano pisó por primera vez la luna, que se dice pronto. Narró muy bien en TVE tal hecho el periodista Jesús Hermida, que tradujo sus palabras aunque no se escucharan bien: «Este es un pequeño paso para el hombre…». Bueno, más o menos. El caballero en cuestión era Neil Armstrong, quien tras regresar al planeta Tierra y comprobar que el sonido no había sido nítido, decidió matizar qué había dicho. Fue «that's one small step for a man…», no «that's one small step for man…», que no es lo mismo aunque lo parezca. O sea, que dijo «…es un pequeño paso para un hombre…».

Los astronautas se convirtieron en héroes.
Los astronautas se convirtieron en héroes. / DM

Como curiosidad añadida procede indicar que Dean, hermano de Neil, manifestó que antes de partir hacia la nave, el astronauta le mostró escrita en un papel la frase en cuestión (la llevaba, pues, preparada). Y que en aquel texto estaba la «a».

Una pisada histórica en la luna.
Una pisada histórica en la luna. / DM

La fecha del asombroso aterrizaje y del posterior paseo (que comenzó el día 21 a las 02.56 h. UTC) es, obviamente, una huella imperecedera. El inolvidable corresponsal en EE. UU. del canal público (no había otro) retransmitió desde Houston uno de los capítulos más relevantes de la trayectoria del medio, que tantos vimos en directo fascinados ante la dimensión de la movida. Lo de Armstrong, Aldrin y Collins constituyó una experiencia de película, pero de verdad.

Jesús Hermida, responsable de narrar el momento en TVE.
Jesús Hermida, responsable de narrar el momento en TVE. / DM

Implicó el evento un récord mundial de tele-audiencia: seiscientos millones de clientes, según se aseguraba (queda claro que antaño no tenía un televisor tanta gente como hoy). Lo cierto es que en España millares de personas trasnochamos para seguir el asunto delante del electrodoméstico rey de la casa. Como es lógico, durante mañana, la tarde y la noche del día en cuestión la llegada del hombre a la luna se convirtió en monográfico de conversaciones en mercados, bares, empresas y lavaderos públicos, entre otros lugares.

Amstrong ha dedicado su vida a la hazaña que protagonizó.
Amstrong ha dedicado su vida a la hazaña que protagonizó. / DM

Hay noches televisivas extraordinarias. La aquí evocada, insigne capítulo de la Historia de la Humanidad, es una. Qué noche, sí, la de aquel día.

Las familias vivieron la llegada a la luna con gran expectación.
Las familias vivieron la llegada a la luna con gran expectación. / DM

Síguenos en: