Cintora, Revilla y la despoblación rural, esta noche en La Sexta

Jesús Cintora conduce el programa que La Sexta emite los miércoles por la noche./
Jesús Cintora conduce el programa que La Sexta emite los miércoles por la noche.

El periodista soriano presenta otra entrega de 'Carretera y Manta' y asegura que «en los pueblos se escucha más»

JULIÁN ALÍA

«A uno del Moncayo no le importa el frío», comenta Jesús Cintora (Ágreda, Soria, 41 años), que viaja hoy con su camión-plató, que permite el montaje de un escenario de 200 metros cuadrados, a Cantabria, el próximo destino de 'Carretera y Manta'. Sin miedo a los posibles contratiempos meteorológicos, el programa, que, como cada miércoles, emite La Sexta en directo a las 22.30 horas, aborda hoy la despoblación rural de España, y cuenta con la presencia del presidente cántabro Miguel Ángel Revilla.

–¿Echaba de menos el directo?

–Sí, porque creo que es mi fuerte. Estoy acostumbrado a hacer programas sin guión, con una escaleta sí, pero no leyendo un teleprónter y demás, porque me ha tocado desde muy jovencito en la radio contar un montón de noticias simplemente con un titular escrito a boli. He aprendido a improvisar, para bien o para mal.

–¿Hasta qué punto el programa apuesta por la improvisación?

–El espíritu es tener siempre una escaleta y mantener un cierto orden, pero no es un programa en el que vayan a estar escritas las preguntas, ni establecido el orden que se va a seguir. Queremos que tenga ese punto de espontaneidad y naturalidad, con rigor informativo y cercanía con la gente.

–¿Nota más presión que cuando participa como colaborador?

–Sin duda, la televisión y el 'prime time' tienen una responsabilidad elevada, pero esto es un oficio. Mis amigos de la infancia son panadero, albañil, otro tiene una granja... Intento no ponerme más nervioso que cuando ellos se levantan para repartir el pan, a la granja, o a la obra. Lógicamente hay responsabilidad y nerviosismo, pero procuro tomarlo como algo natural. A veces creo que está como muy sobredimensionado lo que se hace en la tele. Uno sale en la tele igual que hay otro que trabaja en el andamio.

–¿Y en cuanto a otro tipo de presiones?

–Sí, las hay. A veces lo que cuentas tiene una amplificación porque molesta. Si lo que cuentas molesta, hay quien va a intentar que no sigas con ello.

–¿Cómo se le ocurrió el formato?

–Me gusta tener siempre varias ideas e ir dándoles vueltas. Siempre pienso que el mejor programa está por hacer. Buscaba algo dentro de lo posible, y con mimbres que me interesaban, como algo tan sencillo, y a veces tan complicado, como es contar lo que pasa. Ese es el espíritu de este programa, y me apetecía hacerlo con participación, y no solo en un plató, sino moviéndonos.

–Se le ve cómodo hablando con la gente...

–Me gusta escuchar y hablar con la gente, que es algo que en los pueblos se desarrolla más: hablar con la gente con mucha naturalidad. Es una suerte poder sonreír en directo e intentar buscar ese punto de sonrisa en una noticia dramática. Al mal tiempo, buena cara. Me gusta también jugar con la ironía, y escuchar a los afectados y a los protagonistas.

 

Fotos

Vídeos