8 pasos para mejorar la recepción del WiFi en toda la casa

8 pasos para mejorar la recepción del WiFi en toda la casa

Importa desde la ubicación de router hasta la basura digital de los dispositivos conectados

SARA BORONDO

La cantidad de aparatos con acceso a Internet que hay en cada casa son cada vez más y, aunque algunos -como el PC- es probable que estén conectados al router mediante cable, la mayoría (la tablet, los móviles, la televisión inteligente, la impresora, una consola…) utilizan una conexión sin cables Wireless Fidelity (Wi-Fi). Por eso es importante que funcione bien y se pueda jugar, imprimir o navegar sin problemas desde cualquier habitación. Estas son 8 medidas muy sencillas que pueden ayudar a que la señal inalámbrica de Internet llegue a toda la casa con la velocidad apropiada:

1.

Elegir bien la ubicación del router

Lo más habitual es colocarlo cerca de la ventana o balcón por la que entra la conexión de internet al hogar desde el exterior, para no tener que establecer una red de cableado demasiado larga que pase de una habitación a otra, pero así buena parte de la señal sale también por la ventana. El mejor sitio para colocar el router es el centro de la casa, a la altura de los ojos o más arriba -pero no cerca de la pared ni del techo- y lejos de otros dispositivos que puedan provocar interferencias como teléfonos inalámbricos, otros router, impresoras, zonas con muchos cables o bombillas halógenas. Las paredes y armarios afectan a la intensidad de la señal, sobre todo si son metálicos.

2.

Comprobar la velocidad del Wi-Fi

Hay numerosas páginas que ofrecen test gratis de velocidad, solo hay que teclear en el buscador «test de velocidad» y elegir alguna de las opciones. Algunas operadoras como Movistar o Vodafone incluyen este servicio. Conviene repetir las pruebas desde distintos sitios de la casa.

3.

Actualizar el router

Los fabricantes mejoran en cada actualización del firmware el rendimiento de sus dispositivos. En el caso de los routers cedidos por la empresa suministradora de internet, es la propia proveedora la que lo actualiza, así que no hay que hacer nada, pero si el router es comprado hay que escribir en el navegador la IP que indique el fabricante, introducir el usuario y la clave que se indicaron al instalar el router y descargar e instalar la actualización del firmware.

4.

Determinar si hay un problema en la recepción del Wi-Fi en algún punto

Aunque el router esté bien ubicado, puede que en casa (o en la oficina) haya zonas grises a las que la señal llega pero poco o incluso puntos ciegos, sin Wi-Fi. Para ello hay que utilizar una aplicación como 'WiFi Heatmap' (hay que dibujar un mapa de la casa a mano y seguir las indicaciones de la aplicación) o, en el PC, crear el mapa con 'NetSpot' para ver dónde se pierde la cobertura.

5.

Colocar bien las antenas

Si el router tiene antenas externas, hay que asegurarse de que están colocadas bien. Lo más habitual es que una esté apuntando hacia arriba y la otra hacia un lado, en un ángulo de 90º.

6.

Revisar los dispositivos

A veces el problema no está en la conexión Wi-Fi, sino en los dispositivos que se conectan a ella. Si alguno va demasiado despacio o no puede detectar la red es recomendable reiniciarlo, sobre todo si está siempre conectado. El exceso de cookies, de archivos y la basura digital (archivos que han perdido su utilidad, aplicaciones que ya no se usan, archivos duplicados...) también pueden ralentizar la memoria del dispositivo y reducir la velocidad. Siempre es aconsejable mantener el espacio bajo control y una buena ayuda pueden ser aplicaciones o programas específicos.

7.

Cambiar el canal del Wi-Fi

Si hay muchas redes activas en el edificio es posible que hagan interferencias con la red de casa. Para evitarlo, se puede cambiar el canal del Wi-Fi hasta encontrar otro que esté más despejado. Para ello hay que acceder al panel de control del router entrando en la IP que indique el fabricante (suele estar también indicada en una etiqueta pegada en la parte trasera o inferior del router) y seleccionar manualmente un canal que esté poco saturado; hay aplicaciones que analizan los Wi-Fi como 'Analizador de WiFi' o 'WifiAnalyzer' que dicen qué canales utilizan las redes que hay alrededor, así como un listado con los canales menos utilizados. En España se pueden utilizar del 1 al 13. Tal vez algunos routers que tengan un firmware modificado ofrezcan la posibilidad de usar el canal 14, pero está prohibido, por eso en España los routers de serie no incluyen esta opción.

8.

Ampliar la red

Si la casa es demasiado grande para que la pueda cubrir el router se puede optar por cambiarlo por uno más potente (por un precio de unos 200€); instalar un repetidor o extensor (por bastante menos dinero) o llevar Internet a través de la red eléctrica mediante dispositivos PLC con Wi-Fi. El extensor Wi-Fi recoge la señal del router y la amplía.

Al comprar el repetidor, teniendo en cuenta los routers actuales WiFi AC (que tienen dos bandas Wi-Fi, una de 2.4 y otra de 5 GBZ), debe ser un amplificador Wi-Fi de doble banda (dual band); los hay básicos a partir de 40€ y modelos con más prestaciones por unos 80€. También hay que tener en cuenta la velocidad de conexión que hay contratada en casa; si es de 500Mbps y el repetidor es de 300Mbps, no se le sacará el máximo provecho. La recomendación más extendida es comprar un expansor que pueda ir a una velocidad mayor que la que se tiene contratada en casa. También hay que tener en cuenta si se va a conectar al repetidor algún dispositivo por cable.

Es importante dónde se coloque el repetidor; ya que debe recibir la señal con la fuerza suficiente para poder repetirla con intensidad. Como realiza mejor su función es cuando se coloca en un punto intermedio entre el router y los dispositivos que están más lejos. No es difícil colocarlos bien ya que suelen tener un sistema luminoso que indica si está recibiendo bien la señal e incluso algunos tienen una app. Para que empiece a funcionar el extensor hay que 'sincronizarlo' con el router. La manera más sencilla de hacerlo es a través del WPS (Wi-Fi Protect Setup), pulsando el botón del router que indica WPS y luego el botón del mismo nombre del extensor. Aunque es el método más sencillo, si lo que se busca es una conexión realmente segura es más recomendable conectar los dos aparatos de forma manual, entrando en la web o dirección IP que indiquen las instrucciones del repetidor.

Síguenos en: