Se buscan 'novios' para la anchoa

Anchoa con pan, queso, membrillo y pasas. Una forma de explorar armonías. :: javo d./
Anchoa con pan, queso, membrillo y pasas. Una forma de explorar armonías. :: javo d.

La Cofradía y Umami presentan 'Territorio Anchoa', tres catas para explorar las mejores armonías con una joya

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

Dicen de ella que en cualquier circunstancia brilla por sí misma, porque tiene luz propia, como las mejores joyas; que sabe comportarse muy bien en solitario, sin rechazar las buenas amistades. Hay quien incluso va más allá y se atreve a afirmar que es muy promiscua, «que se casa con cualquiera cuando le interesa». Su capacidad de atracción es suficiente para poner de acuerdo a las gentes de las dos orillas y cuando desfila por la pasarela las miradas se concentran en su fino, delicado y pulcro cuerpo.

No se equivoquen, no piensen mal..., estamos hablando de la anchoa, una de las siete maravillas de la gastronomía de Cantabria, una tarjeta de presentación y una seña de identidad para cuya promoción se ha ideado 'Territorio Anchoa 2019'.

La iniciativa conjunta de la Cofradía de la Anchoa de Cantabria, con sede en Santoña, y de la Asociación de Catadores Umami, con sede en Laredo, impulsa una serie de actividades que ayer fueron presentadas en un acto social que se desarrolló en la cafetería-restaurante El Muelle del Centro Botín.

Ambas instituciones sin ánimo de lucro, tomando como punto de partida que aún «queda mucho por hacer para dar a conocer suficientemente la anchoa», han promovido la organización de tres eventos para descubrir las mejores armonías de la anchoa con panes, quesos y vinos. Y para no ir en solitario en este 'viaje' la Cofradía y Umami han involucrado –y cuentan con su colaboración– a las cofradías de pescadores de Santoña, Colindres y Laredo; a productores artesanos de pan, de quesos y de vinos; a la Odeca y a la Consejería Medio Rural, Pesca y Alimentación; a cocineros y empresarios de hostelería; y a Cantabria en la Mesa, el suplemento de gastronomía de El Diario Montañés.

La primera de las catas-maridaje tendrá lugar el 9 de febrero en la Cofradía de Pescadores de Santoña, a las 12 horas. Se armonizarán anchoas de Catalina con panes de La Asunción (Torrelavega). El 15 de junio, en la Cofradía de Pescadores de Colindres, las anchoas de Velmar se contrastaráncon quesos de Quesoba, Las Garmillas, La Pasiega de Peña Pelada y La Jarradilla. Y el 23 de noviembre, la Cofradía de Pescadores de Laredo acogerá la cata de anchoas de La Laredana con vinos de Casona Micaela, Lusía, Valdelacierva y Laparra.

Cada actividad tendrá un aforo máximo para un centenar de personas, pudiendo los interesados adquirir a un precio módico entradas para participar en cada cata.

Respaldo

La iniciativa, que está coordinada por Pedro Benavent (Cofradía) y Ángel Luis Gómez Calle (Umami), fue presentada ayer en un acto que condujo Javier González, al que asistieron unas setenta personas y en el que intervinieron el propio Ángel Luis; el patrón mayor de la Cofradía, Tino Sampedro; la directora general de Pesca y Alimentación, Marta López, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual.

Entre los asistentes estaban los alcaldes de Santoña –Sergio Abascal– y Colindres –Javier Incera–, ediles de Laredo, el director de la Odeca –Fernando Mier–, representantes de los pescadores, productores artesanos de las empresas que participan en las catas, empresarios de hostelería, cocineros como Toni González (El Nuevo Molino) o David Pérez (Ronquillo) o miembros de la propia Cofradía y de Umami.

Entre tanta joya, producto rico y atractivo, ¿encontrará 'novio' la anchoa que esté a su altura? El resultado, en Santoña, Laredo y Colindres.

 

Fotos

Vídeos