Cordero con crema de coliflor

Un guiso apto para el verano

Para esta receta se recomienda utilizar cuello de cordero. :/
Para esta receta se recomienda utilizar cuello de cordero. :
Ricardo Ezcurdia
RICARDO EZCURDIA

Durante el verano preferimos comer cosas mas bien frescas, como ensaladas, cremas frías o gazpachos. Pero no debemos olvidarnos de los guisos, la cuchara y demás, porque son importantes para tener una dieta equilibrada. Además, apetecen de vez en cuando aunque en alguna ocasión no sean compatibles con el calor.

Y es que guisar siempre es un placer porque es sinónimo de tradición y no sólo por eso, también por satisfacción personal, porque el resultado es una fiesta del sabor y lo que es más importante, nutricionalmente hablando muy interesante.

Pues bien, esta semana os propongo un guiso de cordero clásico que vamos a acompañar con una crema de coliflor exquisita. Para lo cual vamos a utilizar preferiblemente el cuello del cordero, que es una parte, aunque mas grasa, muy sabrosa y aporta mucho sabor. Solo tenéis que pedirle a vuestro carnicero de confianza que os lo prepare para guisar. Éste es un plato ideal para los que se estén iniciando en la cocina, porque es muy sencillo de preparar y reconforta enormemente el resultado, además de económico que siempre viene bien.

Comenzamos pelando una cebolla y la cortamos en cuadritos pequeños. Disponemos después un par de dientes de ajo, 3 zanahorias peladas y picadas y pulpa de pimiento choricero. Una vez que tengamos las verduras preparadas nos ponemos con la carne: la sazonamos bien por todas partes, con sal y pimienta y en una cazuela la vamos dorando con un chorrito de aceite de oliva. Una vez rehogada y cuando tenga un bonito color dorado la sacamos y la reservamos. En la misma cazuela vamos añadiendo la cebolla, la zanahoria y el ajo. Ponemos un poco de sal y vamos 'levantando' los restos de cordero que hayan podido quedar pegados en el fondo de la cazuela. Estos harán que adquiera el guiso un color un poco mas tostado y un sabor excepcional.

Un a vez que la verdura esté bastante blandita añadimos la carne de pimiento choricero, lo movemos todo bien y agregamos un vaso de vino blanco y medio de vinagre de manzana. Después subimos el fuego y dejamos que vaya evaporándose el alcohol, añadimos un poco de agua, bajamos el fuego y lo tapamos, no del todo pero casi. Dejamos la tapa apoyada dejando una rendija pequeña que haga que vaya saliendo el vapor y el magnífico olor. Guisamos durante al menos una hora. Durante este tiempo iremos preparando el acompañamiento, la crema de coliflor, que no puede ser más rica y más sencilla.

Lógicamente necesitaremos una coliflor, no muy grande, un puerro, una cebolla, un poco de caldo de verdura y poco mas. En una cazuela con un poco de aceite de oliva añadimos el puerro bien picado y seguidamente la cebolla, igualmente picada. Lo movemos hasta que esté transparente, no queremos que coja color. Cortamos la coliflor en trozos no muy grandes y la añadimos a la cazuela. Mojamos con el caldo de verduras y lo ponemos a cocer, durante unos 20 minutos. Trituramos y colamos para que nos quede lo mas fina posible.Queremos que sea un poco consistente, que no sea una crema muy ligera, así que al triturar retiramos parte del caldo y si necesitamos mas lo vamos añadiendo en función de la textura que le queramos dar.

Montamos el plato con la crema de coliflor en el fondo y por encima los trozos de cordero con esa salsa que os va a dejar sin sentido.