¡Ojo con las ensaladas!

Toda la verdura que vayamos a consumir en crudo, aunque la hayamos comprado encerradas en bolsas de papel trasparente debemos lavarla con cuidado

¡Ojo con las ensaladas!
José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

Nos llegan noticias alarmantes desde Estados Unidos con respecto a las ensaladas, que se han convertido en la principal fuente de intoxicación alimentaria en aquel país y que ha ocasionado varias muertes. Y «cuando las barbas del vecino….». Es decir, debemos de tomar algunas precauciones porque es un problema que nos puede llegar en cualquier momento. Este brote de 'E. coli' en EEUU se debe fundamentalmente al consumo de lechuga y otros vegetales de hoja, sin tomar las precauciones más elementales. Sobre todo con esa moda de las ensaladas mezcladas, cortadas, lavadas y listas para consumir.

Estos preparados de verduras embolsadas en papel transparente se pueden convertir en una auténtica bomba para la seguridad alimentaria. También es un problema la afición a las verduras orgánicas que a veces compramos en mercadillos y que realmente ni sabemos con qué agua han sido regadas, ni el procesamiento posterior al que han sido sometidas.

Hoy día, en los países desarrollados, la mitad de todas las intoxicaciones alimentarias son causadas por vegetales que se consumen crudos: frutas y verduras. Se han reducido mucho las intoxicaciones por el marisco, pescado, carnes, lácteos, huevos y otros productos. Se debe a que estos alimentos están mucho más controlados en todas las etapas desde su producción o recogida hasta el consumo en la mesa, que las verduras. También se debe al mayor consumo de verduras crudas y orgánicas.

Esto de la ecología está muy bien pero nunca estamos seguros de la calidad del agua que utiliza el paisano para regar el huerto.

La agricultura industrial de mezclas de vegetales semi procesados, la agricultura ecológica y de proximidad pueden ocasionarnos problemas de salud si no adoptamos unas sencillas medidas de prevención. Toda la verdura que vayamos a consumir en crudo, aunque la hayamos comprado encerradas en bolsas de papel trasparente debemos lavarla con cuidado. En sus hojas pueden llevar huevos de parásitos o insectos (pulgones) que acabarán en nuestro intestino. Si esas verduras las hemos comprado en puestos de la calle, además debemos de mantener las verduras sumergidas un rato en agua con unas gotitas de lejía y luego aclararlas en agua limpia. Así eliminamos cualquier bacteria que lleven.

Una atención especial debemos tener con las bolsas que contienen mezclas de vegetales troceados. Si la vamos a consumir entera, debemos verterla sobre un recipiente lleno de agua y lavarla. Además de eliminar cosas indeseables hidratamos las hojas de las plantas con lo que tendrán una textura más crujiente y mejor sabor.

El problema más grave es cuando somos pocos en casa y una de esas bolsas nos sirve para más de una ocasión. Nunca debemos de tocar esas verduras con las manos. Verteremos sobre el agua solo aquella porción que vamos a consumir. Nuestras manos, por muy limpias que parezcan, siempre llevan algunos bichitos. Si sacamos de la bolsa los vegetales con nuestros dedos siempre se contamina lo que queda. Y que volvemos a encerrar en la misma bolsa.

Hay que disfrutar de la salud y del placer que nos proporcionan las ensaladas crujientes y bien aderezadas. Solo tenemos que evitar que se nos cuele algún invitado no deseado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos