Los mejores bocadillo solidarios

Mikel Zeberio, Violaya Sánchez y Carlos Crespo, en el Palacio de la Magdalena. :/María Gil Lastra
Mikel Zeberio, Violaya Sánchez y Carlos Crespo, en el Palacio de la Magdalena. : / María Gil Lastra

Carlos Crespo presenta su libro cuya recaudación irá a la Cocina Económica

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

De regreso a Santander, en aquella temporada en la que, junto a Paco Quirós, emprendía el proyecto del restaurante La Bien Aparecida, en la calle Jorge Juan de la capital madrileña, Carlos Crespo empezó a darle vueltas a la cabeza para ver de qué forma podía ayudar, como hacía habitualmente, a las Hermanas de la Caridad, encargadas de la Cocina Económica. De aquel solitario viaje en coche surgió el libro 'Un Buen Bocadillo. Los mejores bocadillos del mundo: recetas alternativas, sabrosas y originales de los mejores chefs de España para preparar en casa', que el miércoles se presentó en el Palacio de la Magdalena.

El propio Carlos Crespo -propietario en Santander del Riojano y El Solórzano y en Madrid de La Bien Aparecida, La Maruca y La Primera-, promotor del libro editado por Planeta Gastro; Violaya Sánchez, coordinadora, y Mikel Zeberio, autor y recopilador de las recetas, fueron los encargados de presentar el ejemplar ante un numeroso grupo de personas, entre las que se encontraban precisamente algunos de los cocineros cántabros que han participado en el proyecto. El resto de las recetas corresponden a chefs de fuera de la región, todos ellos muy conocidos.

Carlos Crespo explicó como el libro, cuya cuantía por la venta irá a la Cocina Económica -vecina del Riojano-, comenzó con la receta de «los bocadillos que pedí a cocineros de Cantabria y ahí empezó a tomar forma. Le pedí también ayuda a Carlos Rolando, un amigo ya fallecido, premio nacional de diseño. La repuesta fue muy buena, unos y otros fueron dando a conocer el proyecto y la cosa fue creciendo. Con la ayuda de Mikel Zeberio se sumaron más cocineros». Tras fallecer Carlos Rolando, continuó con el trabajo su hija Amaya que también, a través de su estudio Mandaruixa, aportó una receta al libro cuyo diseño quedó en sus manos.

El libro, prologado por José Carlos Capel, tiene 320 páginas y un precio de 24,50 euros. Está a la venta desde septiembre

Continuó Crespo señalando que en el libro, «están todos los que han querido estar -hay más de un centenar de autores- y no ha habido limitaciones. Se han repetido ingredientes: calamares, sardinas... Y, además, se le pidieron recetas a tres o cuatro panaderías importantes como Barriga, Harina, Triticum o Panic. En esa época se abría La Bien Aparecida y la restauradora del local, Sandra Tarruella, también nos hizo un bocadillo».

Mikel Zeberio, gastrónomo, periodista, famoso, televisivo... se ha ocupado de recopilar las recetas, plasmarlas en este libro solidario y, también, de escribir el epílogo. Él llevó el peso de la presentación en cuanto. «El bocadillo es algo importante, el bocadillo no deja de ser un plato con muchos ingredientes, distintos panes, dulces y salados. El de chocolate en aquellos panes de viena o fabiola. Me da pena haber dejado a un lado todo esto», aseguraba Zeberio tras referirse a los implicados en la elaboración del libro como «una gran familia, a la que agradecer ese motor constante, dando leña y echando leña al fuego».

Se refirió también al pan de molde «al que ahora le quitamos la corteza», el tostado, el pan bao, el de sandwich...» Y, además, sentenció: «antes el bocadillo tenía el carácter de merienda, pero tiene otro, el de las once de la mañana, el tentempié, ese bocadito forma parte de la tapa y del pincho. Bocadillo que es para nosotros, pero para otros burrito, kebab, tortilla, chusco...» Calificó como «tremendo» al pepito «de filete de rabadilla hecho a la sartén por tu madre».

Él, sin embargo, en su bocadillo para la obra de Carlos Crespo se decanta por una careta «u oreja», frita con huevo bien batido. Aportan sus recetas cocineros de la talla de Carme Ruscalleda, Alberto Chicote, Eneko Atxa, Ferrán Adriá, Joan Roca, Juan Mari y Elena Arzak, Arguiñano, Mario Sandoval, Paco Torreblanca, Subijana, Sergi Arola... Y los cántabros, Ignacio Solana, Jesús Sánchez, Óscar Calleja, José Manuel de Dios, Joseba Guijarro, Paco Quirós, etc. Para destacar, entre otros, el de Pedro Larumbe, de huevos fritos, patatas y chistorra, el que comía camino de casa después del trabajo. O ese de huevo cocido, tomate y jamón York de las Hijas de la Caridad, que dan de comer todos los días a 150 personas y, de cenar y desayunar, a 120.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos