¿Conoces las propiedades del membrillo?

Membrillos y dulce. :: dm/
Membrillos y dulce. :: dm

También conocido como la 'manzana de oro', este aromático fruto milenario cambia de textura y sabor una vez cocido

ALICIA DEL CASTILLO

El membrillo es el fruto del Cydonia oblonga, un árbol frutal del mismo nombre -membrillo o membrillero-, que ya se cultivaba en Babilonia en el año 4000 a. C., siendo originario de los bosques de países asiáticos como Armenia y Turquía. Los griegos conocían una variedad común que obtuvieron en la ciudad de Cydon, en la isla de Creta (de ahí su nombre científico) y dedicaban este fruto a Venus, ofreciéndolo como símbolo de la felicidad, del amor y de la fecundidad por su forma y aroma.

Los romanos fueron quienes comenzaron a consumirlo asado con miel y en la Edad Media, para reyes y nobles el fruto del membrillo era un alimento placentero, suave y delicado; los árabes le dieron un uso medicinal y los españoles fueron quienes lo introdujeron en América.

Su carne o pulpa es de color blanquecino, poco jugosa y tiene un sabor ácido y áspero, muy astringente, por lo que no se consume en crudo sino cocinado, principalmente asado o transformado en el clásico dulce de membrillo, la pareja perfecta de cualquier queso. Por lo general suele acompañarse con quesos tiernos, frescos o poco curados pero si se acompaña con un queso azul o picón el resultado es realmente sorprendente.

En España, donde se recogen unas 7.000 toneladas, se cultivan en la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía mayoritariamente, también en la cuenca del Mediterráneo, en los Balcanes y en el centro y sudoeste de Asia. El tamaño, de buen calibre -unos 250 gramos cada pieza-, varía de forma (redonda o de pera-manzana) según las variedades: Común, Esferoidal, de Fontenay, Gigante de Wranja, esta última es la más comercializada en España). El otoño es su temporada pero suelen encontrarse hasta el mes de febrero ya que presentan una buena conservación.

A diferencia de las manzanas y las peras, dos frutos a los que se asemeja en color y forma, la piel del membrillo está recubierta de una pelusa que lo protege durante el verano de los insectos y otras enfermedades y justo en el momento de su madurez, en el otoño, se desprende para dejar al descubierto una piel aromática con un color amarillo dorado que llama la atención, de ahí que también se conozca al membrillo como la 'manzana de oro'.

Propiedades nutricionales

Desde el punto de vista nutriticional, el membrillo tiene bajo contenido en azúcares y por lo tanto aporta muy pocas calorías siempre que no se consuma en forma del conocido dulce de membrillo. Es rico en potasio, su vitamina C se pierde una vez cocinado pero las propiedades saludables del membrillo se presentan en forma de fibra (pectina y mucílagos) y taninos. Es por ello que se trata de un fruto astringente. También contiene ácido málico, ácido orgánico que forma parte del pigmento vegetal que proporciona sabor a la fruta, con propiedad desinfectante y favorece la eliminación del ácido úrico.

Al contener pectinas, es recomendable para las personas con alto nivel de colesterol, y su bajo contenido en sodio la hacen especialmente recomendable para las personas con la tensión alta.

El origen de su nombre en castellano viene de la palabra 'mimbre' y es que las ramas de este frutal son tan flexibles y resistentes como las del arbusto que se utiliza para hacer cestos, muebles y otros objetos.