¿Cómo podemos saber si una miel es pura?

En la etiqueta podemos comprobar si la está adulterada, lo mismo que si al coger una cucharada y darle la vuelta se cae muy rápido o si se disuelve fácilmente en agua o leche templada

Rubén Varona, apicultor (Colmenares de Vendejo), miel con DOPde Liébana. /Javier Cotera
Rubén Varona, apicultor (Colmenares de Vendejo), miel con DOPde Liébana. / Javier Cotera
José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

La miel es de esos alimentos que se deben consumir con frecuencia pero en pequeñas cantidades. Es un condimento de gran valor gastronómico.

La miel es una mezcla natural de azúcares con algunas vitaminas, aminoácidos, minerales y algunas otras sustancias desconocidas. Se le atribuyen numerosas propiedades pero no están bien confirmadas. Solo las propiedades que tienen que ver con el alivio de irritaciones de garganta se utilizan en medicina. La fabrican las propias abejas en sus estómagos a partir del polen y néctar que recolectan de las plantas.

Aunque es un producto natural, su consumo debe ser moderado por la enorme cantidad de azúcar que contiene. Pero la miel es, después del aceite de oliva y la leche, el alimento más adulterado. En las estanterías de las grandes superficies podemos encontrar dos tipos de adulteraciones.

En primer lugar tenemos miel de verdad pero de la que no sabemos su procedencia. Importamos unas 30.000 toneladas al año sobre todo de China y México. En España consumimos 34.000 toneladas al año de las cuales el 85 por ciento es miel importada. Y, sin embargo, los apicultores españoles acumulan grandes excedentes de una de las mejores mieles del mundo, sin vender.

En segundo lugar está la miel a la que le han añadido cantidades variables de jarabes de maíz o de caña de azúcar. Esto convierte al producto en un dulce sin ningún valor nutricional. Son líquidos dulces y pegajosos que apenas tienen nada que ver con lo que elaboran las abejas.

La miel es un producto que se puede consumir nada más recolectado, como sabemos los que hemos tenido la fortuna de chupar un trozo de panal. Sin embargo, antes de su comercialización en grandes superficies, las distintas empresas la suelen procesar para filtrar sus impurezas. Por el camino desaparecen la mayor parte de enzimas, minerales y vitaminas y los otros nutrientes beneficiosos.

¿Cómo podemos saber si una miel es pura? Primero consultar la etiqueta, lo que nos dará algunas pistas. Las mieles más puras suelen contener impurezas polen, fragmentos de cera (antes hasta te podías encontrar una abeja muerta), tienden a cristalizar y las burbujas que se formen en su interior son persistentes. Por el contrario, es casi seguro de que se trate de una miel adulterada si al coger una cucharada y darle la vuelta se cae muy rápido, si se disuelve fácilmente en agua o leche templada, y si moja el papel al echar una gota. En internet hay muchas más pruebas.

¿Dónde comprar miel pura, garantizada? En Cantabria tienen a su disposición cuatro variedades de miel natural de calidad controlada: de brezo, de eucalipto, del bosque y multi floral. La miel de Liébana tiene su propia denominación de origen. Pueden comprar esta miel natural en los comercios, pero en el municipio de Campoo de Yuso se celebran todos los años, creo que en agosto, la Feria de la Miel. Es una buena ocasión para pasar un día agradable y aprovechar para recargar las existencias de una miel de gran calidad.

 

Fotos

Vídeos