«No es lo mismo comida preparada que comida 'basura'»

Juan Carlos González Gutiérrez y Francisco González Crespo. /Javier Rosendo
Juan Carlos González Gutiérrez y Francisco González Crespo. / Javier Rosendo

Los propietarios de Tu Cocina Tradicional, Francisco González Crespo y Juan Carlos González Gutiérrez, llevan cuarenta años trabajando en Canezón de la Sal donde elaboran productos tradicionales sin conservantes ni aditivos

DIEGO RUIZ

Con unas amplias instalaciones en Cabezón de la Sal y la experiencia de cuarenta años en el sector, la empresa Tu Cocina Tradicional, que lideran Francisco González Crespo y Juan Carlos González Gutiérrez, elabora un amplio catálogo de comida preparada, que va desde unas patatas con y sin cebolla listas para preparar una tortilla, a toda una gama de pudins, sin olvidar los cocidos montañés y lebaniego. Con una cartera de 500 clientes, factura al año unos 600.000 euros. Con ocho trabajadores, todos cocineros, apuesta por la gastronomía regional, con recetas caseras sin aditivos ni conservantes, con el convencimiento de que no se debe asimilar la comida preparada con la comida 'basura'.

-¿Qué es Tu Cocina Tradicional, cuándo surge y quiénes están al frente?

-Nos gusta definir a Tu Cocina Tradicional como un equipo de personas que suman más de 40 años de experiencia en el sector de la alimentación y que elabora productos tradicionales aplicando sólo técnicas de conservación basadas en tratamientos térmicos, sin conservantes, sin aditivos. Provenimos de diferentes campos relacionados con la industria alimentaria y nuestro origen parte de la restauración. La empresa se originó bajo la reconocida marca de grupo Rhin en el año 2005. A finales del 2015, Francisco González Crespo y Juan Carlos González Gutiérrez, adquirimos la empresa con la idea de relanzarla y posicionarla en lugar relevante dentro del panorama regional y nacional. Juan Carlos es cocinero con 30 años de experiencia en la cocina y la gestión de industrias alimentarias, y Francisco es quien aporta el conocimiento sobre la tecnología industrial con otros tantos años de experiencia en el sector de maquinaria e industria agroalimentaria, hacen que TCT sea una empresa versátil. Entendiendo esta como la capacidad de adaptación a las propuestas de los clientes y a la capacidad establecer diferentes líneas de productos muy diversos, con la máxima calidad y de una manera artesanal y tradicional y a la vez, con carácter productivo.

La empresa se originó bajo la reconocida marca de grupo Rhin en el año 2005.

-¿Qué productos elabora y a quién se distribuyen?

-Ese aspecto positivo de nuestra versatilidad hace que tengamos líneas diferentes de elaboración. De esta forma contamos con productos de V Gama pasteurizados, listos para su consumo como cocido montañés, alubias rojas con matanza, tallarines con setas y bacon, berenjenas rellenas, pimientos rellenos de morcilla, de carrilleras de vacuno, de espinacas y gambas, merluza en salsa verde, carrilleras de cerdo, albóndigas de Tudanca... Además, contamos con una línea de pudines en formatos de 550 g, horneados y pasteurizados, de cabracho, de puerros y queso, de pimientos con anchoas. Otra línea de producto esterilizado que va desde una gama de pudines en cristal en formato de 110 g, hasta otra que se está desarrollando de platos de cuchara dónde no podrán faltar el cocido montañés y el lebaniego. Y también postres lácteos como el flan de queso, de café y de chocolate (recetas originales de su creador) y la crema de orujo cántabra, elaborada con orujo de la Tierruca. Y por último, nuestro producto estrella, las patatas preparadas para tortillas. Patata pochada con cebolla o sin cebolla. Las diferentes gamas de productos están pensadas tanto para el canal Horeca como para el libre servicio, cada una con sus formatos.

-¿Cuáles son las especialidades más demandadas por el público?

-El preparado de tortilla y la crema.

-¿Quién o quiénes son los encargados de elaborar los distintos productos: Cocido montañés o lebaniego, pimientos rellenos, carrilleras, etc?

-Las recetas son de Juan Carlos González Gutiérrez, aunque también aportan los cocineros, dado que los trabajadores son todos cocineros, no solo son operarios.

-El preparado para tortilla, ¿a quién va dirigido?

-El 90% de la venta de preparado de tortilla va dirigido al canal hostelero porque facilita mucho el trabajo. Ofrecemos patata pochada, lista para añadir al huevo y cuajar al gusto. Evitamos todo el trabajo previo de pelar, picar y freír. Pero aunque este es el más vendido en el canal hostelero, también tiene su público en la venta directa o a través de supermercados dado que cada vez la gente tiene menos tiempo para cocinar.

«En España llevamos una década prodigiosa culinaria y gastronómicamente hablando. Eso se nota también en Cantabria»

-En la actualidad ¿se preparan nuevos productos?

-Siempre se están desarrollando, probando y realizando pruebas, nuevas recetas, mejora de las existentes. Es algo inherente a nuestro espíritu. Actualmente estamos trabajando nuevos lanzamientos de platos preparados para el canal hostelero y el libre servicio.

-¿Qué cartera de clientes tienen?

-Contamos con una cartera de unos 500 clientes, entre hosteleros, tiendas de alimentación, distribuidores y cadenas de supermercados.

- ¿Cuánto factura la empresa al cabo del año?

-Facturamos actualmente unos 600.000 euros.

-¿El futuro pasa por la cocina preparada lista para consumir?

-Por suerte o por desgracia si. Por suerte, porque a nosotros nos da trabajo. Por 'desgracia', porque hay muchas empresas que hacen comida preparada con aditivos, conservantes o espesantes y eso no nos gusta. Las multinacionales abaratan costes utilizando productos no muy sanos... y al final eso perjudica al cliente, ya que asimila comida preparada con comida 'basura'. Creemos que el futuro, o al menos el nuestro, pasa por ofrecer productos listos para consumir, pero bien cocinados, sanos y sin conservantes. Y aquí es donde nosotros nos distinguimos, porque proponemos productos naturales: cocina tradicional, sin aditivos ni conservantes.

«Hay muchas empresas que hacen comida preparada con aditivos, conservantes o espesantes y eso no nos gusta»

-¿Qué productos emplean en sus preparaciones?

-Únicamente trabajamos con materia prima de mercado. Dentro de nuestras posibilidades intentamos trabajar con productos locales: leche, berza, productos de la matanza, verdura... Cocinamos los alimentos para después envasarlos y pasteurizarlos con el único fin de poder transportarlos y darles caducidad.

-¿Cómo son las instalaciones que tienen en Cabezón de la Sal?

-Contamos con unos 1.100 metros cuadrados de instalaciones, que nos permiten elaborar productos artesanos cumpliendo con las normativas sanitarias vigentes.

-¿Cuántos trabajadores tiene la empresa?

-Somos ocho personas.

-¿Cuál es el momento actual de la gastronomía en Cantabria?

-Llevamos una década que podríamos denominar como prodigiosa, culinaria y gastronómicamente hablando, a nivel nacional. Y eso también se nota en Cantabria, sobre todo estos tres o cuatro últimos años. Las empresas de alimentación debemos de aprovechar este tirón tan importante. Desde nuestra humilde posición queremos hacer hincapié en la comida de siempre, en la de nuestras madres y abuelas, en las de nuestros cocineros de todos los días. De siempre se ha comido bien en Cantabria y de echo cuando sales de la región y dices de dónde vienes, la gente suele decirlo, que en Cantabria se come bien.

-¿Qué otras actividades al margen realiza la empresa?

-El año pasado asistimos a las dos ferias internacionales Alimentaria Barcelona y Gourmets en Madrid, con el fin de posicionarnos en el mercado nacional. A nivel regional colaboramos con Carrefour dando degustaciones en sus centros comerciales así como en la Vuelta Ciclista con el fin de que la gente nos conozca.