¿Qué es el té del puerto?

Planta con la que se elabora el té del puerto. :: dm/
Planta con la que se elabora el té del puerto. :: dm

Esta bebida está tradicionalmente vinculada a la comarca de Liébana, pero se consume en toda la región por igual

Isabel González Casares
ISABEL GONZÁLEZ CASARESTorrelavega

En Liébana es tan típico tomar y pedir un té del puerto, como lo puede ser en cualquier otro rincón de Cantabria, del país y del mundo, tomarse un café. Aunque el nombre de la planta que se utiliza para elaborar tan reconstituyente bebida resulta no tan fácil de pronunciar, ni tan poco conocida: la Sideritis hyssopifolia. Es una planta de la familia de las labiadas que crece en pastizales de alta montaña, sobre roquedos calizos y que está extendida de España hasta Italia. Normalmente no supera los 40 centímetros de altura y crece formando matas. De pequeñas flores amarillas en forma de espiga, es muy popular por sus usos medicinales en el norte, utilizándose como digestivo, antidiarréico y tónico. La medicina popular la ha utilizado en infusión, tintura e incluso en ramilletes aromáticos, dada su agradable fragancia.

Lo más clásico es tomarlo en la sobremesa, especialmente si se está en pleno invierno. Su 'gracia' reside en que a la infusión de esta planta se le añade orujo, lo que le da más fragancia. Se puede preparar en casa muy fácilmente. Se adquieren los ramilletes (traídos de los pastizales de los puertos de los Picos de Europa) y que se pueden encontrar fácilmente en tiendas de alimentación, en temporada, claro está. Un ramillete es suficiente para varias infusiones, manteniéndose fresco bastante tiempo. Y se añade un chupito de orujo y azúcar al gusto.

Pero volviendo atrás sobre la vida de la Sideritis Syriaca, se descubre que esta planta, conocida popularmente como té de montaña, es medicinal, perteneciente a la familia de las labiaceae, originaria de Europa. Dioscórides, médico y botánico griego, la recomendaba para muchas condiciones médicas, llamando la atención que la mandara tomar a los soldados que tenían heridas graves de guerra, debido a su gran capacidad para rejuvenecer, regenerar y curar.

Su fama es tal que esta bebida se ha integrado a la perfección en la gastronomía cántabra, sobremanera. Así que en la actualidad se puede encontrar hasta helado de té del puerto, sin olvidarse del chocolate. Pero desde luego que es en el ámbito de los barmans donde se pueden hacer, por decirlo sencilla y directamente, virguerías. Como, por ejemplo, lo que hace el reconocido y premiado bartender Óscar Solana, que ha elaborado un vermut muy cántabro, con el te del puerto como principal protagonista. Ha conseguido una bebida que, según recientes declaraciones a El Diario Montañés, presenta un toque absolutamente diferenciador, con unos matices que le hacen fácil de tomar, agradable y nada empalagoso, con 15 grados y 129 gramos de azúcar por litro, se puede tomar solo aromatizado con naranja o limón.

También otro 'buque insignia' de la tierra en cuestión de destilados, Siderit, lo emplea para elaborar una de sus ginebras, la Gin Siderit Classic, una dry gin destilada a partir de alcohol de centeno que adquiere una personalidad propia con el té de roca, una planta de los Picos de Europa que pasa por una maceración de 12 botánicos. De lo que no cabe ninguna duda es de que cuando se alude al té del puerto, llegan las resonancias, los ecos, del paisaje de los montes de Liébana, la 'capital' de esta bebida en Cantabria.