Vigilen su hidratación

«40ºC secos en Badajoz deshidratan menos que 30ºC húmedos en Cantabria»

Vigilen su hidratación
José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

Como cada verano toca recordar lo importante que es mantener nuestro organismo debidamente hidratado. Y el verano es la estación del año más propicia para que el organismo pierda agua de forma crónica y nos pueda ocasionar problemas de salud. Alguien puede pensar que la situación en Cantabria durante el verano no es tan preocupante como la que padecemos desde donde les escribo, Badajoz. Pero no olviden que cuando hablamos de deshidratación no solo hay que tener en cuenta la temperatura, sino también el grado de humedad. 40ºC secos en Badajoz deshidratan menos que 30ºC húmedos en Cantabria. Nuestro cuerpo esta compuesto fundamentalmente por agua, en porcentaje de nuestro peso corporal el agua representa un 65 por ciento en mujeres y un 70 en hombres. Esa cantidad de agua hay que mantenerla ya que es critica para que funcione bien nuestro organismo. Dos órganos son especialmente sensibles a la falta de agua: la piel y el riñón.

La piel, expuesta directamente al ambiente, se deshidrata con facilidad y la deshidratación envejece la piel. Una piel bien hidratada, turgente, es un signo de juventud y vitalidad. Nos empeñamos en aplicarnos todo tipo de cremas, lociones y otros productos para hidratar la piel; pero este órgano, como cualquiera del organismo se hidrata gracias al agua que le llega con la sangre cuando bebemos agua en abundancia.

El riñón necesita mucha agua para poder diluir todas las basuras que limpia de la sangre y que elimina al exterior mediante la orina. Si no bebemos lo suficiente, el riñón tiene muy poco agua para limpiar la sangre y acaba fabricando una orina densa, muy concentrada que nos expone a un fallo renal y a la fabricación de cálculos que nos acabarán produciendo algún cólico renal.

Además, la deshidratación crónica afecta a casi todos los órganos y tejidos del cuerpo, como los músculos. Produce dolores difusos, calambres, hormigueos, torpeza mental y cansancio. La deshidratación crónica subclínica es muy frecuente en mujeres, muchas de las cuales suelen beber muy poca agua. Yo creo que hay muchas mujeres diagnosticadas de afecciones como la fibromialgia a las que posiblemente se aliviarían sus molestias con una adecuada hidratación. Siempre que no exista contraindicación médica al respecto, debemos beber unos dos litros diarios de agua o bebidas y alimentos que la contengan.

Recuerden que el agua esta camuflada en muchos alimentos. Por ejemplo, tanto en la leche como en la sandía más del 90 por ciento de su peso es agua. Recordar que las bebidas alcohólicas no son buenos agentes hidratantes. El alcohol deshidrata, sobre todo a las células del sistema nervioso. Una cervecita fresca o un tinto de verano con hielo apetecen mucho y hay que disfrutarlos en verano, pero no les confiemos en exclusiva nuestra hidratación veraniega. Dos signos pueden indicarnos que nuestra hidratación es deficiente. Una piel seca, que al coger un pellizco y soltar se queda el pliegue, que no se alisa rápidamente. Y sobre todo el color y la densidad de la orina. Una orina clara es el mejor signo de una buena hidratación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos