El PP inicia las medidas disciplinarias contra los nueve diputados díscolos

María José Sáenz de Buruaga presidió el Comité Ejecutivo del PP que se celebró ayer en la sede del partido./
María José Sáenz de Buruaga presidió el Comité Ejecutivo del PP que se celebró ayer en la sede del partido.

El Comité Ejecutivo informa a Génova de la rebelión en el seno del grupo parlamentario para que sancione "hasta las últimas consecuencias" a los parlamentarios que no acataron el cambio de portavoz

ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

El Comité Ejecutivo del Partido Popular decidió anoche "por una mayoría incontestable", de 36 votos a favor y 2 en contra, poner en marcha las medidas disciplinarias contra los nueve diputados que no acataron la orden de relevo del actual portavoz del grupo parlamentario, Eduardo Van den Eynde, por la presidenta, María José Sáenz de Buruaga. La dirección popular acordó poner los hechos en conocimiento del Comité Nacional de Derechos y Garantías, que será el que aplique los Estatutos hasta "sus últimas consecuencias".

La secretaria general del PP cántabro, María José González Revuelta, que compareció ante los medios, explicó que será Génova quien decida el castigo a los diputados, "desde el primero hasta el último", por "desobedecer una orden del Partido Popular". Desde Madrid se han ofrecido a llevar de primera mano la investigación y elección de sanciones a los parlamentarios. De hecho, hace semanas ya llamaron a algunos de ellos para que recapacitaran y asegurarles que el mandato de cambio de portavoz es "lícito".

Aunque la pelota ahora está en el tejado de Génova, a la secretaria general no le tembló el pulso a la hora de pedir contundencia contra sus compañeros. "En el Partido Popular de Cantabria lo tenemos claro. No hay ninguna duda de la magnitud del pulso y el desafío de quienes no aceptan el resultado del 12 Congreso Regional, huyen de la mano tendida y se dedican permanentemente a alimentar la fractura", recalcó González Revuelta, quien confió en que Madrid actúe con la máxima diligencia.

El proceso

- Primera votación. El Comité decide que Buruaga sustituya a Van den Eynde en el Parlamento.

- Rechazo. Los nueve diputados críticos acuerdan por escrito oponerse a la orden.

- Silencio. La dirección del PP vuelve a ordenar el cambio y los diputados ni siquiera contestan.

Después de semanas especialmente virulentas, con nueve de los 13 diputados en contra de la decisión de Buruaga de ocupar el puesto de Van den Eynde y después de que el juzgado aceptase a trámite la demanda que pide la impugnación del congreso regional, la secretaria general volvió a pedir a "quienes perdieron el congreso que dejen de una vez a un lado los intereses personales y pongan por delante al partido". "No es posible ir por libre, declararse en rebeldía frente al Partido Popular y, al mismo tiempo, defenderlo, como tampoco es posible ni creíble hacer apelaciones a la integración mientras se vierten todo tipo de sospechas, se niega la autoridad de palabra o de hecho a la presidenta del partido y al Comité Ejecutivo y se alimenta constantemente la fractura", sentenció en una breve intervención ante los medios.

"La única salida"

Por ello, en medio de una crisis sin precedentes que ha puesto fin a más de dos décadas de paz en el partido, la dirección regional reiteró anoche que "la única salida" a esta situación es "anteponer los intereses colectivos a los individuales y sumar en la nueva etapa". González Revuelta fue un paso más allá e incluso pidió a sus compañeros de filas "ética política, honestidad personal y coherencia para empezar a trabajar ya al servicio de la sociedad de Cantabria".

El Comité Ejecutivo también volvió a hacer un llamamiento expreso a Ignacio Diego para que "devuelva la lealtad que ha recibido del Partido Popular". "Quien ha sido presidente no puede estar impulsando la rebelión y la ruptura desde dentro", criticó con contundencia ante la ausencia de los senadores dieguistas Javier Fernández y Esther Merino. Tampoco acudieron José Manuel Igual, Eduardo Van den Eynde y Samuel Ruiz. Entre otros asuntos, se aprobó la expulsión del partido del que fue portavoz del PP en Limpias, Germán Alquegui.