Rutas por Cantabria: Acebal de Abiada

Entre acebos, abedules y hayas

En ocasiones la senda transita por mitad de masas de árboles /DM
En ocasiones la senda transita por mitad de masas de árboles / DM

Esta ruta, sin cimas en el camino, transita por una de las masas boscosas más singulares de Cantabria, y en la parte alta invita a la reflexión entre el uso turístico o de ocio de la zona y la conservación del paisaje

Fermin García
FERMIN GARCÍA

«Pasto de los ojos; canto/ de sol sobre el verde; nido/ seguro del apego santo;/ fresco rincón escondido/ donde la cuesta se acuesta/ a dormir; primer empeño/ de mocedad; la gran fiesta/ de desnudar el ensueño».

Miguel de Unamuno

En la ruta que hoy proponemos no vamos a ascender a ninguna cima importante. va a ser un recorrido circular desde el pueblo de Abiada a Brañavieja y descenso, mas no por eso va a carecer de encanto y exigencia física. Esta ruta, que coincide con el PR-S81, va a atravesar uno de los acebales más hermosos de Cantabria, el de Abiada. Además, nos puede servir para una reflexión de la evolución socioeconómica a través del tiempo: lo que fue hace unas décadas la zona de Brañavieja, inundada de ganado, tanto autóctono como de los rebaños de merinas venidos a pasar el verano desde Extremadura, y lo que es hoy, con todas las cicatrices para el disfrute del esquí en los meses invernales.

Comenzamos a caminar a la entrada de Abiada y atravesamos el pueblo en dirección noroeste. Una vez que hemos dejado atrás las últimas casas, a unos setecientos metros llegamos al deposito de agua, a la derecha, y atravesamos una portilla. Luego, al kilómetro y medio nos encontramos con una bifurcación; ignoramos la senda de la izquierda y seguimos por la derecha (en medio de ambas tenemos un poste de la luz). Medio kilómetros más adelante, después de cruzar un puente, ignoraremos el desvío de la izquierda y seguiremos por el de la derecha (no olvidemos que estamos subiendo por el PR-S81, la llamada Senda del Acebal).

Tres kilómetros más adelante pasamos por la derecha de un pescadero de ganado. Seguimos el camino principal y a los 4,5 kilómetros, cruzamos una portilla canadiense. 800 metros más y pasamos junto a una columna de la luz. A los 5,7 kilómetros llegamos al llamado prado de Nestosa; lo atravesamos por el noroeste hasta salir del mismo y enseguida cruzamos un pequeño puente. Inmediatamente la senda se pone más pindia y cambiamos de dirección (hasta ahora habíamos seguido al oeste/noroeste y ahora giramos al suroeste). Como referencia, cuando la senda no sea muy visible, iremos a la izquierda de las columnas del tendido eléctrico.

Un pequeño repecho y estaremos en las brañas de Brañavieja. A la izquierda veremos ya el refugio del Club Alpino Tajahierro y más arriba ya tenemos muy cerca el poblado de Brañavieja. Una vez allí retrocedemos hasta la entrada de Brañavieja y ascendemos al cueto en el que hay un repetidor. Desde ese cueto, punto más alto de esta ruta, descendemos un poco hacia el norte para encontrar la pista abierta hace algunos años para el tendido de la luz. Continuamos por esta pista hasta dejar a nuestra izquierda un prado y un invernal, Calamuco, hasta una bifurcación, en la que nos iremos por el de la izquierda (el de la derecha nos llevaría al collado del Henar).

Ya no dejaremos este camino hasta Abiada. Poco antes de atravesar el río Guares y cuando aún nos faltan algo más de dos kilómetros para el final, nos topamos con un hermoso hayedo. Al poco, alcanzamos la bifurcación por la que iniciamos la subida; ahora, hacia la derecha, descendemos hasta Abiada

Otros datos. Aunque en esta ruta no hacemos ninguna cima, en todo el recorrido tenemos un paisaje extraordinario, del que podemos destacar el hermoso acebal de Abiada, así como el hayedo que bordea al río Guares y la masa de abedules. Destacable es, asimismo, la cagigona de Abiada, situada en la parte alta del pueblo y uno de los mejores ejemplares de la región por su edad, dimensiones y envergadura.

Desde el cueto situado en las inmediaciones del poblado de Brañavieja se contempla todo el entorno rodeado por las cresterías de las sierras del Cordel, Peña Labra e Híjar, destacando las cimas del Cotamañinos, Cuchillón, Tresmares, Cordel, Liguardi... También desde ese mencionado cueto, si no hay nieve, es buen momento para reflexionar sobre cómo las infraestructuras para el ocio y la conservación del paisaje son antagónicas. Y es que Brañavieja y alrededores, sin nieve, da bastante pena contemplar. Pero el negocio del esquí mueve mucho dinero.

Por otra parte, Abiada es uno de esos pueblos que ha sabido conservar su idiosincrasia. En él, cada año, se celebraba la popular 'pasá' o fiesta de los campanos; recuerda la antigua tradición en que los ganaderos bajaban de los puertos el ganado a los valles bajos para pasar el otoño.

Ficha técnica

Cómo llegar: A la población de Abiada se llega desde Reinosa por la carretera CA-183 que asciende hasta Alto Campoo. Al cabo de doce kilómetros nos encontraremos con un indicador de cruce a la derecha que señala Hoz de Abiada, primero, y posteriormente Abiada. A la entrada de este último pueblo se puede dejar el vehículo y desde allí afrontar la marcha.

Horario: Entre 5,00 y 5,30 horas con paradas, fotos…

Desnivel: Alrededor de 720 metros acumulados.

Recorrido aproximado: 15,5 kms.

Punto de partida: Abiada, 980 msnm.

Cota más elevada: Repetidor del cueto al SE de Brañavieja, 1.673 msnm.

Dificultad: Ninguna.

Grado de dureza: Suave.

Cartografía: Hoja 82-III y 82-IV a 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional (MTN)

Época recomendable: Todo el año, aunque los meses de invierno puede haber nieve.

Ubicación: Municipio de la Hermandad de Campoo de Suso.

Tipo de ruta: Circular, salvo el primer kilómetro.