El Asón se desborda y anega el centro de Ampuero y el polígono industrial de Marrón

Vista de la plaza de toros de Ampuero / Abel Verano

Muchas de las fábricas y talleres están intentando achicar agua y algunos no han podido abrir

ABEL VERANO y IRENE BAJOCastro Urdiales

El desbordamiento del río Asón está causando grandes daños a los vecinos de Ampuero y Marrón. Todo el centro de la localidad ampuerense está cubierto de agua y en la plaza de toros el agua ya llega hasta las rodillas. En todos los locales anexos a la plaza los vecinos están intentando achicar el agua que ha entrado, aunque sigue lloviendo con ganas.

Como suele suceder cada vez que hay fuertes lluvias, el campo de fútbol de Ampuero también se ha visto muy afectado y está totalmente cubierto de agua, así como las pistas de tenis y pádel que hay en el recinto deportivo.

Ver más

En la localidad de Marrón se ha cortado la carretera principal, a la altura de la iglesia porque la vía está completamente anegada. También el polígono industrial que hay en Marrón se ha visto bastante afectado. Casi todas las fábricas están inundadas y hay talleres que ni tan siquiera han podido abrir a causa del agua. Un camión municipal del ayuntamiento de Ampuero está intentado achicar agua del interior de varias empresas, mientras que los trabajadores mirar con temor el muro de contención que protege el polígono, ya que sólo falta unos 30 centímetros para que el agua entre.

En Ampuero se ha constituido un puesto de mando avanzado, que aglutina a las agrupaciones de Protección Civil de Ramales, Ampuero y Colindres, así como otros cuerpos de emergencias, que se encuentran muy pendientes de todo lo que ocurra en Marrón.

Arredondo y Soba

Por otra parte, los voluntarios de Protección Civil Arredondo se encuentran controlando las carreteras generales, así como el río Asón a su paso por el municipio. Por ahora, no hay carreteras generales cortadas de momento, pero sí una pista municipal en el barrio de Viar.

En Soba, se ha producido algún argayo, y en la zona de Becerral, en el cruce de la carretera de La Sía hacia los Collados del Asón, donde «baja un montón de piedra porque cae un río a la carretera», apunta el alcalde de Soba, Julián Fuentecilla, que ha calificado la situación de «gota fría potente».