El clan de las caravanas acumuló una fortuna con cien delitos en Cantabria en solo un mes

Exposición de los objetos robados por el clan./Javier Cotera
Exposición de los objetos robados por el clan. / Javier Cotera

Los cuatro cabecillas del grupo de más de 60 personas, que estaba acampado en Astillero, ya están en prisión

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

En poco más de un mes, el grupo de ciudadanos de nacionalidad croata y bosnia que fue detenido la pasada semana en una espectacular operación policial en El Astillero protagonizó en Cantabria alrededor de un centenar de delitos y robó efectos valorados en 230.000 euros. Desde dinero en efectivo hasta drones, joyas, electrodomésticos y herramientas con las que realizar más asaltos.

Así lo ha confirmado esta mañana la Guardia Civil de Cantabria, que ha explicado que los criminales actuaban en todo el norte de España y también se está investigando si están involucrados en hechos delictivos ocurridos en Portugal y Francia.

En estos momentos, están ya en prisión los cuatro cabecillas de esta organización itinerante que se movía en autocaravanas y que en las últimas semanas se habían establecido en la región. En total, se realizaron 27 detenciones de hombres y mujeres, muchos de ellos con antecedentes.

La organización estaba compuesta por personas de origen croata y bosnio, nacionalizados en su mayoría en Italia. Además, 5 de ellos se encontraban en situación ilegal en España y muchos con antecedentes delictivos por toda Europa. Se trata de 21 personas mayores de edad (13 varones y 8 mujeres) y el resto menores con edades desde los 14 años. También se ha podido descubrir que algunos de los detenidos usaban varias identidades falsas, aunque los agentes confirman que no utilizaban métodos violentos.

Detención del clan de las caravanas, el 17 de octubre. / Sane

Con los detenidos viajaban 35 menores de 14 años, acogidos en un primer momento en un pabellón polideportivo, comunicando esta circunstancia a la Subdirección de Infancia, Adolescencia y Familia del Instituto Cántabro de Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria, quienes se encargaron de valorar su situación por medio de sus técnicos.

Este grupo compuesto por más de 60 personas, la mayoría componentes de una familia asentada en un principio en Italia, practicaba una vida nómada desplazándose por Europa en autocaravanas. Los vehículos eran conducidos por las mujeres de la organización, mientras que los hombres permanecían ocultos en el interior de la autocaravana para evitar ser identificados, y así poder buscar objetivos. La organización tenía predilección por robos en interior de autocaravanas extranjeras, alunizajes en talleres mecánicos o el robo en empresas para la sustracción de cantidades ingentes de cobre.

A lo largo del presente mes han llevado a cabo acciones de distinta envergadura, entre las que destacan dos hechos ocurridos en Cantabria y Asturias. Es estos utilizaron camiones y palas cargadoras sustraídas con las que derribaron paredes de empresas sustrayendo unos 50.000 kilos de cobre. Los camiones fueron localizados vacios en Vizcaya. Con estos robos causaron un perjuicio económico de más de 200.000 euros.

También se ha podido determinar que los menores sustraían efectos en comercios al descuido, y las mujeres accedían al interior de empresas y comercios para hurtar las recaudaciones, así como engaño a personas mayores con la comisión del denominado 'abrazo cariñoso' para la sustracción de joyas.

Reuniones de los jefes de la organización

Cada día los jefes del grupo criminal se reunían en lugares concertados para preparar las diferentes actuaciones y posteriormente dispersarse.

Esta circunstancia fue lo que motivó la tarde del pasado 16 de octubre la explotación de la operación cuando se encontraban en la localidad de El Astillero, realizando las detenciones, así como la atención a los menores que se encontraban con la organización.

Se procedió, entre otros efectos, a la intervención de 8 autocaravanas, más de 200 piezas de joyería, equipos de fotografía de alta gama, drones, videoconsolas, smartphones, equipos informáticos diversos, mini moto, patín eléctrico, numerosa herramienta susceptible de haber sido utilizada para la comisión de hechos delictivos, así como una importante cantidad de dinero en metálico de diferentes divisas.