El PP dibuja un Gobierno «sin una idea de Cantabria, de bandazos que ha creado problemas donde no los había»

El PP dibuja un Gobierno «sin una idea de Cantabria, de bandazos que ha creado problemas donde no los había»
Celedonio

Sáenz de Buruaga replica con dureza a Revilla y asegura que su tercera Presidencia ha sido «aún peor negocio» para Cantabria que las anteriores

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

El Partido Popular de Cantabria salió a responder al presidente regional con un duro discurso plagado de reproches sin un margen para la aprobación. La encargada de replicar y atacar al líder del Ejecutivo PSOE-PRC fue la propia presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga, quien calificó este gobierno como «una legislatura perdida» por la falta de proyecto de socialistas y regionalistas donde la tercera Presidencia de Miguel Ángel Revilla ha sido «aún peor negocio» para Cantabria que las anteriores.

«Los cántabros estamos sufriendo un Gobierno sin una idea de Cantabria, un Gobierno de bandazos que ha creado problemas donde no los había y no ha solucionado ninguno, un Gobierno sin proyecto, sin dirección política, sin coherencia y sin sensibilidad«, ha destacado Buruaga en su intervención en el Debate sobre el Estado de la Región.

La líder regional del PP ha dicho que el presidente no ha ofrecido «realidades» ni «oportunidades de futuro», y ha considerado que lo único que se recordará de esta legislatura es que Revilla «tenía buenas audiencias en televisión y ganaba una fortuna con sus libros».

Buruaga ha lamentado que Cantabria «no ha tenido ni tiene un presidente en ejercicio», porque Revilla no ha atendido «ninguno de los retos de presente ni de futuro». Y ha subrayado que, «les guste o no» a los demás grupos políticos, ha sido el Ejecutivo de la nación de Mariano Rajoy el que «ha asegurado la recuperación económica y la apertura de un nuevo ciclo de inversiones para Cantabria».

«Ahora que hemos perdido la cobertura de un Gobierno central que compensaba la ineficacia regional, el temor de muchos cántabros va en aumento, señor presidente, porque se quedan a solas con usted», se ha lamentado.

La presidenta del PP ha echado en cara a Revilla que haya «renunciado» al AVE. «Cuando gobierna el PSOE en Madrid usted baja el listón. No ha tardado ni medio minuto en abandonar su reivindicación estrella, en dar carta blanca a Pedro Sánchez para que quite a los cántabros lo que él quiera«, ha manifestado Buruaga. Y ha advertido al presidente de que va a tener al PP »enfrente« y que su partido no va a renunciar a lo que corresponde a Cantabria »y ya es una realidad«.

El Debate

Buruaga ha considerado que ésta «es una legislatura perdida» para Cantabria y, aunque ha reconocido que esta comunidad ha crecido y creado empleo, ha avisado de que «la lentitud y fragilidad de la recuperación» en esta comunidad «no se puede maquillar». «Nosotros no negamos que Cantabria ha crecido y creado empleo, esto es una realidad, pero también lo es que si hubiéramos crecido como el resto de España nuestro PIB hubiera crecido más del 12 % esta legislatura, cerrando el año pasado 300 millones por encima de lo que lo hizo», ha apuntado.

Según la presidenta del PP, Cantabria «todavía viaja en el vagón de cola» y el paro en la región se reduce «no porque se genere empleo», sino porque hay menos población activa.

La líder de los populares cántabros tambien ha hecho un repaso por temas concretos de la política regional y ha criticado que el Ejecutivo ha subido los impuestos a todos los cántabros. «Ustedes son el Gobierno de los impuestos y de la subvención. Nosotros, el del crecimiento económico y la creación de empleo», ha remarcado. Y ha añadido que el Ejecutivo no tiene una política de captación de inversiones productivas, ni oferta de suelo industrial, ni «un verdadero sistema regional de innovación».

También ha reprochado a Revilla que no haya dado una solución a los ganaderos y que no reciba a pescadores y mariscadores, y le ha dicho que el Año Jubilar Lebaniego «ha sido sinónimo de improvisación».

Además, ha cuestionado la gestión de la sanidad, de los servicios sociales, de la atención a la dependencia, y de la educación. «Tiene a los profesionales de los tres sectores, la educación, la sanidad y los servicios sociales, profundamente defraudados y en pie de guerra», ha abundado.

Buruaga ha cuestionado al consejero de Educación, el socialista Francisco Fernández Mañanes, «que dice a cada uno lo que quiere oír» y «antepone los cálculos electorales para contentar a unos y a otros». «Lo que espera buena parte del sector es tan solo su dimisión», ha apostillado.

En su respuesta al PP y al resto de grupos, Miguel Ángel Revilla, ha vaticinado que «lo mejor del PRC está por llegar». Concretamente, el secretario general del partido -que aún no ha desvelado si será o no el candidato en las elecciones autonómicas del próximo año- ha hecho ese augurio cuando estaba replicando a los 'populares', a los que ha recordado que ganaron «por los pelos» los comicios de 2015 pese a que «se las prometían muy felices», pues bajaron a 13 diputados y los cantabristas mantuvieron sus doce escaños.

Revilla, que ha asegurado no se encuentra «decaído» sino que está «muy bien», ha contrastado los cerca de cien mil votos cosechados por el PRC en la última cita con las urnas con los cerca de 60.000 afiliados del PP que, según ha cifrado, votarán en el Congreso Nacional para elegir a su próximo jefe de filas, tras la marcha de Mariano Rajoy al ser desalojado de La Moncloa por la moción de censura del PSOE de Pedro Sánchez. El presidente, -que en este primer turno de réplica ha obviado responder a las críticas de toda la oposición sobre el supuesto acuerdo entre el Gobierno y el exdirector de Cantur Diego Higuera para tratar así de eludir la pena de cárcel por malversación de caudales públicos-, se ha centrado en asuntos económicos, como el empleo o infraestructuras, en especial ferroviarias.

Pedro Hernando ( PRC) «Ya trabajamos en las políticas de la próxima década»

Dos partes tuvo el discurso del portavoz regionalista Pedro Hernando. Una, para defender que su partido «ha cambiado la manera de hacer política a la que nos han tenido acostumbrados en el PP». Que «las cosas van razonablemente bien» y que eso, a su juicio, se palpa en la calle. Y una segunda en la que desgranó las políticas «de la próxima década» en la que, según dijo, ya trabajan los regionalistas.

En lo primero, además de hablar de cifras relativas al PIB, el empleo, el déficit o la deuda, ofreció «diez datos positivos», como ejemplo, «en distintos sectores». El 7,35 con el que los cántabros puntúan al servicio de salud, el liderazgo de la UC en investigación, el liderazgo en el crecimiento acumulado de la producción industrial o los premios recibidos por el IH. Pero también los datos del aeropuerto, del consumo por persona, del Puerto de Santander o del sector agroalimentario. Hernando recordó también la construcción del primer catamarán de Europa para pasajeros con energía solar y hasta la «semana histórica» de la costera del bocarte.

El regionalista calculó sus tiempos y justo a la mitad le dio un giro a su intervención. «Voy a dedicar la mitad de mi tiempo a reflexionar sobre el futuro». Cuatro ejes. «El futuro es la industria de la creación cultural», dijo en primer lugar. En el segundo punto hizo referencia a las nuevas industrias en el sector agroalimentario y turístico. «Con una apuesta decidida por el territorio» y el objetivo de convertir a la región «en el destino gastronómico del norte». Habló de proyectos como el Idival o el IH para referirse a las posibilidades de la sanidad o la universidad en el ámbito económico. Y, por último, se explayó hablando de «mujer, empresa y desarrollo económico».

Víctor Casal (PSOE) «La visión agorera de la región no se corresponde con la realidad»

«Cantabria está mejor hoy que hace tres años pese a la visión agorera y pesimista de la oposición». Ése es el mensaje lanzado este martes por el portavoz socialista en el Parlamento, Víctor Casal, quien cargó contra la política diseñada por el PP en la pasada legislatura y las trabas puestas desde Madrid por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Casal sustentó sus afirmaciones en que han abandonado las listas del paro más de 11.000 personas en los últimos tres años la región cuenta con la sanidad mejor valorada del conjunto del Estado y ha conseguido cumplir con el déficit y reducir la deuda, dejándola por debajo del conjunto de las comunidades autónomas. Una realidad, según el socialista, que se sustenta «en realidades y no en apreciaciones de que Cantabria está creciendo.

Frente a los ataques de Madrid y un Gobierno «irrespetuoso», un argumento que calcó del presidente Miguel Ángel Revilla, el socialista destacó que el bipartito ha hecho frente el soledad al pago de la deuda de Valdecilla, la Lomce o el pago de la Fundación Comillas.

«Recordemos como el PP ha incumplido sistemáticamente con la financiación de los servicios de dependencia, dejaron de pagar las obras del hospital o como el Ministerio de Fomento sólo ha ejecutado un 44% de la inversión prevista para Cantabria», remachó.

Tras destacar los buenos resultados del aeropuerto de Santander o los logros del Año Jubilar, el portavoz del PSOE, que se estrenó en el Debate de Orientación Política, hizo un repaso pormenorizado hasta el detalle de cada una de las áreas dirigidas por los socialistas–Educación, Sanidad, Política Social y Medio Ambiente y Economía– para contraponerlas con las impulsadas por los populares.

Verónica Ordóñez (Podemos) «Llevan tres años vendiendo un cambio sin que haya cambiado nada»

Dijo que Revilla estuvo «inusualmente flojo», «sin humanidad». Que el Gobierno lleva «tres años vendiendo un cambio sin que haya cambiado nada» y que «este curso político será recordado como el de la desconexión de Cantabria con la moralidad política». Verónica Ordóñez fue dura al hablar de paro y temporalidad, de fuga de jóvenes, de compromisos no cumplidos o de desindustrialización. Pero lo fue, sobre todo, al hablar de la «violencia que condena a las mujeres a la pobreza y precariedad en el presente y en el futuro».

«Ha dedicado usted más tiempo a hablar de Lonely Planet o a releer la carta a 'Juanjo' (por Sota) del principio de la legislatura, que a hablar del impacto de sus políticas sobre la vida de nuestra gente», reprochó la diputada de Podemos, que acusó al presidente de dedicar «una patética e insignificante línea» en su discurso tras casi dos horas al «presupuesto asignado a violencia de género». «Hoy ha hablado de empresas, de obra pública, de aeropuertos y de centros logísticos. Pero hoy no ha hablado de Cantabria. Y no lo ha hecho porque ha dejado fuera a la mitad de la población de esta tierra». Las mujeres. «La Cantabria del futuro será feminista o no será».

Todo, en una intervención en la que acusó al presidente de incumplir los compromisos que pactó con su partido para ser investido. «Renta social básica y derecho a la vivienda». Ordóñez habló de «década pérdida» y acusó al bipartito de sumarse al «vicio tradicional de la política cántabra»: «hormigón, hormigón y hormigón». Una estrategia con «los mismos proyectos del principio de la legislatura sumados a los que no fue capaz de sacar adelante en las otras legislaturas».

Rubén Gómez (Ciudadanos) «El Gobierno sigue instalado en excusas, en el inmovilismo y en el humo»

El portavoz de Ciudadanos, Rubén Gómez, criticó que el Gobierno de Cantabria «sigue instalado en excusas, inmovilismo y vender humo» durante su gestión, mientras no ha tenido otro planteamiento que buscar el enemigo en el Gobierno central. Los naranjas cargaron contra Miguel Ángel Revilla por «vender una Cantabria que no existe, su Arcadía feliz particular, en la que dice ser responsable de cosas que no han ocurrido o que nada tienen que ver con la realidad».

En una intervención llena de ironía, con ciertas dosis de sentido del humor, Gómez afeó la gestión de las irregularidades detectadas en el Servicio Cántabro de la Salud y pidió el cese de la consejera de Sanidad, Luisa Real, por el «esperpento» ocurrido mientras miraba para otro lado. También pasó por alto la crisis abierta en el sector educativo a cuenta del calendario escolar ni del Año Jubilar, que «iba a ser un pelotazo, con más de 15 millones de euros en patrocinios y 100 empresas que nadie vio, y el concierto de Enrique Iglesias, que nos convirtió en el hazmerreir de España».

Sobre el polígono de La Pasiega, los naranjas temieron que acabe convirtiéndose en otro fiasco como la fábrica de GFB, la ciudad del cine o el puerto de Laredo. Además, pidió al presidente le pidió utilice su sintonía con Sánchez para frenar el proyecto de los espigones de La Magdalena.

Por último, el portavoz de Ciudadanos destacó que la Cantabria de verdad, la que está ahí fuera, necesita un Gobierno que gestione, que asuma sus responsabilidades y que se preocupe menos de sí mismo y más de esta región».

Ramón Carrancio (Grupo Mixto) «Una legislatura perdida» y un «Gobierno sin objetivos»

Juan Ramón Carrancio fue el encargado de abrir la sesión de la tarde de un debate, a su juicio, «bastante prescindible». El diputado empezó y terminó su turno de la misma manera. Valorando al Ejecutivo como un «Gobierno sin objetivos, sin planes a largo plazo y sin criterio». En resumen, según expresó, «sin un plan estratégico» que hace de esta etapa «una legislatura perdida».

El ex de Ciudadanos denunció la «carencia de ideas originales» para el Año Jubilar o la falta de avances en cuanto a parques eólicos. «Si no nos preparamos para cuando la coyuntura internacional acabe, se resentirá», dijo en torno a la política en cuanto al turismo, en el que no se trabaja en su faceta de «turismo cultural, turismo activo o crucerístico».

Carrancio hizo un breve repaso a la acción de cada consejería. Habló del «escaso éxito para dinamizar el entramado de nuevas empresas» y de la mala gestión «de la dependencia». Criticó, pese a que Revilla sacara pecho por la mañana, que «la inversión pública en investigación lleva años estancada» y que en educación «todo el mundo parece que quiere amoldar el calendario escolar a sus intereses». En eso, en la educación, reconoció que se invierte más «pero no se obtienen resultados». «Algo falla». Un Museo de Prehistoria «dando tumbos», recortes en las inversiones de Obras Públicas cada vez que hay que meter la tijera al presupuesto o «treinta millones para crear una red clientelar» disfrazada, a su juicio, de programas de inserción laboral. Y no faltó una alusión al tema del día: «Espero que no sea cierto que se va a negociar un trato de favor a alguien que ha robado a todos los cántabros. Eso –dijo– les convertiría en cómplices».