El calendario escolar de Cantabria, de nuevo en el aire

El calendario escolar de Cantabria, de nuevo en el aire
Roberto Ruiz

Educación aplaza la Mesa Sectorial, donde iba a derogar la jornada lectiva reducida, hasta conocer el alcance de los cambios normativos previstos por el Gobierno de Pedro Sánchez

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

El calendario escolar del próximo curso, y en concreto la jornada lectiva reducida de Infantil y Primaria, puede volver a sufrir un giro de 180 grados. Todo depende de lo que suceda en Madrid. La nueva ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que el Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) revertirá el Real Decreto-Ley Estatal de 2012 instaurado por el PP de Mariana Rajoy en plena época de recortes, al menos sus puntos más conflictivos. Y es en esta ordenación estatal donde el consejero de Educación del Ejecutivo cántabro, Francisco Fernández Mañanes, ha apoyado su decisión unilateral de eliminar de forma parcial la jornada lectiva reducida de septiembre y junio –en tres de la seis semanas escolares en las que existía hasta ahora– y añadir tres días más de clase para cumplir con el cómputo global de horas que marca la citada legislación, tal y como le han indicado los informes jurídicos encargados. Una decisión que ya fue comunicada de forma oficial a los centros educativos el pasado 28 de junio a través de una circular, pero que aún no ha sido publicada en el Boletín Oficial de Cantabria.

En vista de que un cambio del marco legal podría echar por tierra la base jurídica del nuevo calendario, la Consejería de Educación ha decidido aplazar la reunión de la Mesa Sectorial de Educación prevista para hoy, donde iba a proceder a la derogación del artículo 23.3 de la orden que rige el funcionamiento de los colegios de Infantil y Primaria: el último paso para certificar la eliminación parcial de la jornada lectiva y proceder a la publicación del calendario en el BOC. Pero la reunión con la Junta de Personal Docente se ha aplazado al objeto de «poder recabar información más precisa» sobre el alcance del anuncio ministerial en torno al cambio de la legislación básica del Estado.

Ver más

«Lo único a lo que la Consejería se agarra jurídicamente es a este Real Decreto. Si se deroga mañana ¿cómo queda?», indica Rus Trueba, del sindicato ANPE. Conchi Sánchez, de CCOO, ha remarcado que la ministra ha hablado de derogar el decreto en el Congreso por la vía de urgencia antes de que las comunidades autónomas dicten las instrucciones de inicio del curso, que es donde se desglosa el calendario escolar. «Por lo tanto, estamos a tiempo», ha subrayado. Ha afirmado además que, si la derogación se produce por vía urgente, el decreto no tendría validez ya en agosto, «lo que quiere decir que podríamos seguir con el mismo calendario» aprobado en la Mesa Sectorial del 16 de mayo con el beneplácito de la Junta de Personal Docente y que no contempla más días lectivos que el actual y mantiene la jornada reducida en todo junio y septiembre. Es decir, que se volvería al punto de partida, antes del conflicto que ha enfrentado a la Administración educativa con los sindicatos docentes y el profesorado de Infantil y Primaria durante los dos últimos meses.

En la misma línea se expresó Jesús Aguayo, de STEC. «Si hasta ahora el consejero había puesto todo el énfasis en la legalidad, en cumplir la norma, en no prevaricar, y ahora el Gobierno contempla su derogación urgente, ¿dónde queda esa legalidad?».

Por otra parte, en la cita prevista para hoy no iba a estar presente el consejero Mañanes, en un viaje de trabajo en Benin, circunstancia que criticaron los sindicatos ante la «trascendencia» de los asuntos que se iban a tratar en la Mesa Sectorial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos