El Gobierno reactiva en solitario el proyecto de rehabilitación de La Engaña y la estación de Yera

La estación de Yera acogerá un museo con la historia del ferrocarril y, en un futuro, se plantea un albergue./Pedro Puente Hoyos /EFE
La estación de Yera acogerá un museo con la historia del ferrocarril y, en un futuro, se plantea un albergue. / Pedro Puente Hoyos /EFE

Las consejerías regionalistas de Turismo, Obras Públicas y Medio Rural empezarán los trabajos en el entorno

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Cuando el PRC entró triunfante en Peña Herbosa al regresar al Gobierno en el año 2015, uno de las primeras decisiones que tomó fue concentrar sus esfuerzos en el objetivo de convertir La Engaña en un «motor turístico» para dinamizar la comarca. Los regionalistas presentaron entonces un ambicioso proyecto, con una inversión cercana a los 15 millones de euros, que requería de la colaboración del Ministerio de Fomento, titular de la infraestructura, y que nunca llegó a materializarse ante el rechazo que al exministro Íñigo de la Serna le provocaba esa actuación.

Sin descartar la posibilidad de que algún día llegue el apoyo esperado, el ala regionalista del Ejecutivo ha decidido reactivar en solitario la rehabilitación del entorno y la estación de Yera en una actuación a tres bandas entre Obras Públicas, Medio Rural y Turismo, a la espera de que la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa sea un balón de oxígeno para poder reabrir en un futuro también el túnel.

El proyecto para resucitar este espacio comenzará con la pavimentación de un kilómetro desde la carretera CA-631 hasta Yera, con una superficie a aglomerar de 4.535 metros cuadrado. A lo largo del tramo de actuación, el firme presenta irregularidades y, en algunos puntos, baches de entidad. Además, el paso del tiempo y el efecto de la vegetación ha provocado un deterioro importante de las márgenes del vial.

En aquellos tramos que se considere necesario se construirá una cuneta de hormigón de 50 centímetros de altura y 100 de anchura. Por último, se procederá al pintado de marcas viales, stop en la intersección del vial con la CA-631 y la reparación de los pretiles presentes en el ámbito de actuación.

El departamento de José María Mazón ya tiene diseñada la actuación, que tendrá un plazo de ejecución de ocho semanas y un presupuesto que ronda los 100.000 euros. Las obras comenzarán «antes de fin de año», según explica el diputado regional y presidente del Grupo de Acción Local; Ángel Sainz, que ha sido uno de los coordinadores entre todos los departamentos implicados y que está pendiente de reunirse con la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, para llevar a la estación las infraestructuras de saneamiento.

La siguiente fase correrá a cargo de la Consejería de Medio Rural, que se va a encargar del desbroce de la vegetación del entorno de la estación y la construcción de un parking grande y zona de jardín multiusos. El equipo de Jesús Oria trabaja ya en el proyecto para que arranque lo antes posible y analiza el coste que puede tener.

Sainz detalla que para dar mayor envergadura al proyecto está pendiente de una reunión «en breve» con el Ministerio de Transición Ecológica, en manos de Teresa Ribera, con quien se tratará la posibilidad de hacer una vía verde en todo el camino con un carril bici.

La última pata la desarrollará la consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio que dirige Francisco Martín, cuyo departamento ya ha encargado la redacción del proyecto para convertir la planta baja de la antigua estación de Yera en un museo y, más adelante, convertir a través de una adjudicación las plantas superiores en un albergue. Turismo cuenta ya con un presupuesto que ronda los 400.000 euros. Aunque inicialmente el museo se iba a dedicar a los productos de la zona -sobao, quesada o, entre otros, helados-, el Grupo de Acción Local de Valles Pasiegos, que se encargará del desarrollo, ha decidido que este área esté dedicada a descubrir la historia del Santander-Mediterráneo.

La parte más interesante del proyecto es la que se extiende desde la boca norte del túnel de La Engaña hasta la estación de Yera, tres kilómetros de explanación que se conservan en buen estado. Los edificios de mercancías y de los barracones-hospedería para los trabajadores quedarán a priori fuera de las actuaciones, aunque Martín no descarta «que al albur del proyecto aparezcan iniciativas empresariales privadas que quieren desarrollar algún negocio». En este ramal perduran intactos cuatro túneles cortos: el Morrito, el Morro, el Empeñadiro y el Majoral. Entre los dos últimos, además de ser restaurados y reforzados, es donde se construirá un parking.

A la larga

Pero, sin duda alguna, la actuación más ambiciosa es la puesta en valor de dos de los siete kilómetros del túnel de La Engaña, algo más de los que transcurren por suelo cántabro, para que vuelvan a ser utilizados por los visitantes. La instalación está completamente destrozada y tiene varios socavones en el tejado. Los técnicos plantean un sistema de refuerzo de hormigón a partir de la boca norte y la instalación del suministro de energía con sensores de presencia para que solo se enciendan cuando pasen los usuarios.

La idea es coordinarse con la Junta de Castilla León para impulsar la apertura de los otros cinco kilómetros. De hecho, al otro lado también hay varios proyectos de rehabilitación a falta de captar financiación. Todo depende de la voluntad del Gobierno central. Después del rechazo popular de los últimos años, Martín confía en que, ahora, tanto Fomento como Medio Ambiente, que de entrada era más favorable, reconduzcan sus posiciones y ayuden a mejorar el proyecto.

«Cualquiera que se ría de la potencia turística del túnel yo creo que debe analizarlo desde un prisma muchísimo mayor», afirma el consejero, que justifica el proyecto al tratarse de una infraestructura ya construida, que «es un dolor de corazón que no se use».

«Oportunidad»

Martín ve en la recuperación del túnel «una oportunidad» para conectar Santander con el Levante a través de un carril bici «muy potente». «Lo único que hace falta es reforzar el túnel porque cada día que pasa está más deteriorado», manifiesta Martín, quien achaca ese estado, además de al abandono absoluto, a que el hormigón era «muy pobre». La recuperación a la que apunta el consejero de Turismo pasa por dotar al túnel de iluminación y hacerlo viable, lo que, según asegura, no es una inversión cara.

La idea que manejan los regionalistas es «captar fondos por tres vías», según explicó Martín a los portavoces de su partido en la comarca. «Vamos a ponernos en contacto con la comunidad vecina para ir de la mano a Europa, el Gobierno central y a las mancomunidades».

Con este triple proyecto, los regionalistas cumplen el mandato del Pleno del Parlamento de Cantabria que aprobó con el voto a favor de todas las formaciones políticas una proposición no de ley en la que se instaba al Gobierno regional a la creación de un consorcio interadministrativo que canalice el proyecto de recuperación de esta infraestructura, que nunca llegó a entrar en funcionamiento, como recurso turístico y económico de toda la comarca pasiega.

En Burgos ya se han llevado a cabo algunas iniciativas para potenciar ese túnel tales como la creación de un ecoparque con el Ministerio de Medio Ambiente, según Sainz.

El objetivo es rehabilitar la cueva y su entorno como vía verde para llegar a Burgos, por lo que se plantea la opción de proyectar «un pequeño tren turístico» que pase de un lado al otro. Sainz cifra la inversión necesaria en 15 millones de euros, que asegura que servirían para fomentar el gran potencial turístico de esta zona, conocida por sus famosos dulces, los sobaos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos