Los gurús mundiales del agua

Todo el equipo del IH Cantabria, en las instalaciones del Pctcan, con Íñigo Losada y Raúl Medina al frente./Alberto Aja
Todo el equipo del IH Cantabria, en las instalaciones del Pctcan, con Íñigo Losada y Raúl Medina al frente. / Alberto Aja

Después de más de una década de trabajo, el IH se ha convertido en un referente internacional | Íñigo Losada y Raúl Medina recibieron ayer el premio Cántabro del Año, otorgado por El Diario por la trayectoria de un centro nacido en el seno de la Universidad de Cantabria

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

En el gran tanque de agua del Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria (IH) se ha simulado el río Támesis, el Mar del Norte, el canal de La Mancha y hasta el Danubio. Esos más de 1.500 metros cuadrados de agua han servido para verificar la viabilidad de infraestructuras, para evaluar el impacto del cambio climático y, en definitiva, para encontrar solución a problemas en costa o en las profundidades del océano que tienen que ver con el oleaje, las corrientes y el viento. «No se le pueden poner puertas al mar, lo único que podemos hacer es estudiar a fondo el entorno para comprenderlo y predecir su comportamiento. Solo así podemos prevenir el impacto que vaya a tener el cambio climático», aclara Íñigo Losada, codirector del instituto junto a Raúl Medina.

El IH es uno de los cuatro institutos de la Universidad de Cantabria que ha crecido con brío, floreciendo con una expansión de negocio que alcanza después de más de una década a todo el mundo. «Nosotros tenemos especialistas en múltiples ámbitos porque nuestros estudios no solo valoran la vertiente ingenieril o medioambiental, sino también la económica, la sociológica, etc», explican los máximos responsables, que ayer recibieron sendos premios Cántabros del Año, que otorga El Diario Montañés con motivo de la celebración de su anuario. Un galardón que llega poco después de que la Unión Europea eligiera este centro de investigación como el 'Proyecto emblemático' de España entre todos los que en los últimos 30 años han recibido financiación de los Fondos de Cohesión de la UE.

El reconocimiento se materializa en las esculturas diseñadas por el artista cántabro José Cobo Calderón, y que llegan a nivel personal, pero que recogen también en representación de todos los investigadores que trabajan en el instituto y también de la propia Universidad de Cantabria, donde hace más de una década se gestó todo.

Íñigo Losada: el artífice de todo

Iñigo Losada es el director de Investigación de IH Cantabria. Ha sido además director del Departamento de Ciencias y Técnicas del Agua y del Medio Ambiente (2000-2003) y es catedrático de Ingeniería Hidráulica de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Cantabria. Es doctor Ingeniero de Caminos Canales y Puertos por la Universidad de Cantabria y Ph.D. in Civil Engineering por la Universidad de Delaware (USA). Ha dirigido más de 50 proyectos de transferencia para Naciones Unidas, Banco Interamericano de Desarrollo, Consejo de Europa y empresas.

Lejos quedan aquellos orígenes, cuando el 22 de marzo de 2007, Día Internacional del Agua, se fundó el instituto en la Escuela de Caminos, donde comenzó su andadura en la investigación desarrollo e innovación en problemáticas asociadas al ciclo integral del agua.

Desde entonces, el crecimiento ha sido exponencial. De los estudios más locales y nacionales se pasó a la internacionalización de los proyectos especialmente tras el estallido de la crisis, con la paralización en España de la obra civil. Ahora, más del 80%de la facturación llega de fuera de España porque sus conocimientos son contratados en todo el globo. Yes que en un paseo por sus despachos, en un edificio donde trabajan más de 150 personas, se encuentran mapas que localizan proyectos en todo el mundo. Aquí un río con problemas de desbordamiento en Sudáfrica; allá una bahía con peligro de inundación en Asia... «El cambio climático está siendo un problema cada vez más importante en todo el mundo y estamos viendo los efectos de una acumulación de energía en el sistema que desencadena lo que llamamos fenómenos extremos que tienen un impacto importante en las poblaciones. Lo hemos visto recientemente en Cantabria con los temporales de olas y lluvias», advierte Raúl Medina.

Raúl Medina: el experto de la costa

Raúl Medina es director General del Instituto de Hidráulica Ambiental IH Cantabria, director del Grupo de Investigación de Ingeniería Oceanográfica y de Costas (1996-2007) y catedrático de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Cantabria, doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Cantabria. Su investigación se centra en la gestión integrada de las zonas costeras y la planificación, el modelado costero, la morfodinámica de playas, etc. Ha publicado 14 capítulos de libros, más de 120 artículos en revistas científicas y más de 200 actas de conferencias. También es Asesor Científico del Banco Interamericano de Desarrollo.

Tal fue el crecimiento en los primeros años que pronto las instalaciones en la Escuela de Caminos se quedaron pequeñas. La construcción de las nuevas en el Parque Científico y Tecnológico (Pctcan) comenzaron con la colocación de la primera piedra el 25 de mayo de 2009. Un año después el edificio se podía ver con todo su esplendor y hoy es una de las arquitecturas más singulares del parque empresarial.

Los ámbitos de trabajo son diversos. Abarcan desde el diseño hidráulico de emisarios submarinos y conducciones de vertido, a la caracterización de caudales extremos en cuencas fluviales y su repercusión en el entorno. Otro de los frentes importantes es la llamada ecohidráulica, que trata de mejorar el conocimiento de las interrelaciones existentes entre los procesos físicos de los ecosistemas acuáticos y las respuestas de los organismos que allí habitan.

D. Pedriza | J. Cotera

«A lo largo de los años nos hemos esforzado en crecer, siempre mejorando tanto nuestra producción científica como nuestros trabajos de transferencia. Hemos ampliado nuestras fronteras, por un lado con la incorporación de investigadores del más alto nivel de todo el mundo y también en la realización del trabajo en sí, ya que hemos estado en todos los continentes incrementando nuestra experiencia y aprendiendo sobre las dificultades específicas de cada zona», concretan sus directores, porque la vocación del instituto ha sido internacional casi desde el primer día.

Los grandes hitos de su historia

1
Fundación del Instituto de Hidráulica (2007). Nace el Instituto De Hidráulica Ambiental de Cantabria (IH). El Grupo de Ingeniería Oceanográfica y de Costas (GIOC) y el Grupo de Emisarios Submarinos e Hidráulica Ambiental (Gesha) se unen en esta nueva entidad dirigida por Íñigo Losada.
2
Primera piedra del Gran Tanque en el Pctcan (2009). En 2008 se alcanza la cifra de 100 personas contratadas. Muchos son investigadores jóvenes de la Universidad de Cantabria. Un crecimiento que impulsa la construcción del nuevo edificio y laboratorio en el Pctcan, cuya primera piedra su pone en mayo de 2009
3
La internacionalización de los proyectos llevó al instituto a engrosar la nómina de encargos del extranjero. Tanto es así que entre 2011 y 2014 encabezó el prestigioso ranking mundial en calidad de las publicaciones más citadas en Ingeniería Oceánica y costera.
4
Inauguración del Gran Tanque (2011). El Gran Tanque fue inaugurado el 22 de marzo de 2011. Durante este proceso fue decisiva la involucración directa de la entonces Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia y de un grupo importante de funcionarios del Ministerio para agilizar todo el proceso.
5
Primer ensayo de energías renovables (2011). También en 2011 se puso en marcha el primer ensayo real en aguas marinas del proyecto Weptos, que abrió la vía de la experimentación para encontrar tecnología eficiente para explotar las energías renovables en el ámbito marino internacional.
6
Récord anual de visitas escolares (2013). La investigación ha vertebrado, con lógica, la filosofía de trabajo del instituto desde el primer día;pero le ha ido a la zaga el afán divulgador. Por eso las visitas de los colegios se han promovido y en 2013 se alcanzó la cifra récord de 1.000 escolares en un mismo año.
7
Acreditación ICTS (2014). El Consejo de Política Científica, Tecnológica y de Innovación aprobó la inclusión del IH del Mapa de Infraestructuras Científicas y Singulares (ICTS). Las ICTS se caracterizan por su carácter estratégico para el sistema de I+D+i, su titularidad pública y su singularidad internacional.
8
Ingreso en el Mapa de Grandes Infraestructuras (2014). En el año 2014, la instalación experimental ingresó definitivamente en el Mapa Nacional de Grandes Infraestructuras Experimentales. El distintivo que aglutina a instalaciones y recursos para desarrollar investigación de vanguardia y de máxima calidad.
9
Destacado en el Ranking de Shangay (2017). El centro ocupa la posición 7 en la disciplina central de investigación de IHCantabria, Marine/Ocean Engineering. Esto sitúa a la Universidad de Cantabria en la posición 7 del mundo, lo que supone una consolidación de los niveles de excelencia.
10
Proyecto Singular Europeo (2018). El fue seleccionado como proyecto singular en España como ejemplo de buen hacer de la política de cohesión europea en su 30 aniversario. Fue elegido por el buen hacer y como ejemplo del impacto positivo en la ciudadanía de estas políticas de cohesión nacidas de su investigación.

Hoy en día, sus estudios se convierten en titulares de prensa cada vez que uno de sus modelos avanzan posibles consecuencias del cambio climático en espacios conocidos, porque nunca han dejado de trabajar en proyectos cántabros. «Nos preocupa mucho lo que vaya a pasar tan solo en diez años en la bahía de Santander», advierten sendos expertos.

Y de fondo, se vislumbra también el foco de negocio de las energías renovables. « El 80% de los ensayos que realizamos en nuestro laboratorio tienen que ver con este campo. Lo que sucedió es que con la llegada de la crisis, toda la energía undimotriz, que aprovecha el potencial de las olas, se quedó parada. Ahora el interés se centra en la eólica offshore, los molinos que se ubican en el mar, tanto anclados al suelo marino como los flotantes», explica Losada.