El sur de Cantabria llega a los 40 grados a las cuatro de la tarde

Foto: Pedro Álvarez | Vídeo: Pablo Bermúdez

La ola de calor salpica hoy de lleno al sur y centro de Cantabria, y el litoral lo capea con valores más agradables

TEODORO SAN JOSÉ y P. CHATO / R. TORRESantander

Las previsiones de van cumpliendo y las alertas amarillas han pasado a naranjas en la zona suroccidental de la región. Tan es así que en Tama (Liébana) se han alcanzado a las cuatro de la tarde los 40 grados, según la estación de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en esta localidad. En POtes los termómetros al sol han llegado a marcar 44 grados y los turistas han tenido que refrescarse en el río. En Cubillo de Ebro volvían a pasar calor esta jueves, como ya ocurriera ayer, 36,3 grados a las cuatro de la tarde, lo mismo que en Polientes. No había respiro tampoco en el interior de la región, y prueba de ellos son los 36,3 grados de Bárcena Mayor. En Reinosa se superaron los 35. Y la capital de Campoo ha sido también la que ha dado la temperatura más baja de la jornada, 10,9 grados.

En la capital de Cantabria, con las playas llenas, los termómetros oficiales de Aemet apenas han superado los 24 grados y 26,3 en Torrelavega. Y de nuevo la costa occidental ha sido hoy la mas fresca, con 20,6 grados en San Vicente de la Barquera.

Está activada la alerta naranja en Liébana y amarilla en el centro, valle de Villaverde y Cantabria del Ebro.

La masa de aire tropical que cubre gran parte de la península también alcanza a una buena porción de Cantabria. A duras penas el territorio de la cornisa queda a salvo de las altas temperaturas que vienen apretando duro, pero hay otras comarcas que se ven salpicadas de lleno: Campoo, Liébana y los valles centrales van a vivir hoy bajo el aviso amarillo y naranja por altas temperaturas, pues en ellas se pueden alcanzar máximas de entre 36 y 39 grados.

La sensación de agobio y bochorno es superior a los valores que marca los termómetros debido a la ausencia de nubes que se prevé –a lo sumo, nubosidad alta, pero con calima o polvo en suspensión–, una insolación que coincide, por añadidura, con los días más largos del año. Y, por si fuera poco, el poco viento predominante será suave de componente suroeste. Un cóctel de ingredientes para convertir la de hoy en una jornada más que sofocante.

Cantabria, en «máxima alerta» por incendios forestales

El Gobierno de Cantabria ha activado el nivel 2 «de máxima alerta» ante la posibilidad de incendios forestales en el sur de la región, debido a las altas temperaturas. En concreto, el aviso es para los municipios de Campoo de Suso, Campoo de Enmedio, Reinosa, Las Rozas de Valdearroyo, Campoo de Yuso, Valderredible, Valdeolea y Valdeprado del Río.

En un comunicado, el Ejecutivo recuerda que están prohibidas las quemas tanto en terreno rústico como en monte en cualquiera de esos municipios. También afirma que el nivel 2 se mantendrá mientras no cambien de manera clara las condiciones meteorológicas.

Para mañana, viernes, este aviso por altas temperaturas se reducirá a la Cantabria del sur. En el resto de la región los valores serán los propios y normales de esta época del año.

Lo peor es que esta situación de altas temperaturas con cielos despejados se repetirá varios días más en los territorios cántabros al otro lado de la cordillera (allí van a rondar los 40 grados hasta el domingo), de modo que en la Cantabria del sur apenas tendrán tiempo de recuperación. Esta tórrida situación que padecerán en Campoo será paralela a la que se vivirá en el resto de España, pues Aemet avanza que la ola de calor persistirá hasta el lunes, 1 de julio.

Ramales marcó ayer la máxima

Claro que ayer la jornada tampoco se quedó atrás en cuanto a calores y temperaturas. Cierto es que también estuvieron en alerta amarilla Liébana y Campoo, donde se cumplieron las previsiones pues las máximas pasaron de los 35 grados en Tama y Polientes, pero fue en la zona oriental donde se marcó el hito de la jornada ya que Ramales de la Victoria llegó a alcanzar los 37,9 grados.

El litoral resistió mejor. La ola de calor no llegó hasta tan arriba y salpicó lo justo en parte gracias a la influencia marítima y al suave viento del oeste, que dejó máximas de 29 grados en Parayas (23 en el observatorio de la Aemet en Monte), 26 en Treto y tan sólo 20,6º en San Vicente de la Barquera.

Estamos en medio del primer envite serio del verano, con categoría de ola de calor, que afecta a toda la península si bien la mitad de Cantabria que mira al litoral capeará el resto del episodio con suficiencia pues incluso no son descartables algunas lloviznas de aquí al domingo.