«Por esto yo no milito en un partido de los grandes»

Imagen de archivo de Revilla, en la comida de Navidad del PRC/Roberto Ruiz
Imagen de archivo de Revilla, en la comida de Navidad del PRC / Roberto Ruiz

El líder del PRC, Miguel Ángel Revilla, considera inaceptable que «no se respete la decisión de los afiliados de un territorio»

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Al presidente del Gobierno de Cantabria y líder del PRC, Miguel Ángel Revilla, le parece inaceptable la injerencia de la dirección nacional de un partido político en asuntos locales. Es la lectura que realiza sobre la crisis del PP cántabro tras la designación de Ruth Beitia como candidata electoral «sin respetar la decisión de los afiliados de un territorio». Y éste, precisamente, dice Revilla que es uno de los motivos por los que no ha dado el salto a un partido de ámbito nacional: «Por eso yo nunca he tenido la tentación, ni en sueños, de militar en un partido de los grandes; y eso que muchos me han tentado. Pero jamás, no podría aceptar de ninguna manera, que no se respete la decisión de los afiliados de un territorio». Así las cosas, Revilla continúa desde siempre en el Partido Regionalista de Cantabria, «porque tomamos las decisiones en Cantabria, y no me pasa por la cabeza que la llamada de un señor de Madrid que estuvo aquí tres ó cuatro veces, y conoce la región de lejos, pueda decidir quién puede representar un partido en la comunidad».

Esta idea sobre el respeto a la descentralización de los partidos políticos ya la manifestó ayer a preguntas de los periodistas sobre lo ocurrido en el Partido Popular y hoy la ha repetido durante una visita al Instituto de Física de Cantabria (IFCA). A juicio de Revilla, las decisiones que se adopten en comunidades autónomas o ayuntamientos deben prevalecer. No ha querido, sin embargo, entrar a valorar la decisión de María José Saenz de Buruaga de seguir presidiendo el PP a pesar de que se había planteado dimitir tras la imposición de Beitia por parte de Pablo Casado. «No estoy en la mentalidad de Buruaga, yo respondo por mí y no puedo entrar en las razones de los demás. Tendrá sus razones», ha dicho.

Sobre la actual situación política de Cantabria, a raíz del 'terremoto' del PP, Revilla considera que está siendo «una legislatura muy complicada, con muchos líos de partidos políticos, que no es nada bueno, porque dan inestabilidad (…)». El presidente cántabro desea, por tanto, que la situación «se reconduzca, porque la democracia se basa en la pluralidad, la democracia de los partidos y el respeto a las normas y estatutos de los partidos». Se desmarca también de esta inestabilidad, ha dicho: «Yo no puedo hablar por los demás, porque el que yo presido es un partido unido, en el que no hemos tenido ninguna turbulencia en varias legislaturas, con un respeto a los órganos que elige el congreso. Eso sería lo deseable en los demás…». Por ello, lo que pide es que «se normalice la vida política en Cantabria y en España también», ha añadido, porque, al final, las autonomías salen perjudicadas: «Vivimos de los Presupuestos Generales del Estado y el que no haya estabilidad nos repercute negativamente», porque siguen sin aprobar y supondrían, según ha insistido, que Cantabria pueda contar con unos 75 millones de euros más.

Sobre el documento de exigencias de VOX al PP andaluz: «El PRC ni le daría acuse de recibo»

El presidente de Cantabria y líder de los regionalistas cántabros, Miguel Ángel Revilla, ha asegurado que para su partido sería «inimaginable» aceptar el documento de exigencias que VOX ha trasladado al PP para apoyar la investidura de Juan Manuel Moreno como presidente andaluz. «El Partido Popular sabrá lo que tiene que hacer, pero el PRC, a ese documento, vamos, ni le daría acuse de recibo», ha dicho.

A preguntas de los periodistas, Revilla ha afirmado, como en anteriores ocasiones, que el PRC está «en las antípodas» en «cantidad de puntos» y planteamientos de VOX y, por tanto, de las exigencias que ha trasladado al PP.

Pese a que los planteamientos de VOX «no encajan» en el PRC, Revilla ha asegurado que es un partido al que «respeta» porque ha sido votado por los ciudadanos y, por ello, le merece «consideración».

 

Fotos

Vídeos