El nuevo Grupo Mixto en el Parlamento sigue sin ponerse de acuerdo sobre su funcionamiento

En primer término Rubén Gómez y Carrancio y al fondo José Ramón Blanco, qie ahora también forma parte del Grupo Mixto/Alberto Aja
En primer término Rubén Gómez y Carrancio y al fondo José Ramón Blanco, qie ahora también forma parte del Grupo Mixto / Alberto Aja

La incorporación de los exdiputados de Podemos varía los tiempos y recursos económicos

DM .
DM .Santander

Los cuatro integrantes del grupo mixto en el Parlamento regional siguen sin llegar a un acuerdo sobre el reparto de tiempos y recursos económicos, principalmente por las discrepancias entre la propuesta de los dos diputados procedentes del grupo Podemos, Alberto Bolado y José Ramón Blanco, y la postura del de Ciudadanos, Rubén Gómez, que prefiere que sea la Mesa de la Cámara la que determine estas cuestiones.

Según ha podido saber Europa Press, los dos nuevos diputados del grupo (Blanco y Bolado), que han llegado al mixto tras la disolución del grupo Podemos, han planteado dos alternativas a Gómez y Carrancio en cuanto al reparto de recursos económicos -que, según Bolado, se han incrementado al duplicarse el número de integrantes pero no doblado-, tiempos y también sobre la portavocía.

Uno de estas propuestas pasaría por que Gómez (Cs) fuera el portavoz del grupo y los recursos económicos del grupo, destinados a que los diputados puedan contratar asesores o personal a su disposición se repartan entre cuatro y los tiempos en los plenos del Parlamento también.

El otro planteamiento hecho por Bolado, que es el que fundamentalmente está llevando las negociaciones con los dos diputados que ya estaban en el grupo mixto, es que o él o Blanco se queden con la Portavocía del grupo a cambio de que Gómez y Carrancio puedan conservar los recursos del grupo mixto que tenían hasta ahora.

Según señala Bolado, con la segunda opción que proponen dispondrían de en torno a un 25% menos que si hubiera un reparto de los grupos entre cuatro, pero les permitiría a uno de los dos ostentar la Portavocía, del grupo.

Este diputado cree que resultaría justificado que él o Blanco ejercieran de portavoces ya que, a su juicio, son los que «facilitarán» la relación dentro del grupo mixto, al interceder entre Gómez y Carrancio, que no se hablan a raíz de la decisión de éste último de seguir como diputado tras dejar Cs.

Y en cuanto a los tiempos, las dos propuestas de Bolado y Blanco pasan por un reparto de los tiempos en los plenos entre cuatro.

Gómez ve dificil el acuerdo

Sin embargo, al diputado de Cs «no le parecen muy razonables» las propuestas de los dos nuevos integrantes del grupo mixto ya que, a su juicio, con ellas, tanto él como Carrancio resultan «seriamente perjudicados».

Por ello, considera «fundamental» que, pese a la llegada de los dos nuevos diputados, los recursos que tenían Carrancio y él hasta ahora debería quedar «salvaguardados» ya que «sí o sí van a perder» parte de los tiempos de intervención en los plenos y las comisiones que tenían hasta el momento.

Además, considera que «no tiene mucho sentido» que se considere que Blanco y Bolado se les considere como «dos diputados iguales, sin ninguna relación» cuando ambos vienen del grupo Podemos.

Así, considera que un reparto a cuarto partes beneficiaría a Bolado y Blanco ya que contarían con el 50% de los recursos del grupo y también de los tiempos.

Gómez ha subrayado que de los cuatro integrantes del grupo mixto, él es el «único» que, a su juicio, representa legítimamente a un partido.

Así, ha hecho referencia, aunque sin citarlo a las circunstancias de los otros tres diputados. Carrancio se convirtió en diputado al presentarse por Cs, partido que dejó y ahora está en otro y Blanco y Gómez, aunque siguen perteneciendo a Podemos, tienen abiertos expedientes sancionadores y se les ha suspendido de militancia, aún pendientes de resolver, y están enfrentados con la Dirección nacional y a la gestora impuesta por ésta para llevar el partido en la comunidad autónoma.

Por estas razones, Gómez «ve difícil» poder llegar a un acuerdo y considera que «lo más higiénico» es que fuera la Mesa del Parlamento quien decidiera estos repartos.

Además, ha advertido de que podría pedir el amparo de la Mesa del Parlamento en caso de que el resto de integrantes del grupo lleguen a un acuerdo en el que resulte perjudicado.

Por su parte, Bolado es más optimista y cree que finalmente se llegará a un acuerdo y asegura que ha visto disposición por todas las partes. Asegura estar «un poco pendiente» de que los otros dos diputados valoren las propuestas y ha asegurado desconocer el desacuerdo del diputado de Cs.

Carrancio, a favor de las propuestas de Podemos

Por su parte, el otro diputado que compone el grupo, Juan Ramón Carrancio, ex de Cs y ahora candidato a la Presidencia del Gobierno regional por la formación OlaCantabria, ha asegurado, en declaraciones a Europa Press, que «no tiene problemas» ni va a «poner pegas» para llegar a un acuerdo, aunque le suponga pérdida de tiempos y recursos económicos siempre que con éstos pueda pagar a las dos personas que tiene contratadas hasta final de legislatura.

Además, Carrancio ha recordado que apenas falta un par de meses para la disolución del Parlamento, y por tanto del grupo mixto y del resto, antes de la celebración de las elecciones autonómicas del 26 de mayo.

La Mesa del Parlamento tiene previsto reunirse el próximo lunes, 28 de enero, y a ella el grupo mixto deberá presentar una propuesta si consiguen llegar a un acuerdo. Si no, la Mesa tendría que decidir.