La oferta de empleo público del Gobierno cántabro se dispara hasta las 3.000 plazas

Imagen de uno de los exámenes de las oposiciones para profesores de Secundaria y FP celebradas este pasado verano. /Roberto Ruiz
Imagen de uno de los exámenes de las oposiciones para profesores de Secundaria y FP celebradas este pasado verano. / Roberto Ruiz

Sanidad, Educación y la Administración General Autonómica convocan «históricas» oposiciones a lo largo de los próximos meses

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

La pasada semana la Consejería de Educación anunciaba para 2019 la mayor oferta de empleo público docente de la historia, con 574 plazas, todas destinadas al cuerpo de maestros. A principios de mes, era el departamento de Presidencia y Justicia el que comunicaba una convocatoria «histórica» en la Administración General Autonómica, formada conjuntamente por 922 puestos de trabajo -698 de libre acceso- ya que se ejecutarán de forma conjunta las ofertas ordinaria y de estabilización del empleo público correspondientes al presente año y al pasado. Sanidad también ha acumulado en una sola convocatoria las plazas ofertadas en 2016 (280) y 2017 (1.339), aún no realizadas. En total, una macro-oposición con más de 1.600 puestos, de muy distintas especialidades sanitarias. Y el Personal de Administración y Servicios de la Universidad de Cantabria crecerá en una veintena de plazas.

En definitiva, el Gobierno de Cantabria ofrecerá a lo largo de los próximos meses 3.000 nuevos empleos públicos en distintas áreas -descontados ya los de promoción interna-, a los que habrá que unir los dependientes de la Administración General del Estado (Policía Nacional, Guardia Civil, Justicia...), que se convocarán en los primeros meses de 2019; y los que promuevan a nivel local los distintos ayuntamientos. Una oferta «histórica» y «necesaria» para rebajar las altas tasas de interinidad existentes -en algunos casos superiores al 30%-, crear empleo estable, proporcionar una mejor y más especializada atención de los servicios públicos y dar continuidad a las políticas de mejora de la función pública en Cantabria, según enumera el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra.

Las claves

698
de las 922 plazas convocadas en la Administración General cántabra son de libre acceso.
574
plazas se han convocado en la oferta pública docente de 2019, todas del cuerpo de maestros.
Razones.
La mejora de la economía y el Plan Nacional de Estabilidad permiten reunir estas masivas ofertas
Crecimiento.
Uno de cada cinco trabajadores de Cantabria pertenecen en la actualidad al sector público

La mejora de la situación económica, la necesidad de crear trabajos específicos que respondan a las nuevas realidades, el Plan Nacional de Estabilidad del Empleo Público -vigente hasta 2020-, la recuperación de las tasas de reposición y la ejecución de oposiciones no realizadas en los últimos años por distintas razones -como el retraso en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2017, por ejemplo- han dado forma a una 'tormenta perfecta' que depara cuantiosas ofertas de empleo público en las distintas comunidades autónomas con el objetivo final de, al menos, recuperar el nivel de empleo público que existía antes de la crisis.

La mejora de la economía y el Plan Nacional de Estabilidad permiten reunir estas masivas ofertas

Por disciplinas

Hasta 1.619 plazas ponen en liza las ofertas públicas de empleo destinadas a personal de las instituciones sanitarias de Cantabria, que reunirán en una única convocatoria -y examen- las pendientes de 2016 y 2017. Una macro-oposición para rebajar la alarmante interinidad del Servicio Cántabro de Salud (SCS), que alcanza el 39%.

Las especialidades donde se convocan más plazas son las dirigidas a los médicos especialistas (413 repartidas en una veintena de áreas), Enfermería (405), Auxiliar de Enfermería (345), Administrativo (131) y médico de familia de Atención Primaria (129).

En lo que respecta a la Administración General Autonómica, el Gobierno cántabro llegó hace tres semanas a un acuerdo con los representantes sindicales para fijar en 441 las plazas de las ofertas de empleo público ordinaria y de estabilización correspondientes al presente año, que serán ejecutadas con sus homólogas de 2017 (otras 481), mediante el sistema de concurso-oposición. En total, 922 puestos, de los que 698 son de libre acceso y 224 de promoción interna.

Por tipos de empleo, 406 plazas corresponden a las diversas categorías de funcionarios (de especialidades como Psicología, Veterinaria, Arquitectura, Administración, distintos tipos de Ingenierías, Periodismo, Educador Social, Fisioterapia, auxiliares, subalternos...); otras 292 afectan a Personal Laboral (técnicos superiores de Educación Infantil, Analista de Laboratorio o Integración Social y operarios de Cocina, Mantenimiento o Montes, entre otras ramas); y, por último, 224 serán de promoción interna «para impulsar de forma importante la carrera profesional de los funcionarios».

Uno de cada cinco trabajadores de Cantabria pertenecen en la actualidad al sector público

En Educación, la oferta pública docente de 2019 alcanza un total de 574 plazas, la más numerosa de la historia. Todas pertenecen al cuerpo de maestros, donde la interinidad supera este curso el 42%, repartidas en sus siete especialidades: así, a partir de la segunda quincena del próximo mes de junio, se pondrán en juego 230 puestos de maestros de Primaria, 160 de Infantil, 35 de Educación Física, 30 de Inglés, 20 de Música, 44 para especialistas de Audición y Lenguaje (AL) y 55 de Pedagogía Terapéutica (PT).

Por su parte, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Cantabria aprobó la pasada semana la Oferta de Empleo Público del Personal de Administración y Servicios para 2018, que asciende a 27 plazas, de las cuales 24 son para personal funcionario -7 de ellas de promoción interna- y 3 para laboral.

El peso del empleo público

Los 3.000 nuevos trabajos ampliarán el creciente peso del empleo público dentro de la economía de Cantabria, tres puntos superior a la media nacional. Así, según revela la última Encuesta de Población Activa que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), con datos actualizados al tercer trimestre de 2018, el 19,3% de los ocupados cántabros trabajan hoy en día en el sector público, casi uno de cada cinco, frente al 16,2% del conjunto del país. En total, 47.700 de los 246.000 empleados. Hace tres años, la diferencia entre ambos tipos de trabajo era de sólo un 1,7%.

Durante la presente legislatura, el 39% de los empleos generados han sido públicos

Desde el regreso del bipartito PRC-PSOE al Gobierno regional, 5.200 de los 13.200 empleos ganados a lo largo de la legislatura son públicos, lo que supone un 39%. Un dato llamativo, aún más si se observa la variación interanual entre el tercer trimestre del pasado año y el actual. Durante este periodo, el 84% del empleo nuevo es público, frente al preocupante 16% generado en el sector privado, apenas 1.200 puestos de trabajo. Por ejemplo, un sector clave en la economía regional, el de Servicios, sólo creció este verano en 100 empleos respecto al mismo periodo de 2017. Y eso a pesar del récord de ocupación que vivieron los hoteles de Cantabria en agosto...

«Algunos servicios públicos tienen carencias y no cumplen su función»

«Hay que cubrir determinados puestos que eran necesarios y acabar con situaciones de interinidad preocupantes, superiores al 30%», destaca Rafael de la Sierra (PRC), consejero de Presidencia y Justicia, sobre una oferta de empleo público que, en su conjunto, considera «histórica».

«Hacía mucho tiempo que no se producía una convocatoria tan numerosa –celebra–, lo que va a permitir recuperar empleos públicos que se habían perdido en los últimos años debido a una serie de medidas que se tomaron por la crisis (límites a las tasas de reposición, a los presupuestos...) y que originaron carencias en algunos servicios». El consejero lamenta que «no estábamos cumpliendo con la función que le corresponde a la Administración, faltan personas y se ha resentido la propia prestación de los servicios públicos».

De la Sierra considera «anómalas» las altas tasas de temporalidad existentes y el tiempo que llevan algunos interinos –13 o 14 años en casos concretos– en este régimen laboral. «Había que asumir el reto de acabar con esta situación y llegar a cifras mucho más razonables», razona.

El titular del área de Presidencia explica que ha sido posible alcanzar tal grado de oferta de empleo público «porque la situación económica ha mejorado y también por que se han alcanzado una serie de acuerdos a nivel nacional entre los sindicatos y el Gobierno –el Plan Nacional de Estabilidad del Empleo Público– que deriva en una serie de obligaciones para las comunidades autónomas». Añade que la convocatoria también «viene condicionada por nuevas realidades que exigen nuevos empleos», citando todos los relacionados con la protección de datos, seguridad de la información o el expediente digital, «que exigen especialistas que no existían dentro de la Administración».

En definitiva, confluyen «muchos factores» que «nos han llevado a tener que asumir este reto y hacerlo con sentido común, pero también con cierta dosis de valentía».

De la Sierra argumenta que las prioridades de estas ofertas son «recuperar el nivel de empleo público que existía antes de la crisis, fomentar la estabilidad del mismo y mejorar la prestación de los servicios a los ciudadanos», objetivos que provocarán, de forma directa, que «muchas personas con títulos y estudios puedan acceder a plazas que necesitan y desean»; y, de forma indirecta, que se conviertan «en motor, no sólo del empleo, sino de la actividad económica, generando a la vez otros puestos de trabajo en otros sectores».

Síguenos en: