Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Empresarios, economistas y expertos coinciden en que Cantabria «no se puede quedar aislada de la red transeuropea»

Imagen de archivo de un grupo de viajeros por el arcén de la estación santanderina para tomar el Alvia con destino a Madrid. /Daniel Pedriza
Imagen de archivo de un grupo de viajeros por el arcén de la estación santanderina para tomar el Alvia con destino a Madrid. / Daniel Pedriza

Cantabria es una isla al margen de todas sus comunidades vecinas en el Corredor Atlántico

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Sobre el mapa de la red transeuropea de transportes, Cantabria es una isla al margen de todas sus comunidades vecinas en el Corredor Atlántico desde los tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno central. Desde entonces las incorporaciones de las comunidades autónomas vecinas -País Vasco, Galicia o Asturias- han ido dibujándose progresivamente a brocha gorda en el trazado. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, presentó el miércoles un proyecto que, a su juicio, ofrece «una visión de España moderna, cohesionada y competitiva». Una fotografía en la que la comunidad autónoma vuelve a quedarse fuera, como si se tratase de «una isla desierta», y, lo que es peor, permanecerá así al menos hasta 2023. Se incluye, como si se tratase de un parche, como «tramo complementario al corredor» el trazado entre Santander-Palencia, es decir, el tramo del tren de altas prestaciones con Madrid. Una propuesta que Europa ni siquiera contempla.