Polanco analizará hoy las acciones para frenar la alternativa a Vuelta Ostrera

Imagen parcial de la depuradora de Vuelta Ostrera, que cuenta con sentencia de derribo. /Luis Palomeque
Imagen parcial de la depuradora de Vuelta Ostrera, que cuenta con sentencia de derribo. / Luis Palomeque

Los portavoces de los grupos plantearán a los servicios jurídicos si se pueden iniciar medidas legales para evitar que la depuradora se levante en la isla de Solvay

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Los portavoces políticos del Ayuntamiento de Polanco se van a reunir hoy para analizar la ubicación de la alternativa a la depuradora de Vuelta Ostrera en la isla de Solvay y consultarán a los servicios jurídicos si se pueden emprender acciones legales para frenar esta decisión. La isla de Solvay o isla Monti, rodeada por el río Saja, pertenece al municipio de Suances y se encuentra entre la factoría de Solvay y el puerto de Requejada. Se trata de la alternativa más alejada de núcleos vecinales de entre las distintas opciones barajadas, aunque está tan sólo a trescientos metros de Requejada.

A falta de conocer los argumentos técnicos ambientales que han esgrimido los técnicos, existen sobre la isla grandes acumulaciones de materiales de origen industrial rodeadas de diques. Se trata de depósitos de antiguas balsas de decantación de los líquidos residuales de la fabricación de carbonato sódico. Pese a tratarse 'a priori' de vertidos inertes, estos antecedentes arrojan «gran incertidumbre» sobre su estabilidad y la posibilidad de ejecutar la obra, por lo que se ha considerado una cimentación profunda mediante pilotes de todos los elementos de la EDAR.

Ver más

El proyecto, que de momento no les ha sido notificado oficialmente, tiene un coste estimado en 111 millones, incluyendo cerca de 40 millones para el emisario submarino, según el estudio de alternativas realizado por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. Sin embargo, desde Solvay apuntan a que puede existir un elevado «sobrecoste» dadas las características del terreno. Polanco y la empresa química, propietaria de los terrenos, alertan de que «no es el lugar idóneo» y que su edificación sobre unos terrenos endebles puede dañar los diques de contención que existen y provocar «un grave problema» ambiental y de seguridad para la comarca.

Ecologistas en Acción aplaude el emplazamiento elegido por el Ministerio de Transición Ecológica

Aunque confía en que el Ministerio haya realizado un estudio ambiental pormenorizado que contemple «los riesgos» e incluso que dé marcha atrás, desde el departamento de comunicación apuntan que si los diques, que sirven para contener algunos vertidos, sufren un «daño estructural puede haber un problema ambiental muy gordo».

Apoyo de los ecologistas

De otro lado, Ecologistas en Acción aplaudió este domingo que el Ministerio para la Transición Ecológica se decante por ubicar la instalación en la Isla de Solvay. En un comunicado, el colectivo se «felicita» por la elección y la «oportunidad» que, a su juicio, representa. «La ubicación elegida es la única posible», opinó antes de reiterar que es la alternativa con «menor afección de todas las propuestas», ya que es «la más alejada de núcleos vecinales y la que menor impacto ambiental tendrá, al ser un vertedero de residuos químico». Para el colectivo, esto supone una «oportunidad única para conseguir su limpieza y su regeneración».

También destacó que está a menos de un kilómetro de la actual con lo que se pueden aprovechar las infraestructuras existentes, estando muy próxima a la red ferroviaria y a la A-67. Además, Ecologistas en Acción cree que esta decisión del Ministerio debe ser el «punto de partida» para iniciar la recuperación ambiental del espacio de la ría.