El PSOE propondrá que los centros de salud puedan tramitar los abortos

Pablo Zuloaga, secretario general del PSOE en Cantabria. /DM .
Pablo Zuloaga, secretario general del PSOE en Cantabria. / DM .

Basa las propuestas de su Conferencia Política en un giro a la izquierda, se compromete a garantizar los derechos del agua o la energía y sale a la caza del voto rural con un «ambicioso» programa

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

El PSOE cántabro gira a la izquierda, como exigen los mandamientos del 'sanchismo', y se reivindica como «un partido social, feminista, ecologista, capaz de cambiar el modelo productivo para lograr una economía basada en la ciencia y la innovación y defensor de los pilares del estado del Bienestar». Así se define en el documento marco de la Conferencia Política que celebrará a mediados de este mes, la primera de su historia, planeada para revisar sus ideas y hacer autocrítica del pasado reciente. Un documento en el que destacan las medidas por la igualdad, como la creación de un centro de emergencia que coordine todas las medidas para luchar contra la violencia de género entre Gobierno, ayuntamientos y colectivos, que tenga sedes comarcalizadas por toda la región para dar una respuesta integral; propone la prohibición de campañas publicitarias que utilicen el cuerpo de la mujer como reclamos o cambiar el sistema actual de interrupción voluntaria del embarazo para que los centros de salud públicos se encarguen de tramitar los abortos para evitar que las mujeres que deseen hacerlo tengan que desplazarse a otro departamento.

En Cantabria, las interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) se centralizan a través del Centro de Salud Sexual y Reproductiva La Cagiga, integrado en el servicio de Ginecología de Valdecilla desde hace casi dos años. En su día, esta reubicación, motivada por las obras del edificio de la calle Vargas, iba a ser provisional pero acabó siendo definitiva.

Medidas de la primera conferencia política del PSOE

1. Violencia de género.
Crear un centro de emergencia a nivel regional que coordine las actuaciones del Gobierno, municipios y asociaciones y tenga delegaciones territoriales.
2. Igualdad.
Quieren abolir la prostitución, prohibir la publicidad en la región que utilice el cuerpo de la mujer y financiar las medidas anticonceptivas de larga duración.
3. Sanidad.
Promoverán que todos los centros de salud tramiten la interrupción voluntaria del embarazo para que las mujeres no tengan que trasladarse de sus municipios.
4. Memoria Histórica.
Aprobar la Ley de Memoria Democrática, un plan de exhumaciones y desarrollo del banco de ADN, y crear una oficina de apoyo a las familias de las víctimas.
5. Juventud.
Lanzar un plan de retorno del talento joven fugado durante la crisis, un vivero de empresas innovadoras, aprobar deducciones fiscales a los que se emancipen y a los arrendadores.
6. Cambio de competencias.
Creen que es necesario integrar Ordenación del Territorio y Urbanismo junto con las competencias de la Consejería de Presidencia.
7. Medio Rural.
Financiar junto a otras regiones iniciativas para corregir la carencia de instalaciones industriales que operen correctoras de los excedentes de leche.
8. Medio Ambiente.
También se quieren prohibir los cortes de agua por impagos no fraudulentos, asegurando un mínimo de acceso y la normalización de las tarifas sociales.
9. Transición ecológica.
Contemplan poner nuevos impuestos vinculados al medio ambiente para corregir los comportamientos de los ciudadanos y luchar contra la contaminación.
10. Impuestos.
Se quiere subir las tasas a las rentas más altas, adecuando los tipos de tributación de los impuestos cedidos, de tal forma que permita la progresividad del sistema.

Además, el PSC propone recuperar algo que depende del Gobierno central: trabajar para que las menores de 16 años puedan abortar sin necesidad de consentimiento paterno. Asimismo, plantea que Sanidad financie los métodos anticonceptivos reversibles de larga duración a las mujeres que lo precisen en Atención Primaria. Una «lucha por la desigualdad», como dejan escrito en más de una ocasión, que incluirá una defensa de la Memoria Histórica, con un plan de exhumaciones, desarrollo del banco de ADN o la creación de una oficina de apoyo a las víctimas; y una apuesta por retornar el talento joven fugado por la crisis, crear un vivero de empresas de innovación para ellos, fomentar convenios entre la Universidad de Cantabria para facilitar el acceso laboral a su alumnado en la región y bonificar o deducir los tributos regionales y locales, tanto a los jóvenes que se emancipen como a los arrendatarios.

Categorías

El documento se divide en cinco categorías -'Valores para Cantabria, Desarrollo económico y empleo de calidad', 'Una política ambiental progresista', 'Servicios públicos sociales y sanitarios universale, gratuitos y de calidad' y 'Hacia un nuevo modelo ciudadano'- y busca intentar conectar algo con las decenas de miles de cántabros desanimados con los políticos en general y con los socialistas en particular, que han pasado de 15 a cinco diputados en los últimos tres comicios.

La hoja de ruta del PSOE para los próximos años hace una apuesta clara por captar los votos del mundo rural, un feudo que tradicionalmente se han repartido el PP y el PRC conscientes de la necesidad de crecer en esos ayuntamientos.

Los socialistas plantean una enmienda a la totalidad a la gestión de Jesús Oria y dejan entrever que, en una hipotética renovación del pacto de Gobierno, quieren tomar las riendas de un departamento que siempre ha estado en manos de los regionalistas por petición expresa de sus alcaldes. Pretende realizar «una apuesta seria, levantar un instituto del sector agroalimentario y financiar junto a otras regiones iniciativas para corregir la carencia de instalaciones industriales que operen correctoras de los excedentes de leche.

También se quieren prohibir los cortes de agua por impagos no fraudulentos, asegurando un mínimo de acceso y la normalización de las tarifas sociales. Asimismo ponen en solfa la consejería de Eva Díaz Tezanos proponiendo la elaboración de una nueva ley del Suelo y otro Plan de Ordenación del Territorio. Incluso apuestan por desmontar por completo la estructura actual de la Vicepresidencia para volver a unificar las competencias de Urbanismo y Ordenación dentro de Presidencia, el modelo que tenía el PRC anteriormente, y unificar Medio Ambiente con Biodiversidad, ahora separadas.