Revilla reclama oficialmente la estatua del marqués de Comillas

Revilla reclama oficialmente la estatua del marqués de Comillas
Javier Rosendo

El presidente regional ha escrito a Ada Colau para solicitar el traslado de la efigie de Antonio López a su localidad natal

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

La estatua del marqués de Comillas descansa desde el pasado domingo en las dependencias del Centro de Colecciones del Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona. Ya no está en la plaza que llevaba su nombre desde 1885. El ayuntamiento de la ciudad condal respondía así a las demandas ciudadanas que pedían la retirada de la efigie aludiendo al pasado «poco ejemplar» del Marqués, que hizo negocio comerciando con mercancías y personas.

Este acto simbólico, aplaudido en Barcelona, ha sentado como un aguijonazo en Cantabria. Primero fue la alcaldesa de Comillas, María Teresa Noceda la que pidió a su homóloga, Ada Colau, que se replanteasen la decisión. No sirvió de mucho. Colau respondió a la regidora comillana argumentando que «una persona esclavista no tiene cabida en el espacio público de una ciudad plural y abierta» como la que gobierna.

Ver más

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla se sumó a la petición en una de sus apariciones televisivas y hoy ha refrendado esa solicitud en una carta dirigida la líder de Barlona en Comú. En la misiva, Revilla pide que la estatua de «este importante personaje histórico natural de Cantabria» se traslade a su localidad natal.

Según señala, el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Comillas están dispuestos a hacerse cargo de los gastos del traslado con el fin de ubicar la estatua en la villa como «reconocimiento a la importantísima labor de mecenazgo que desarrolló». Revilla destaca que «precisamente gracias a él» Comillas «es reconocida por su maravilloso patrimonio modernista» y menciona a autores como Gaudí, Martorell, Doménech i Montaner o Llimona. Todos ellos tuvieron relación con el Marqués y su familia e hicieron de la villa cántabra uno de los espacios modernistas más destacados tras la capital catalana.

«Estoy seguro de que entenderás -concluye el presidente de Cantabria- el interés que para Comillas en particular, y para Cantabria en general, supone contar con esta estatua y evitar así el olvido de un personaje que, con sus luces y sus sombras, jugó un papel indudable en el desarrollo económico, social y cultural de Barcelona y de Comillas».

El balón queda ahora en el tejado del Ayuntamiento de Barcelona, aunque como adelantó el Comisionado de Programas de Memoria, Ricardo Vinyes a este periódico, la opción del traslado no se contempla: «Es patrimonio de la ciudad». Por el momento, el Marqués seguirá alojado en su nuevo espacio, donde se «patrimonializará» su figura y se le darán «nuevos usos».

 

Fotos

Vídeos