Rosana Alonso busca apoyo de los militantes para 'independizarse' de Podemos nacional

Rosana Alonso./Celedonio
Rosana Alonso. / Celedonio

La secretaria general desafía a la dirección nacional que ayer frenó su intento de consultar a los inscritos su inhabilitación a las primarias | Justifica esta petición en base «al compromiso adquirido en el documento organizativo» que le aupó en abril a la dirección del partido morado

Rafa Torre Poo
RAFA TORRE POOSantander

La secretaria general de Podemos Cantabria ha recogido el guante que ayer le lanzó la dirección nacional del partido tras frenar su intento de consultar a las bases su inhabilitación a las primarias. Rosana Alonso ha solicitado a Madrid los recursos informáticos necesarios para plantear su moción de confianza, pero también para determinar si «el nuevo rumbo que debe tomar la formación», del que habló ayer en su rueda de prensa, pasa por «implementar una autonomía orgánica, organizativa y financiera para Cantabria».

La diputada nacional ya anunció ayer que no tardaría mucho en dar a conocer el contenido de las preguntas, puesto que el tiempo corre en su contra. Este domingo concluye el plazo para la proclamación de candidatos a liderar el partido de cara a las elecciones municipales del año que viene, que las bases votarán el 24 y 25 de este mes. Alonso cree que está legitimada «en base artículo 34 de los documentos de Vista Alegre 2, que otorgan la competencia de convocar a la Asamblea Ciudadana», ha informado a través de un comunicado. En cambio, desde la capital de España ya le habían dicho ayer que no podría hacerlo. En Madrid creen que ese movimiento va en contra del Código Ético del partido y que no puede usar su cargo de secretaria general para un fin personal. Fuentes de Podemos estatal explicaron a este periódico que «revocar las decisiones de los órganos previstos en los reglamentos de primarias aprobados por el Consejo Ciudadano Estatal no está entre las competencias de la Asamblea Ciudadana Autonómica».

Una decisión con la que ironizó el diputado regional Alberto Bolado en las redes sociales, al comparar este caso con el de Pablo Iglesias cuando preguntó a los suyos por la compra de un chalé.

«¿Otorgas tu confianza a Rosana Alonso para liderar junto a su equipo el proyecto de Podemos Cantabria a todos los efectos?», es la pregunta que la secretaria general quiere plantear a los 6.000 inscritos. En su opinión, esta sería «la única forma de resolver la actual crisis» para conocer si reafirman la confianza que le otorgaron en abril -cuando la eligieron secretaria general- o la que le demostraron al otorgarle los avales que necesitaba para concurrir a las primarias «en menos de veinticuatro horas».

El trasfondo del comunicado enviado por su equipo va mucho más allá. Alonso se lamenta de «las continuas injerencias» que recibe el partido desde la capital de España. «Cantabria se respeta», ha vuelto a recalcar. Por eso quiere que «las bases se pronuncien sobre el compromiso asumido en el documento organizativo para implementar una autonomía orgánica, organizativa y financiera para Cantabria». Un golpe en la mesa para el que necesita que la dirección nacional le dé su visto bueno y le entregue las herramientas necesarias para llevar a cabo la consulta. Algo a lo que Madrid, como adelantó ayer este periódico, se ha negado en rotundo «incluso sin conocer el contenido de las preguntas», se lamenta Alonso.

Su equipo ha manifestado «no tener miedo a someterse a la decisión de las bases e irse a casa si así lo deciden, pero, en ningún caso, por ser penalizados en un proceso unilateral, oscuro e injusto». La secretaria general de la formación cántabra se vuelve a quejar de la decisión del Comité de Garantías de apartarla, junto a David González y Belén Milán, del proceso de primarias que dejaría el camino libre a la otra candidata, la diputada regional Verónica Ordóñez.

Este órgano –que es de ámbito nacional– dio por buena la decisión del Comité Electoral Regional que, previamente, dictaminó que Alonso, Milán y González no cumplían los recursos necesarios para presentarse a los comicios internos del partido. El Comité de Seguridad y Salud Laboral les abrió expediente «por incumplir gravemente» el código ético de Podemos por haber, supuestamente, actuado y ocultado información sobre las denuncias por acoso laboral que presentaron tres personas contra José Ramón Blanco, una de ellas la diputada autonómica y parlamentaria Verónica Ordóñez, rival de Alonso en las primarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos