«Ya sé de sobra que la he liado; ahora asumiré lo que me venga»

«Ya sé de sobra que la he liado; ahora asumiré lo que me venga»
SANE

Luciano Simón ingresó anoche en la prisión de El Dueso en el módulo de preventivos | El detenido reconoció ante los agentes su arrepentimiento y se mostró sorprendido por su propia reacción y por la repercusión mediática

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Luciano Simón, el vecino de Turieno que se atrincheró en su casa y disparó a los agentes que se acercaron hasta el lugar antes de emprender una huida a un monte cercano en el que estuvo fugitivo durante 19 horas, está todavía asimilando lo ocurrido, pero lo hace ya desde la prisión de El Dueso, donde ingresó anoche en el módulo de preventivos. Poco a poco. Porque en los primeros momentos tras su detención no era capaz de entender por qué su pueblo se había llenado de unidades especializadas. ¿Tan grave era abrir fuego real contra la Guardia Civil? Ni siquiera tenía constancia de que uno de los efectivos había resultado herido.

Entonces, desde su perspectiva, el episodio que había protagonizado tenía una importancia relativa. No lograba ver el motivo para que su cara saliera en todas las televisiones y las cámaras le esperaran a las puertas del cuartel de San Vicente de la Barquera, donde ha estado recluido hasta que ayer pasó a disposición judicial y una hora después la jueza decretara su entrada en prisión provisión comunicada y sin fianza. Quizás por eso en los primeros momentos, cuando la Policía Judicial le sacó de la celda para interrogarle, se mostró muy receloso. Tranquilo, pero ajeno a todo lo ocurrido. Aunque sí aportó información relevante, parecía que la película no iba con él.

Cuando en la tarde del jueves regresó a Turieno con los agentes para reconstruir los hechos ya algo había cambiado. «Ya sé de sobra que la he liado; ahora asumiré lo que me venga», llegó a decir a los agentes del cuartel de Potes que le acompañaron en la búsqueda de la escopeta que había utilizado. Estaba más cómodo. Las caras de muchos de los que le rodeaban las conocía de sobra. Allí, a un kilómetro de su vivienda, que se veía perfectamente desde la distancia, se relajó y mostró total colaboración con los agentes. Les indicó qué camino había seguido y el lugar donde podía encontrarse el arma larga -tipo escopeta- que había utilizado. «Se le veía arrepentido. Nos decía que él mismo estaba sorprendido de lo que había hecho», apuntaba un agente que cruzó con el detenido cuatro palabras.

«Si al agente herido el perdigón le da en el pecho, lo mata»

El agente que resultó herido en un pie por el impacto de un perdigón durante el enfrentamiento con Luciano Simón ya ha recibido el alta. Los médicos le han enviado para casa, donde a lo largo de las próximas semanas continuará su recuperación después de haber sido operado en la Clínica Mompía. «Ya está en casa, pero tiene el pie muy tocado. Si le llega a dar en el pecho lo mata», confirman desde la Guardia Civil.

El herido tiene 49 años, es vecino de Santander y miembro de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic). El momento en que fue alcanzado fue el más crítico de la noche. Tal era la tensión en ambas partes que sus compañeros respondieron con más de 70 disparos.

Borja Sánchez, su abogado, confirmaba después a este periódico esa versión: «En un primer momento estaba muy preocupado porque no pensaba que lo que había hecho iba a tener esta repercusión y transcendencia mediática. Después ya se le veía más tranquilo. El origen (la discusión con el hermano, el que llamó a los agentes a los que Luciano recibió a tiros) no fue una cosa tan grave, pero se complicó. Fue todo un poco sobrevenido. Él nunca se ha visto en una tan gorda, por eso estaba tan tocado, pero está colaborando».

Sánchez acompañó ayer a su cliente durante la declaración ante la jueza. Era la segunda vez que Luciano se encontraba con su letrado. Aunque ambos estuvieron juntos en Liébana durante la recreación de los hechos, sólo tuvieron un breve acercamiento previo en el que no entraron en detalle sobre lo ocurrido.

Auto judicial

La responsable del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia de San Vicente de la Barquera decretó a última hora de la tarde prisión provisional comunicada sin fianza para Luciano. Hasta el momento sólo está confirmado que le imputa los delitos de atentado contra agente de la autoridad, lesiones y daños, pero también podrían incluirse otros, como alteración del orden público, tenencia ilícita de armas y contra la salud pública, ya que en su vivienda se localizó una importante cantidad de marihuana.

El atestado policial que la Guardia Civil entregó a la jueza junto con el detenido ha tardado casi dos días en ser elaborado, en parte porque se consideró indispensable para la investigación recrear los hechos en Turieno. El letrado también señala que, por el momento, el detenido no le ha manifestado su intención de renunciar al abogado que le asignaron del turno de oficio, por lo que seguirá trabajando con Luciano por lo menos a lo largo de los próximos días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos