La UC no cederá el Paraninfo a la asociación Alfonso I y se plantea no prestar más sus instalaciones

Imagen de archivo de una manifestación de la asociación Alfonso I /Daniel Pedriza
Imagen de archivo de una manifestación de la asociación Alfonso I / Daniel Pedriza

La Universidad ha dado marcha atrás al permiso otorgado «por motivos de seguridad» | Una docena de colectivos, sindicatos e IU habían criticado que se cediera el Paraninfo a una organización que «atenta contra los derechos humanos»

DM .
DM .Santander

La Universidad de Cantabria (UC) ha decidido suspender «por motivos de seguridad» la cesión del Paraninfo de la institución a la Asociación Cultural 'Alfonso I' para que celebrara un acto el 19 de octubre. Un acto contra el que una docena de colectivos sociales, sindicatos e IU habían protestado por entender que se trata de una organización fascista vinculada a grupos neonazis. La UC no solo ha suspendido el acto sino que ha anunciado que el equipo de gobierno valora «la suspensión de cualquier cesión a terceros para la celebración de eventos en sus instalaciones«.

En una nota de prensa, la universidad asegura que se han producido «agresiones en forma de pintadas» en el Paraninfo y que ha tenido conocimiento de que varios colectivos habían convocado una manifestación durante la celebración del acto en las proximidades de la calle Sevilla, donde se encuentra el edificio.

Ante la polémica suscitada por el acto previsto por la asociación Alfonso I la UC ha subrayado que se trata de un evento no organizado por la institución y sobre cuyo contenido «no tiene» responsabilidad. En este sentido, ha precisado que, de los actos públicos que se celebran en sus dependencias, los que organiza la propia Universidad «responden fielmente a los criterios y posicionamiento» de la universidad ante la sociedad, lo que no ocurre en el caso de los organizados por terceros (asociaciones, partidos políticos, sindicatos, empresas, etc).

La entidad académica reconoce que «no es la primera vez» que desde distintos colectivos se solicita a la UC que arbitre sobre los contenidos de los eventos que, sin estar organizados ni patrocinados por ella, se celebran en sus dependencias y asegura que la universidad «ha actuado siempre escrupulosamente, entendiendo que el límite, en este caso, no puede ser otro que la legislación y normativa vigentes».

«La cesión de espacios de la institución para la celebración de actos por parte de terceras personas u organizaciones responde a la demanda social de poder usar un espacio público singular, siempre asumiendo que la UC no tiene en estos casos responsabilidad sobre sus contenidos», ha concluido.

En el acto programado en la UC cuya nueva ubicación esta pendiente, estaban previstas sendas conferencias de Javier Barraycoa sobre los mitos del nacionalismo catalán y de Eduardo García Serrano sobre la historia del separatismo español. Para ese mismo día, Alfonso I ha convocado una manifestación bajo el lema 'Viva la Unidad de España'.

Esta semana una docena de colectivos sociales y sindicatos -a los que este mismo miércoles se ha sumado IU- firmaban un comunicado en el que pedían a la UC que no permitiera el acto en sus instalaciones y denunciaban que la asociación Alfonso I es «heredera de La Falange y el Frente Nacional y vinculada públicamente a grupos neonazis de otros territorios».

Estos colectivos pedían, además, que se establecieran unos criterios democráticos de uso de los espacios públicos, «distintos del simple pago de una tasa costosa» y «cerrándoselo a grupúsculos fascistas que atentan contra los Derechos Humanos en nuestra tierra». Criterios, que en su opinión deben tener «el respeto a los derechos humanos como línea roja infranqueable para el libre acceso a estos espacios, para que los grupúsculos fascistas que trabajan por romper la convivencia inoculando odio en nuestra sociedad, no tengan cabida«.

Al comunicado se han adherido, entre otros, los colectivos Cantabria No Se Vende, Asociación AGE (Archivo, Guerra y Exilio) por la memoria histórica, ALEGA (derechos LGTB+), Pasivas Pasiegas, los sindicatos STEC y CGT, Mujeres Jóvenes de Cantabria (MUJOCA), Centro Social Ítaca (Torrelavega), Asamblea Ciudadana por Torrelavega (ACPT) y la PAH de Santander, las Mesas de Movilidad, La Vorágine y el Colectivo de Estudiantes.

La coordinadora autonómica de Izquierda Unida, Leticia Martínez, coincide en que la Asociación Alfonso I es «de corte falangista» y está «hermanada con grupos neonazis de otras comunidades», además de considerar que es «abiertamente contraria a principios democráticos» que debería defender una institución pública.

«La UC está financiada con dinero de todos los cántabros, por lo que no puede destinar el apoyo público a fines contrarios a lo común y a la convivencia», ha opinado la responsable de IU en Cantabria, quien ha pedido conocer la posición del Gobierno regional en este asunto y si va a adoptar alguna medida.