Altamira suspende por segunda semana consecutiva las visitas a la cueva por los niveles de CO2

Cada viernes, cinco visitantes acceden al interior de la cueva. /Celedonio Martínez
Cada viernes, cinco visitantes acceden al interior de la cueva. / Celedonio Martínez

Pilar Fatas, directora del Museo, reitera que se debe a un proceso natural y garantiza que el cierre es una medida «excepcional»

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Las condiciones climáticas naturales -dicen los científicos- han contribuido a un incremento del nivel de CO2 en la cueva. Y respetar los límites que deben alcanzar todos estos parámetros en esa atmósfera subterránea es básico para garantizar la conservación del arte rupestre. Por eso este viernes, por segunda semana consecutiva, se cancelará la visita pública a la cavidad que habitualmente tiene lugar este último día laboral de la semana. Y es que la respiración de los cinco afortunados que entran por sorteo puede elevar aún más los niveles de CO2.

Dicen los científicos, que periódicamente informan de las características atmosféricas de la cavidad, que este aumento es natural y estacional y que viene determinado por la situación climática. La directora del Museo, Pilar Fatás, ha explicado que la medida se continúa adoptando en cumplimiento de los protocolos establecidos en el Plan de Conservación Preventiva aprobado por el Patronato de Altamira. «Actualmente no se prevé adoptar ninguna otra medida salvo esta suspensión temporal del acceso de personas al interior», aseveró Fatás. Pero ya son dos semanas consecutivas en que se limita el acceso, y el tercer viernes en menos de 30 días.

En concreto, se han suspendido las visitas del 14 de diciembre, el 4 de enero y ahora también de la este viernes, día 11, y, mientras tanto, sigue sin haber fecha para la reunión del Patronato de Altamira, órgano que no se encuentra desde junio de 2017. En estas visitas controladas y limitadas, cinco personas elegidas por sorteo entre los visitantes del museo acceden a la cueva de Altamira durante 37 minutos.

Una medida «excepcional»

La medida la anuncia en su página web el Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira; también lo hace en su cuenta en Twitter. Este viernes, «excepcionalmente», no se realizará la visita pública a la cueva porque, al igual que la semana pasada, se sigue detectando «una perturbación en la concentración de CO2 en el interior de la cueva».