Los taxistas organizan patrullas para detectar y denunciar a VTC ilegales

El presidente del colectivo, Manuel Andoni Ruiz, durante su intervención en la asamblea celebrada en Santander, en la que participaron cerca de 70 taxistas./Daniel Pedriza
El presidente del colectivo, Manuel Andoni Ruiz, durante su intervención en la asamblea celebrada en Santander, en la que participaron cerca de 70 taxistas. / Daniel Pedriza

El sector lamenta que la Policía Local no ponga multas porque «no saben cómo actuar» y cree que esta medida de presión puede frenar su expansión en Santander

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Durante la pasada madrugada, diez profesionales del taxi de Santander se organizaron para llevar a cabo por la ciudad patrullas en busca de vehículos sin conductor (VTC), aquellos que los usuarios pueden solicitar a través de aplicaciones móviles. Cada vez que detectaban su presencia, formaban una comitiva para seguirle de cerca y vigilar su actividad. No porque fuera un VTC, sino porque, según apuntan desde el colectivo, cada vez que recogen a un cliente para hacer una ruta como si fueran un taxi, están incumpliendo tres restricciones que les impone la ley: estos coches no pueden deambular por las calles en busca de clientes, la petición del servicio ha tenido que hacerse con horas de antelación y debe existir un contrato previo con una ruta cerrada concertada con antelación.

Ver más

Cuando los diez taxistas detectaban que los VTC infringían estas normas llamaban a la Policía Local. Aunque los agentes no pusieron sanciones porque «no saben cómo actuar a pesar de que el Ayuntamiento dice que han recibido una formación al respecto», lograron que se sintieran acosados. La ciudad quedó libre de VTC. «No sé si conseguimos algo o no, pero aparentemente desaparecieron», decía ayer uno de los integrantes de estas patrullas. Esa es la estrategia que seguirán a partir de ahora para hacer frente a la llegada a Santander, Torrelavega y Somo de la aplicación para móviles Cabify, la herramienta que utiliza el VTC para captar clientes y que creen que pone en peligro sus puestos de trabajo.

Así lo acordaron ayer en una asamblea los miembros de Radio-Taxi, que consideran que esta es la única solución para frenar el avance de un servicio «ilegal». En contra de lo que pedía alguno de los participantes, que propuso poner en marcha un sistema de turnos y vigilancias, lo harán de forma voluntaria, pero con la idea de que «es algo que va en beneficio de todos». «Se les distingue muy fácilmente. En el momento que alguien vea uno, lo que tiene que ser es avisar por el canal que hemos creado. Quienes estén libre que le sigan y cuando vean que coge un cliente que llamen al 092», explicó a los cerca de 70 profesionales de la asamblea Manuel Andoni Ruiz, portavoz del sector, quien también subrayó que lo más importante es que estos seguimientos tienen que ser respetuosos y la importancia de evitar cualquier enfrentamiento con los conductores de VTC.

Además, con esta acción quieren presionar al Ayuntamiento de Santander y a la Policía Local para que haga cumplir la normativa. Según Radio-Taxi, en estos momentos ni siquiera tienen los mecanismos para comprobar si el VTC ha elaborado una hoja de viaje y ha formalizado un contrato previo como exige la normativa. Y es por eso por lo que los agentes no están multando. Estos aspectos se tratarán en una nueva reunión entre el colectivo y la Dirección General de Transportes y las policías de Santander y Torrelavega. En función de cómo transcurra la cita, decidirán si llevan a cabo paros puntuales durante la Semana Grande y el resto del verano.