Zuloaga se posiciona a favor de la plataforma 'Salvar La Magdalena' y en contra de los espigones

Reunión del delegado del Gobierno con miembros de la plataforma 'Salvar La Magdalena'./DM
Reunión del delegado del Gobierno con miembros de la plataforma 'Salvar La Magdalena'. / DM

El colectivo plantea al delegado del Gobierno, como alternativa a la obra de los diques, continuar con el relleno periódico del arenal santanderino

DM .
DM .Santander

El delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga (PSOE), ha recibido este viernes a los representantes de la plataforma 'Salvar La Magdalena', con quienes ha despachado sobre los espigones que se están construyendo en el arenal santanderino y sobre la contestación social que la obra ha suscitado. En esta reunión, Zuloaga, que se declara miembro de la plataforma, se ha comprometido a trasladar a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, las reivindicaciones del colectivo. Además ha recordado que durante su reciente visita a Santander «ya le informó de la oposición social al proyecto».

El proyecto de los espigones fue promovido por el PP en el Ayuntamiento de Santander y apoyado por el Gobierno de Rajoy (ambos del mismo partido) para luchar contras las mareas vivas que todos los inviernos se llevan la arena de esta playa y que requiere rellenos artificiales para preservarla. Pedro Casares, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Santander y mano derecha de Zuloaga en el PSOE cántabro, ha hecho siempre oposición al proyecto del PP. Ahora Zuloaga, desde su nueva posición al frente de la Delegación del Gobierno, se muestra dispuesto a hacer lo posible para evitar que el proyecto de los espigones siga adelante.

Los argumentos de la plataforma

En representación de la plataforma asistieron Javier Gómez-Acebo, Manuel Zúñiga, Domingo de la Lastra y Eduardo Manzanares, que expusieron a Pablo Zuloaga su preocupación por la construcción de los espigones y argumentaron su oposición al proyecto con varios informes técnicos.

El delegado del Gobierno se mostró «encantado de escuchar y atender la preocupación» de la Plataforma 'Salvar La Magdalena', «que también es la mía», y les adelantó que ahora «toca esperar» la respuesta de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Así, recordó que hasta finales de septiembre «estamos en stand by» por la paralización de la obra en verano y se sumó al sentir de la plataforma al declarar que «ojalá la situación fuera otra y no hubiéramos tenido que llegar a este escenario», añadiendo que «para todo hay soluciones técnicas».

Por su parte, 'Salvar La Magdalena' aportó varios informes que desgranan los daños medioambientales, paisajísticos, y arqueológicos que la obra puede producir en un entorno al que califica como «emblema de la ciudad durante el último siglo». También denunció que, para promover la obra, las autoridades mostraron «expedientes falseados, con infografías que presentan 80 metros menos en 200 para el espigón».

El colectivo afirmó que pretende defender el interés de la ciudadanía, que «no quiere los espigones», y luchar ya no solo por la paralización de la obra, sino para que se revierta y la playa quede como antes de una intervención que es «un disparate que bajo ningún concepto Santander y Cantabria se pueden permitir». Así, denunciaron que el proceso de participación ciudadana que esgrime el Ayuntamiento de Santander es «un paripé» y que, una vez se retiren los espigones «se abra este tipo de intervenciones a la participación y nos tomemos el tiempo necesario para decidir». En este sentido, Pablo Zuloaga recordó que «las administraciones se tienen que abrir a la participación porque si no pasa esto», algo que «ya ocurrió en Santander con la senda costera».

La plataforma también aprovechó la reunión para recordar que el pasado 28 de junio el Parlamento aprobó por mayoría instar al Ejecutivo regional para que a su vez instase al Gobierno Central para que paralizase las obras, declarase como Espacio Cultural Protegido el conjunto de la ensenada de La Magdalena y pusiera en marcha de una Mesa de gestión para la conservación de la Bahía de Santander (de carácter multidisciplinar)

Finalmente, la Plataforma 'Salvar La Magdalena' aprovechó la reunión para exponer otras alternativas, como continuar con el relleno periódico de la playa como hasta ahora se hacía. Así, recordaron que «no tiene sentido gastar 2.300.000 euros en los diques cuando el relleno cuesta solo entre 40.000 y 80.000 euros al año. Con lo que se ha gastado daría para 30 años de rellenos y no destrozarían la playa más bonita del norte de España con unos espigones a los que la gente ni siquiera se va a poder acercar». También recordaron que el coste de estos rellenos los asume Costas y no el Ayuntamiento, que «solo tiene interés en tener las playas en perfectas condiciones en Semana Santa», motivo que «no es suficiente para semejante aberración paisajística».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos