Ribera intentará dar una respuesta «eficaz y solvente» a Vuelta Ostrera y los diques de La Magdalena

La ministra, entrando en el Palacio de La Magdalena con el rector de la UIMP, el delegado del Gobierno y el consejero de Educación./María Gil Lastra
La ministra, entrando en el Palacio de La Magdalena con el rector de la UIMP, el delegado del Gobierno y el consejero de Educación. / María Gil Lastra

La ministra de Transición Ecológica, que participa en un curso en la UIMP, se mantiene «prudente» a la hora de confirmar los pasos que se darán con ambos asuntos

DM .
DM .Santander

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, cree que la problemática de la depuradora de Vuelta Ostrera, sobre la que pesa sentencia de derribo, «necesitará una respuesta eficaz y razonablemente rápida» y también se compromete a atender de la forma «más solvente posible» a la polémica generada por la construcción de los espigones en las playas de La Magdalena y Peligros en Santander.

Así lo ha afirmado Ribera en declaraciones recogidas por Europa Press antes de participar este martes en el curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre la Agenda 2030 y también de asistir junto al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a visitar en el puerto deportivo de Marina del Cantábrico el que es el pirmer catamarán electrosolar de pasajeros de Europa.

Además

Ribera, que tomó posesión de su cargo hace once días, se ha mantenido «prudente» al ser preguntada por los periodistas acerca de los pasos que dará su Ministerio en estos dos asuntos que afectan a su Ministerio hasta no conocer en profundidad la problemática.

En cuanto a la depuradora de Vuelta Ostrera, declarada ilegal por los tribunales y que tendrá que derribarse y la construcción de la instalación que la sustituirá, Ribera ha aludido a la «compleja» trayectoria que ha tenido este asunto y ha reconocido que es un tema que lleva «mucho tiempo atascado» y que, por tanto, «necesitará una respuesta eficaz y razonablemente rápida».

Y sobre la polémica que se ha generado por la construcción de los espigones en la playa de La Magdalena, una obra financiada por el Ministerio por decisión de su antecesora, Isabel García Tejerina, Ribera ha reconocido que «no le ha dado tiempo» aún a abordar esta cuestión y por ello ha preferido «no decir nada» acerca de la respuesta que se dará desde su departamento ya que, según ha dicho, aún no ha entendido bien la problemática que hay detrás.

María Gil Lastra

Sin embargo, Ribera cree que se trata, como en muchas cuestiones ambientales, de una conciliciación de determinadas preocupaciones sociales con una coherencia con respecto a las dinámicas de ecosistemas que pueden verse amenazados por razones muy diversas, entre otras por la mano del hombre.

«Voy a intentar entender cuál es la preocupación y la percepción de los habitantes de Santander y cuál es la percepción y la preocupación de los técnicos de la Demarcación de Costas con respecto a las dinámicas del litoral», ha dicho la ministra.

En el mismo sentido, ha respondido al ser cuestionada por el anuncio del PSOE de Cantabria de solicitar la paralización de esas obras. «Escucharé con mucha atención lo que tengan que decir mis colegas del Gobierno regional, mis colegas del Partido Socialista y mis colegas dentro del Ministerio para poder responder a esa petición de la manera más solvente posible».

Ribera ha hecho estas declaraciones en presencia del secretario general del PSOE de Cantabria y nuevo delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, al que ha felicitado por su nombramiento para este cargo, publicado este mismo martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Volviendo a la polémica de los espigones, ha recordado que en Cantabria se cuenta con uno de los centros de excelencia mundial en materia de dinámica del litoral y cuestiones marinas (en alusión al IH) y por ello entiende que habrá oportunidad de «conocer más de cerca» y analizar el asunto «antes de tomar una decisión».

Ribera ha subrayado que, aunque aún no ha analizado en profundidad el problema, sí es un asunto del que «ha tomado nota, vista la sensibilidad y la preocupación que hay al respecto».

Al margen de estas dos problemáticas, Ribera ha asegurado estar «encantada» de aprovechar la visita que hará junto a Revilla y otras autoridades de la comunidad al catamarán para conocer las preocupaciones de Cantabria que afectan a sus áreas de competencia.

Preguntada de nuevo sobre los diques tras la inauguración del primer barco de pasajeros con energía electrosolar de Europa, la ministra ha insistido en que la intención de su departamento es «escuchar, entender cuál es el problema, por qué hay argumentos a favor y en contra, y dar una respuesta lo antes posible».

Ha reiterado que en diez días, no le ha dado tiempo a «entender el sentido técnico de la discusión», y que «sería una irresponsabilidad por su parte precipitarse en una respuesta que seguro que tiene un fondo al que hay que prestar atención».

Asimismo, ha dicho que aunque no va a tener tiempo de ver en persona los diques, está «contenta de poder escuchar de primera mano las distintas versiones y la preocupación que trasladan mis compañeros y mis conciudadanos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos