Cine y arquitectura unidos en Santander

Fotograma de ‘Origen’ (Inception), filme de Christopher Nolan./
Fotograma de ‘Origen’ (Inception), filme de Christopher Nolan.

La ciudad será este año la sede del Festival de Cine y Arquitectura (FICARQ) un proyecto destinado a profundizar en las relaciones entre lo audiovisual y lo arquitectónico fundiendo cultura e innovación.

GUILLERMO BALBONASantander

Los antecedentes a la hora de vincular a Santander con el formato de Festival de Cine no han invitado a la celebración. Y, sin embargo, es una de las ciudades, y Cantabria por extensión, paradójicamente, que mantiene una actividad cinematográfica muy diversa en ámbitos como la docencia, la exhibición y la puesta en marcha de iniciativas donde lo divulgativo y creativo se unen con profusión, desde la existencia de Filmotecas y Aula de Cine a la organización de ciclos. Este 2016 la capital cántabra sumará una nueva experiencia, precedida de éxito, que combina lo cultural y lo social, el encuentro entre disciplinas y los lenguajes y discursos artísticos plurales: el Festival de Cine y Arquitectura (FICARQ).

Hasta ahora el Festival, concebido como un proyecto de oferta cultural, ha celebrado, siempre en Asturias, tres ediciones, en Avilés y Oviedo. Este verano, en fechas aún por cerrar, Santander de la mano de su Ayuntamiento acogerá la cuarta edición, primera de una nueva etapa que se ha diseñado como más tecnológica que nunca, en la que «conectaremos el discurso audiovisual y el discurso arquitectónico utilizando algunas tendencias de transformación digital sin perder nuestra esencia principal que es: la pasión por el cine, la arquitectura, la creatividad y la tecnología».

El Festival

- Trayectoria. El Festival de Cine y Arquitectura (FICARQ) ha celebrado hasta ahora tres ediciones en Asturias.

-Programa. Se celebrará en Santander en verano en fechas aún por cerrar.Diversos espacios de la ciudad acogerá secciones y actividades paralelas.

-Proyecto. Incluye una revista nacional (CA Magazine), una plataforma digital y el festival, a modo de encuentro para el debate a través de proyecciones, conferencias y mesas redondas.

Producciones Dímelo a mí, impulsora de este festival, es un proyecto empresarial que surge en 2007 como un paso en la evolución de la carrera profesional de su fundadora y directora, Ana María Álvarez Muriel. La productora de cine y de televisión se implica en largometrajes y cortometrajes, publicitarios y eventos culturales.

Para la ciudad, se ha subrayado desde la Concejalía de Cultura, es un modo de «sumar activos en la apuesta por hacer de la cultura un eje de desarrollo económico y social». Los organizadores del certamen fueron los que se dirigieron, en primer lugar, al Ayuntamiento de Santander con el fin de buscar apoyos para convertir la ciudad en nueva sede de este festival, que pretende profundizar en las relaciones entre el discurso audiovisual y el discurso arquitectónico. Ahora se trabaja en el programa definitivo y la estructura de secciones, aunque ya se ha definido que durante las cinco jornadas, el Festival se distribuirá por espacios de la ciudad y contará con un programa de actividades paralelo tanto para niños como enmarcado en aspectos monográficos que aborda la convocatoria. Precisamente la propuesta fue bien acogida también porque se plantea como un proyecto de ciudad, que implica a diversas instalaciones, no sólo municipales.

El equipo de gobierno ha apostado por este festival dado que se trata de «un buen proyecto cultural, una magnífica idea para apoyar y ampliar la oferta de la ciudad y de los creadores y productores locales, y para seguir dando pasos hacia ese nuevo modelo en el que la cultura, junto a la innovación, abrirán nuevas oportunidades de desarrollo y crecimiento».

Además, una de las líneas en las que se trabaja para esta edición es el refuerzo del contenido relacionado con las nuevas tecnologías, la innovación y la dirección de arte o artística, por ejemplo, con nuevas experiencias como una exhibición cinematográfica interactiva con dispositivos móviles en una sala de cine convencional.

El proyecto en este 2016 está orientado a profundizar en las relaciones entre lo audiovisual y lo arquitectónico desde un punto de vista artístico, urbanístico y tecnológico. «Tiempo y espacio están en la base de estas dos disciplinas y, por tanto, una y otra se complementan a la hora de realizar un análisis conjunto». Ficarq 2016 incluye una revista nacional (CA Magazine), una plataforma digital (blog, canal media) y el festival de cine propiamente, que supone un encuentro para el debate a través de proyecciones, conferencias y mesas redondas.

Experiencia previa

Tras su andadura anterior, tres ediciones, y con la experiencia adquirida, en esta edición con Santander como escenario espera posicionarse con todo su potencial y trazar las líneas maestras de desarrollo para los próximos años. El trabajo de las tres ediciones previas ha generado una inercia natural internacional gracias a la cual se reciben cada vez más trabajos audiovisuales relacionados con la arquitectura desde todos los rincones del mundo.

El Festival celebró su última edición en Oviedo en julio del pasado año. La primera edición de la convocatoria internacional unió al Gobierno del Principado, Ayuntamiento de Avilés, y principales agentes económicos y sociales. En 2014, Ficarq se asienta ya como Festival de referencia entre arquitectos y cineastas, entrando a formar parte del circuito internacional de festivales temáticos. El conjunto de actividades paralelas supuso un cambio de paradigma en la concepción tradicional de los festivales al combinar, a través de disciplinas complementarias como la escritura, la música, la pintura, la escultura o la danza, las potencialidades del binomio Cine + arquitectura, y que sitúan a la región en el camino de experiencias como las ya consolidadas en ciudades como Rotterdam, Santiago de Chile o Venecia.

El pasado año el Festival, que recalará en la ciudad en junio o julio, incluyó una doble sección oficial bajo los títulos El cine que viene -ficción- y Arquitecturas filmadas -documental-. En el apartado de cine ficción, se otorgan tres premios, dedicados a mejor largometraje, director y director de arte, y otros tantos en el de documental, a mejor largometraje, guión y fotografía. El programa se completa con conferencias, charlas y arquitecturas filmadas e invitadas.

Micrometrajes

Hay, asimismo, películas de preestreno que no participan en el concurso, además de un apartado dedicado a una filmografía concreta, cineasta o país, y un Concurso de Micrometrajes, consistente en dos minutos de grabación para reflexionar sobre la arquitectura bajo una determinada temática. En sus inicios este proyecto, que estuvo ligado al el Centro Niemeyer de Avilés, programó clases magistrales dirigidas a otros sectores de las artes, la innovación y la sostenibilidad relacionadas con la temática del certamen.

El crecimiento del festival derivó en una expansión del formato ue ha propiciado la implicación definitiva de Santander en este proyecto. Ficarq, además, no se ciñe a la duración del Festival sino al desarrollo durante el año de actividades para promover la cultura de modo transdisciplinar a través de distintos proyectos formativos, educativos, divulgativos y de entretenimiento, relacionando siempre la temática principal: el cine, la arquitectura y las nuevas tecnologías. En este sentido plantea propuestas para investigar, profundizar y reflexionar sobre las relaciones entre imagen, urbanismo, arquitectura y tecnologías digitales que emergen con fuerza en busca de nuevos paradigmas y nuevas formas de conexión entre las personas y su contexto especial.

En Santander se han impuesto los festivales de pequeño formato con el cortometraje como eje principal de las secciones y programas. Corto y Creo, amparado por la Fundación Santander Creativa se ha consolidado. La cita histórica y tradicional por excelencia es la del Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega, ademas de otras propuestas de referencia como Piélagos en corto.

Tanto el Festival de Cine y TV dedicado al mundo del consumo al inicio de los noventa, como el Festival Internacional Sportcine, que alcanzó nueve ediciones, acabaron envueltos en la polémica y nunca cuajaron como referencias para el aficionado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos