'Arte peatonal', reflejos de escaparate

'Arte peatonal', reflejos de escaparate

El proyecto de Cultura del Gobierno, con la colaboración del Ayuntamiento, traza un itinerario a lo largo del centro de Santander a través de quince establecimientos que acercan el arte a la calle

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

Es una procesión laica, artística, urbana y plural. El trayecto atraviesa las propuestas de dieciséis artistas y colectivos. El objetivo es crear un itinerario de estaciones a lo largo del centro de la ciudad siguiendo los establecimientos para disfrutar de la exhibición temporal, acercando el arte a la calle y consolidando la cita en el calendario cultural de Santander y Cantabria. La iniciativa pretende «atraer al público invitándolo a deleitarse paseando por un espacio expositivo abierto y accesible que favorece al pequeño comercio y al diálogo con los artistas al mismo tiempo». Es un mapa santanderino representativo de la mirada de los creadores, pero también una apuesta por la divulgación y la miscelánea que aflora de lo habitual y convencional a la importan cia de la mirada ajena.

Las obras de dieciséis creadores de primera fila integran 'Arte peatonal', una iniciativa que crece en su segunda edición de manos de la Dirección General de Cultura del Gobierno de Cantabria y con la colaboración del Ayuntamiento de Santander. Desde mayo y hasta finales de junio participan con trabajos que estos días forman parte de los montajes en diferentes espacios.

«La importancia del arte y de cómo este impacta positivamente en la vida de la ciudad, que se transforma temporalmente en galería de arte, genera, a través de sus instalaciones, un sentimiento de identidad y abre un canal entre moda, comercio y arte. La reflexión implícita en el proyecto subraya que «las disciplinas hoy se han roto y la moda comparte espacios con el arte, el arte mira a la moda como un fenómeno algo superficial, «pero moda y arte pueden estar relacionados y, de vez en cuando, se rozan».

«La velocidad que caracteriza a nuestra sociedad evidencia la necesidad de acercar las manifestaciones artísticas a la gente, buscando acaparar la atención y sorprender»

Con el escaparate, precisa María Arantza Vidal López-Tormos, que impulsa este proyecto, «nos referimos a su imagen en el entorno urbano y al inmejorable escenario donde se entrecruzan signos de expresión estética, de implosión cultural. Es imagen y espejo. Espacio público y privado, un canal comunicativo, al mismo tiempo emisor, mensaje e interferencia».

La expresión artística, a juicio de los organizadores, «está en crisis, en el sentido de inestabilidad, cambios y búsqueda de nuevas direcciones. La velocidad que caracteriza a nuestra sociedad evidencia la necesidad de acercar las manifestaciones artísticas a la gente, buscando acaparar la atención y sorprender al espectador despertando su capacidad de interacción». La calle, en este sentido, «como canal para transmitir mensajes que alcancen al mayor número de personas posible, es una manera hermosa de seducir y emocionar».

El proyecto expositivo Arte peatonal, que aúna comercio con diferentes expresiones artísticas, reunió el pasado año las obras de 15 creadores cántabros en los escaparates de varios establecimientos de la capital, de Castelar a El Arrabal. Creaciones de diversas expresiones artísticas -fotografía, pintura, vídeo, ilustración o escultura- configuran una ruta destinada a «recuperar ese espacio de encuentro y socialización que es la calle» y que, además, «invita a mirar paisajes conocidos» desde otra perspectiva. La muestra se integra en la serie de iniciativas impulsadas desde el Ejecutivo regional para apoyar «proyectos que fomenten una cultura más diversa e inclusiva a través de proyectos diferentes y valientes».

La nómina de artistas la componen: Chelo Matesanz, Pablo Hojas, Fernando Mastretta, Sara Huete, Roberto Orallo, Javier Salas, Paloma Alvarez de Lara, Daniel R. Martín, Yolanda Novoa, Joaquín Martínez Cano, ELE Equipo La Escuela, Eloy Velázquez, Javier Vila, Carlos Atienza, Adriana Reche y Ana Junko. Mientras que los locales y espacios elegidos son Lucio Herrezuelo, Golf, Lamoi, La Ruta del Vino, CentroMac Santander, Ciriaco, Percha, Librería Gil, Ba Bye, Óptica Pereda, Carot, Del Rosa al Amarillo, Malvarrosa, Central Óptica y Cromoduro.

El consejero de Cultura, Francisco Fernández Mañanes, califica 'Arte Peatonal' como «una actividad singular y diferente que nos invita a mirar y recorrer nuestra ciudad desde otras perspectivas, a través de una mirada distinta». Los lugares elegidos, poco habituales, ganan espacios abiertos a la gente en «una interesante y efímera función de una galería de arte cercana a todos, a pie de calle».

Los protagonistas de esta edición ofrecen la oportunidad de disfrutar de sus obras «desde un original proyecto que se asemeja a un museo abierto y vivo». A juicio del titular de Cultura, «un ejemplo de la necesidad de continuar con proyectos que aúnen voluntades como garantía de calidad e innovación».

La santanderina Paloma Alvarez de Lara es licenciada en Bellas Artes por la Escuela de San Fernando, y grabado y serigrafía en el California College of Arts and Crafts, de San Francisco. De su estancia última en Roma, en 2016 proceden los agrupamientos de objetos, a modo de esculturas e instalaciones en forma de cestas, en los que tienen gran protagonismo las pequeñas botellas de Campari que, abandonadas en plena calle y siempre en una misma tapia del entorno de su vivienda, entre la Via Cavour y el Foro Romano, la artista iba recogiendo de forma sistemática. «Estas pequeñas obras, de apariencia ingenua, se caracterizan por su fina ironía y un especial encanto, que las confiere un gran poder de atracción».

ELE Equipo La Escuela es un colectivo que surge de la actividad pedagógica del Centro de Atención, Rehabilitación y Educación Especial 'La Escuela', de Argomilla de Cayón, desde 1992. El colectivo realiza proyectos artísticos encaminados a fomentar el trabajo en equipo, al acercamiento entre distintos sectores sociales y a aportar actuaciones que favorezcan la normalización social y cultural.

La obra de Sara Huete, coherente y poética, llena de sensibilidad, conduce siempre a un mundo de papel y nostalgia; es la experiencia que, como un juego, combina palabras, sombras e imágenes insinuadas y cargadas de misterio. Licenciada en Filosofía,es la actual directora el Centro Cultural Madrazo.

El escultor santanderino Daniel R. Martín mantiene una activa presencia expositiva. El creador, ligado al programa de La Vidriera de Camargo, asegura que «en el equilibrio entre lo emotivo, lo poético y el frío análisis casi sintético de la naturaleza» sitúa su obra.

El veterano artista de Noja, Joaquín Martinez Cano, exprofesor de la UC, presenta Cantil Ultramar, presenta una de las telas más recientes en la serie de pinturas abstractas que no pretenden el retrato o las descripciones concretas de elementos del paisaje, «pero sí pueden sugerir espacios, formas y juegos cromáticos que recuerden y animen a la recreación de lugares imaginarios».

Fernando Mastretta, barcelonés ligado a Cantabria, ha desarrollado una intensa labor creativa. Desde 2015 trabaja con la galería Espacio Valverde de Madrid, pero sigue participando en iniciativas transversales, como su colaboración con el mundo de la moda.

La reinosana Chelo Matesanz, afincada en Galicia, es una de las artistas de referencia nacional, desde que en los noventa obtuviera el premio JASP, al mejor artista joven en Arco. La torrelaveguense Adriana Reche, afincada en Cádiz, es una artista «meticulosa, inquieta y reflexiva difícil de encasillar». Trasciende los límites entre cerámica, escultura, collage o la pintura.

La veteranía viene de la mano de Roberto Orallo, Eloy Velázquez y Yolanda Novoa, cuyas exposiciones mantienen en muy distintos espacios un estrecho vínculo con galerías y espacios públicos, además de murales, instalaciones y libros de artista. Tanto Orallo como Velázquez ultiman sendas e importantes muestras para esta primavera.